Suscriptor digital

Todos hablan de él: Mascherano, la figura que acapara elogios

Decisivo ante Egipto y los Estados Unidos, el volante es reconocido por compañeros, observadores europeos y Tocalli
(0)
14 de diciembre de 2003  

ABU DHABI, Emiratos Arabes.- Los diarios locales ilustraron el partido entre la Argentina y los Estados Unidos con su rostro. El festejo emotivo después de ese cabezazo agónico quedó como publicidad de los programas referidos al Mundial Sub 20 en la señal de cable Dubai Sports. El chico de moda en este torneo, Javier Mascherano, bajó último al comedor del hotel del Club de Oficiales.

Un repaso fotográfico por los diarios que lo tienen como figura estelar lo entretuvo más de la cuenta. Se instaló en un sillón, frente a un gran ventanal por el que se puede contemplar la construcción de la gran mezquita de Abu Dhabi. Con la ayuda de un traductor respondió a las preguntas de los medios extranjeros.

"Fue el gol más importante de mi carrera", repitió en cada entrevista. La admiración por el N° 5 del seleccionado no sólo es periodística. Todos hablan de él en este Mundial Sub 20. El torneo, como es habitual, fue invadido por dirigentes europeos, veedores de clubes y representantes de jugadores. "Molto forte, Mascherano" (muy fuerte), comentan entre sí dos italianos en el palco del estadio Mohammed Bin Zayed desbordado de trajes elegantes y varios idiomas. Entre los 25 enviados que hay de los clubes españoles, el apellido Mascherano se convirtió en una mención constante. "Este Mascherano tiene una fiereza increíble", comentó al pasar Juan Villasecas, veedor de Barcelona en los pasillos del estadio.

Sus compañeros del seleccionado no ponen reparos en catalogar como hazaña lo conseguido por Mascherano. Lo tienen ahí arriba y lo reconocen como un referente del plantel. "Si no fuera por Masche -dice Romero- ahora no estaríamos pensando en Brasil. Lo que él hizo fue impresionante. El plantel sabe la importancia que él tiene para este equipo." Si bien la cinta de capitán la lleva Fernando Cavenaghi, y la tiene bien ganada por su ascendencia en el plantel y por sus goles, Mascherano también es un líder dentro del equipo.

Leandro Fernández, de Newell’s, por su trayectoria en los seleccionados juveniles es uno de los jugadores más importantes para la consideración del técnico. El también se refirió a las ventajas de contar con un jugador como Mascherano: "Es un monstruo. Cuando juega como lo hizo ante Egipto y ante los Estados Unidos se nota que es un futbolista inteligente. Soluciona todo en el medio campo. El que hace falta para hacer fuerte a un equipo". Y Hugo Colace, compañero y amigo íntimo, agregó: "Para mí jugar junto con él es una ventaja. Nos conocemos muy bien. Sé cuándo sale él y cuándo te va a preparar el campo para comenzar una jugada. Más allá del futbolista, es un tipo muy querible."

El apellido Mascherano fue una constante en las citaciones de Hugo Tocalli en los seleccionados juveniles. Para el DT es uno de sus pupilos predilectos, su jugador emblema. Y no guarda elogios cuando tiene que hablar acerca del juvenil que fue observado cuando jugaba en Renato Cesarini: "No exagero cuando digo que Mascherano será el futuro volante central del seleccionado mayor. Por algo Bielsa ya lo hizo debutar en el seleccionado. Lo de Mascherano no me sorprende. Desde los 14 años que trabaja con nosotros y siempre su nivel fue muy alto".

En el seleccionado Sub 20 asumió con facilidad un papel que todavía no había puesto en práctica en River, donde siempre tuvo por delante otros referentes. No le pesó ser la voz de mando de la Argentina en este Mundial. Es el que ordena cada acción de contención, el que se esfuerza al máximo para recuperar la pelota y entregarla limpia, el que grita en los momentos justos y aparece en los momentos difíciles de los partidos decisivos. Y cada vez que sus compañeros lo necesitaron, él dijo presente.

Un pibe abierto al aprendizaje

Javier Mascherano tiene la particularidad de haber debutado antes en el seleccionado mayor (amistoso ante Uruguay, en julio último) que en River (lo hizo al mes siguiente).

Uno de los que más siguieron su evolución es Jorge Ghiso, técnico de la reserva de River: "Javier es un jugador moderno, temperamental e inteligente. Presionando hacia adelante es un fiera. Además es un chico al que le gusta aprender; después de las prácticas se queda charlando y pregunta. En la reserva tuvo la mala suerte de fracturarse un tobillo cuando estaba para dar el salto a primera. Ahora, de Europa se van a pelear para llevárselo".

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?