Santa Cruz será el boom de la Patagonia

En El Calafate estiman que llegará un 40% más de turistas que el verano último; buenas expectativas también en El Chaltén
Mariela Arias
(0)
15 de diciembre de 2003  

EL CALAFATE (De nuestra corresponsal).- Todo indica que esta localidad se encamina a convertirse en el boom turístico de la temporada patagónica. Según fuentes de la Secretaría de Turismo, aquí estiman que la llegada de visitantes aumentará un 40 por ciento con respecto al verano anterior. Si los cálculos se cumplen, en el período octubre-abril podrían arribar 120.000 viajeros.

La cifra, comparada con los grandes centros turísticos, puede no resultar significativa. Pero sí lo es para una localidad que cuenta con 3000 plazas hoteleras, con tarifas que alcanzan los valores más altos de la Argentina y en que la mitad de los visitantes son extranjeros.

Si bien la presencia del presidente Néstor Kirchner contribuyó a la fama mundial del lugar, ya desde fines de 2001 la puerta del Parque Nacional Los Glaciares se vio favorecida con la devaluación, al igual que los productos de exportación. Ante este fenómeno, los comerciantes y las autoridades de turismo propusieron en 2002 promociones especiales para la temporada invernal.

Los resultados quedaron a la vista: lo que va de 2003 rompió todas las barreras en recepción de pasajeros, y el verano promete una ocupación hotelera del 99%. La mayoría de los viajeros -se cree- llegará en los seis vuelos diarios que actualmente recibe el aeropuerto de El Calafate.

Los turistas que visitan esta localidad, situada en las márgenes del lago Argentino, se caracterizan por su alto poder adquisitivo y por realizar estadas breves. La mayoría trae paquetes previamente contratados, que incluyen alojamiento y excursiones. Pero también llegan viajeros con mochila al hombro: para ellos también hay precios asequibles.

Estancias y montañismo

Además de visitar el glaciar Perito Moreno, navegar en los lagos, hacer excursiones en 4x4, un minitrekking sobre el glaciar o comer un rico cordero patagónico, los turistas tienen la posibilidad de pasar unos días en una estancia cercana.

Los amantes de la vida al aire libre, y en especial los adeptos a la escalada, tienen desde El Calafate una visita obligada: El Chaltén. Esta pequeña localidad, situada 250 kilómetros al norte de El Calafate y al pie de los cerros Fitz Roy y Torre, constituye una de las mecas del montañismo mundial. Sus 300 habitantes fijos se duplican para recibir en albergues, hosterías y hoteles al selecto grupo que se instala con la aspiración de caminar y escalar este rincón de la Cordillera. También allí se preparan para un verano inolvidable.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?