Suscriptor digital

A lo grande: Acosta, el adiós y 300 goles

El Beto jugó los últimos 90 minutos de una carrera llena de gloria; el sueño del delantero se cumplió, tras marcar de penal y festejar una marca histórica, y el subcampeonato de San Lorenzo, que venció a Vélez por 4 a 1
(0)
6 de diciembre de 2003  • 21:45

El torneo Apertura en LA NACION LINE


Con 37 años, 18 como jugador, 300 goles y a punto de coronarse máximo artillero del torneo Apertura, Alberto Federico Acosta le dijo adiós al fútbol. El triunfo de San Lorenzo sobre Vélez por 4 a 1, en el Nuevo Gasómetro, fue el marco perfecto para la despedida del Beto.

Los últimos noventa minutos dentro de su historia futbolística como jugador, fueron fiel a su costumbre. Participando en cada jugada de peligro de su equipo y con el olfato goleador intacto.

A medida que el equipo de Gorosito comenzó a dominar a su rival y empezaron a llegar los goles, todo el estadio empezó a soñar el festejo del nueve azulgrana.

Finalmente llegó, cuando promediando la media hora de la segunda parte, el juez Angel Sánchez sancionó penal dentro del área de velezana y la figura de la noche transformó en gol con una remate bajo y cruzado.

Fue el número 300 de su carrera. "La mitad de mi vida se me va", comentó el jugador de Arocena. Así se fue una parte de la historia del gol en el fútbol argentino. Así se despidió el Beto Acosta.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?