Suscriptor digital

Intervienen el Museo Nacional de Bellas Artes

Quedará a cargo de Alberto Bellucci
(0)
12 de diciembre de 2003  

El secretario de Cultura, Torcuato Di Tella, dispondrá hoy la intervención en el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) y el desplazamiento del actual director de la institución, Jorge Glusberg, por presuntas irregularidades.

El reemplazante de Glusberg será el actual director del Museo Nacional de Arte Decorativo, arquitecto Alberto Bellucci, según confiaron a LA NACION fuentes del área de Cultura.

También adelantaron que el interventor quedará al frente del MNBA hasta que se llame a concurso y se elija un nuevo director, con mandato por cinco años. Esto -según adelantó el propio Di Tella- tendría que ser antes de marzo próximo.

"Vamos a renovar la dirección del museo y Glusberg no entra en este proyecto. Su etapa ya ha terminado", reiteró Di Tella al ser consultado por el alejamiento del funcionario.

Glusberg, no obstante, había asegurado que no dejaría hasta marzo la conducción del Museo de Bellas Artes, que dirige desde 1994, y amenazó con profundizar el conflicto al señalar que evaluaba llevarle su renuncia al presidente Néstor Kirchner.

La respuesta de Di Tella en aquel momento fue contundente: "Si Glusberg no se va antes de fin de año lo voy a tener que echar..." A una semana de esa afirmación, el secretario de Cultura decidió la intervención de Bellas Artes y el desplazamiento de su director.

Lo concreto es que a partir del próximo lunes el MNBA tendrá como nuevo director a Alberto Bellucci. El arquitecto ya había cumplido esa función el año último, cuando la Secretaría de Cultura ordenó intervenir el Museo Nacional de Arte Oriental por presunto robos de obras de arte.

"Bellucci fue elegido para ocupar el lugar de Glusberg debido a que en 1991 se desempeñó como director del Museo de Bellas Artes. Es el hombre adecuado para encarar esta etapa de transición", dijeron a LA NACION fuentes del área de Cultura.

Bellucci conducirá Bellas Artes, pero retendrá su cargo en el Museo de Arte Decorativo y continuará con su intervención en el de Arte Oriental, que comparte la sede con el anterior.

Allanamiento en el museo

La intervención del MNBA llega en un momento crítico para la gestión de Glusberg, que había accedido a ese cargo durante el primer gobierno menemista.

El funcionario tiene una causa penal en el juzgado del doctor Jorge Ballestero, presentada por el abogado Javier María García Elorrio, a raíz de la investigación periodística difundida por el programa "Punto Doc".

Por otra parte, el martes último se realizó un allanamiento ordenado por el juez federal Sergio Torres, en otra causa abierta por la desaparición de obras de arte y el presunto reemplazo de colecciones valiosas por otras falsas. Según fuentes judiciales, el resultado de los peritajes se conocerá la semana próxima.

No se descarta que este trámite judicial haya precipitado la decisión de intervenir el museo.

En tanto, la Secretaría de Cultura puso en marcha una auditoría y labró a Glusberg cuatro sumarios administrativos por irregularidades y presuntos hechos de corrupción.

A ello se suma el descontento de artistas e intelectuales que en los últimos seis meses renovaron sus críticas contra el funcionario. Incluso organizaron marchas y protestas en las escalinatas del Museo Nacional de Bellas Artes.

El primero de esos sumarios surgió a raíz de un documento presentado por empleados y ex trabajadores del MNBA que denunciaron haber recibido malos tratos por parte del director Glusberg.

Otro sumario se originó a partir del confuso robo y la posterior aparición de la escultura de Auguste Rodin "Estudio de manos para El Secreto", recuperada por un cartonero que se la vendió a una anticuaria por $ 50.

Este hecho comprometió a Glusberg, que fue citado por la Justicia para que explicara por qué había tardado 38 días en comunicar a la fiscalía la aparición de la obra de Rodin robada de la sala de arte europeo del MNBA, el 29 de mayo último.

El sumario que ha tenido repercusiones internacionales, fue abierto a raíz de una carta del Senado de Francia, enviada al embajador argentino en París, Juan Archibaldo Lanús.

En ese documento, el presidente del Senado francés -también director del Museo de Luxemburgo- se quejaba porque Glusberg le habría pedido tres pasajes aéreos a cambio de autorizar el traslado de un cuadro al Museo de Nápoles.

El último sumario administrativo surgió a partir de denuncias públicas que afirman que Glusberg cobraba sobreprecios en la confección de los catálogos. Por este hecho, el director saliente le entabló juicio a la productora Cuatro Cabezas, que difundió un informe periodístico sobre la situación en el Museo de Bellas Artes.

Amalia Fortabat

Cuando dentro de dos semanas venza el mandato de Amalia Lacroze de Fortabat al frente del Fondo Nacional de las Artes, la empresaria se alejará de la conducción del organismo, según confirmó a LA NACION el secretario de Cultura, Torcuato Di Tella. Opinó el funcionario que Fortabat "ha cumplido un ciclo". La decisión genera fuerte resistencia en el directorio de la institución y varios de sus miembros amenazan con renunciar.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?