Suscriptor digital

La mujer que resistió los cambios

Fernández Meijide logró sobrevivir
(0)
9 de marzo de 2001  

Cuando se consultó, durante los últimos cinco días, a cualquier ministro o secretario de Estado sobre quiénes serían los funcionarios que quedarían afuera del Gabinete, indefectiblemente surgía el nombre de Graciela Fernández Meijide. Pero no fue así.

Contra todos los pronósticos de funcionarios e incluso de demasiados frepasistas, la renunciante ministra de Desarrollo Social logró sobrevivir a las últimas movidas en el Gobierno, aferrándose a su papel de funcionaria, sin importar el cargo. Más aún, sin importar que la permanencia signifique en los hechos una degradación de responsabilidades y de puesto.

La salida de Fernández Meijide fue, al fin, una decisión presidencial. Pero fue tomada por pedido expreso del Frepaso, donde desde hace meses se asegura a quien quiera oírlo que dejó de generar confianza en el partido.

YCarlos Alvarez jugó allí un papel fundamental. Escuchó las molestias de cada uno de sus dirigentes que acusaron a Fernández Meijide de inercia, de incapacidad para efectivizar la ayuda social e, inclusive, de estar más cerca del Presidente que de su propia fuerza. Ayer, Alvarez decidió suspender su viaje a Canadá para atender a las tormentas internas.

Y, ya al atardecer, comunicó personalmente a Fernández Meijide que la decisión del Frepaso era su desplazamiento. Si bien una hora después de tal comunicación, la funcionaria, que ahora secundará al jefe del Gabinete Chrystian Colombo, explicó como una decisión propia su alejamiento del Ministerio de Desarrollo Social, mientras se empeñaba en prometer que los planes sociales no se recortarán.

Diálogo difícil

Quienes todavía gozan de la confianza de Alvarez afirmaron anoche que "el diálogo entre Chacho y Graciela no fue fácil".

En rigor, ambos acostumbraron a tener una relación poco homogénea, que algunos definieron como tormentosa, desde que decidieron sumar fuerzas en un mismo frente.

Por ejemplo, cuando tras las elecciones presidenciales de 1995 el ex candidato José Octavio Bordón abandonó el Frepaso, allí se dijo una y otra vez que el divorcio con Alvarez había sido alimentado por Fernández Meijide, aunque es cierto que la mujer permaneció igual al lado de Alvarez y no del mendocino.

Fue quizás su puerta de ingreso en la política uno de los motivos que ayudaron a crear un vínculo afectivo con el ex compañero de fórmula de Bordón y de De la Rúa.

A principios de los años 80, Fernández Meijide se asomó a la militancia política de la mano de Carlos Auyero (ya fallecido), a quien Alvarez citó como uno de sus modelos.

Profesora de francés, acarreaba una larga militancia en defensa de los derechos humanos y cargaba sobre sus espaldas una tragedia insalvable:la desaparición de su hijo Pablo durante la última dictadura militar.

Por ello, luchó codo a codo con las Madres de Plaza de Mayo y fue una de las máximas dirigentes de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH).

Fue en 1991 la primera ocasión en que Fernández Meijide se postuló para un cargo electivo. Pretendía entonces ocupar una banca en la Cámara de Diputados de la Nación.

Lo logró dos años después, cuando se asoció con Alvarez en el Frente Grande. Luego, en 1994, fue elegida convencional nacional constituyente. Ysu imagen apareció cada vez con mayor insistencia, y con un discurso en defensa de la ética y en contra de la corrupción en todos los medios de comunicación. Así, en 1995, ganó en las urnas una banca en el Senado, en representación de la Capital.

Más espacio

Un año después fue convencional porteña y presidió la asamblea que redactó la Constitución porteña. Fue entonces la candidata presidenciable del Frepaso, ya asociado a la UCR en la Alianza, pero perdió en las elecciones internas frente a De la Rúa.

Cambió de domicilio, se postuló a gobernador de Buenos Aires y el 24 de octubre de 1999 perdió frente a Carlos Ruckauf. El 10 de diciembre de 1999 asumió al frente del Ministerio de Desarrollo Social. Y permaneció allí como la única frepasista con un cargo alto en el Gobierno tras la ida de Alvarez. Fue también la primera funcionaria a quien se la vinculó con un caso de supuesta corrupción, luego de que se denunció que había designado a su cuñado, Angel Tonieto, como uno de los tres interventores en el PAMI. Hace pocos días, Fernández Meijide, cuyo apellido de soltera es Castagnola, cumplió 70 años.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?