Suscriptor digital

Cuidar a las mascotas para que no sufran durante las fiestas

Perros y gatos son los más afectados; consejos de especialistas
(0)
22 de diciembre de 2003  

Las mascotas, en especial los perros y los gatos, requieren especial atención durante las celebraciones de fin de año. Los animales domésticos sufren particularmente los efectos de la pirotecnia. Mientras los gatos se recluyen y se quedan inmóviles como consecuencia de los estallidos, los perros pueden entrar en pánico y hasta causarse daños, aseguraron a la agencia Télam diversos especialistas.

Alejandra Varisco, médica veterinaria, explicó que los perros no soportan los ruidos de los fuegos artificiales porque tienen un oído mucho más sensible que el de los humanos, y que asocian los estallidos con el riesgo.

"Los perros relacionan los estruendos con momentos de peligro e instintivamente lo primero que hacen es intentar esconderse", dijo, y agregó: "Cuanta más edad tiene el animal, más se asusta. En este punto -sostuvo- el perro reacciona igual que las personas. Los cachorros, como los chicos, no tienen tanto miedo."

La veterinaria recomendó para estos casos no dejar a las mascotas a la intemperie y colocarlas en algún lugar central de la casa para que se sientan protegidas, y evitar de ese modo que se escapen y se pierdan.

Sedantes

También aconsejó darles algún sedante, aunque aclaró que, de todos modos, igual se asustan al punto de llegar a hacerse daño cuando intentan escapar, un criterio con el que coincidió otro médico veterinario, Néstor Sainz, del hospital del Movimiento Acción Protección del Animal (MAPA).

Este profesional estimó que no hay muchas alternativas ante las explosiones de pirotecnia y que, "en lo posible, hay que estar junto a los animales para que se sientan más protegidos. Lo más peligroso para el perro -advirtió- es atarlo, ya que cuando entra en pánico comienza a enroscarse en su cadena y, al tirar de ella, se puede ahorcar".

Otros expertos sugieren no dejar solas a las mascotas en lugares altos, como balcones o terrazas, pues la desesperación puede llevarlas a lanzarse al vacío.

En esta época del año, las familias también se preocupan por qué hacer con las mascotas a la hora de irse de vacaciones. Sainz dijo que existen numerosos pensionados donde el animal puede estar seguro.

"Si se viaja en automóvil con el perro, conviene que vaya en ayunas y con sedantes para que no se maree", aconsejó el especialista. Si lo lleva al exterior, advirtió que hay que averiguar en la embajada del país de destino cuáles son los requisitos para ingresar mascotas.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?