Suscriptor digital

El nuevo tango tecno

Diversas agrupaciones encabezan el movimiento experimental que trabaja sobre un flamante estilo musical surgido del encuentro entre los ritmos ciudadanos y los sonidos electrónicos
Mauro Apicella
(0)
26 de diciembre de 2003  

"¡Esto no es tango!", protestaban algunos vecinos. El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se animó a producir para los festejos del Día del Tango un encuentro al aire libre que mezcló milongueros con adeptos a la música electrónica y el dance.

¿Una lata de Speed con un toque de Hesperidina? Aunque no llegó a ser explosivo, el cóctel resultó inusual. De ahí que los que no aprobaron el trago alzaron un poco la voz.

Pero lo cierto es que desde la aparición de las producciones del trío Gotan Project, en Europa, y de BajoFondo TangoClub (producido por Gustavo Santaolalla y Juan Campodónico) se comenzó a hablar de esta extraña mixtura. Y la "rave tanguera" que se armó semanas atrás en la avenida Corrientes sirvió a modo de gran vidriera y da buenos motivos para conocer otros trabajos recientemente editados que exhiben características similares.

"Tango crash" es el proyecto de dos argentinos radicados en Europa: el chelista Martín Iannaccone, que vive en Berlín desde hace dos años, y el pianista Daniel Almada, quien lleva catorce en Basilea. "Creo que el CD que hicimos con Martín reúne varias influencias. Los tres elementos fuertes son el tango, por su cuestión melódica y rítmica, la improvisación y la electrónica. Martín era conocido en el ambiente del jazz y creo que también trae algunas influencias por el trabajo de su padre, Roberto Yanés. Yo vengo del lado de la composición, la electroacústica, el jazz y el tango -cuenta Almada-. La pregunta era siempre desde dónde partir. La idea fue hacerlo desde el tango para llevarlo a la electrónica de hoy. La improvisación fue inevitable incluso por los invitados que elegimos".

Desde que editó "Aldea global" el compositor, cantante y guitarrista Carlos Libedinsky se mantuvo cerca del tango, pero ahora lo vistió de una estética diferente. Su nuevo material, con loops, samples y sonidos procesados se llama "Narcotango", "porque el tango es como una droga que nos genera una increíble, sensual y poderosa adicción", escribe Libedinsky en la lámina del CD. Próximamente el material será presentado en Amsterdam, Estocolmo y Malmo.

Hace unos días apareció "McDougall Tango", un EP de San Telmo Lounge, proyecto liderado por el guitarrista rosarino Martín Delgado. La placa es un adelanto del CD que se publicará en marzo, posiblemente con otro nombre. Delgado prepara el material junto a sus socios Juan Manuel Aguirre en la programación, Julia Peralta en bandoneón y Cristián Gustafsson, como fueye invitado. "Para mí, la premisa fue fusionar el tango, la electrónica y elementos del jazz. El tango es algo sugerido", dice el guitarrista.

Los hermanos Gastón y Leo Satragno se hicieron conocidos con el grupo tecno el Signo, durante la segunda mitad de los ochenta. "Nuestro caso es raro -dice Gastón-. Ya en el primer disco había una tema con introducción tanguera. Hacia 1993 conocimos a Mariano Cigna, un bandoneonista joven con el que empezamos a hacer un tango más mezclado. Y cuando tuvimos más material decidimos trabajar en paralelo". Además del grupo de tecno los Satragno, crearon Ultratango junto a Sami Abadi, Braulio D´Aguirre, Cigna y Julio Pérez. Hoy, a las 21, en Notorious (Callao 966) presentarán el CD "Astornautas" que incluye temas propios y de Piazzolla, y la participación especial del padre de los Satragno, Raúl Lavié.

Rótulos necesarios

La palabra tango aparece en nombres de grupos o en títulos de discos. Nunca se evita. ¿Será tan necesaria? "Al menos por ahora -responde Almada-. Porque es un genérico en un punto nuevo. Se está empezando a conocer hace algunos años y hay pocos proyectos. Creo que puede ser un poco de marketing para que la gente sepa que se trata de algo que tiene que ver con el tango y la electrónica.

-¿Cómo es el proceso? ¿El tango se incorpora a la electrónica?

Satragno: -Para mí son métodos. En una parte de nuestro disco trajimos temas de Piazzolla y los adaptamos. En otra hay cosas nuestras y agregamos tango.

-¿No se produce un choque?

Satragno: -El show más tecno que vi fue uno de Piazzolla, en el teatro Opera. Algo muy fuerte y con un concepto muy tecno por el proceso del sonido.

Delgado: -Mientras estaba en la cocina del disco escuché versiones de "Buenos Aires hora cero". Tiene partes con un ostinato de bajo donde se buscan recursos tímbricos no tradicionales para ese instrumento.

Almada: -Creo que la decisión de qué elementos se toman de cada género es lo más complicado. Porque el tango es una música muy compleja. En su historia encontrás virtuosos instrumentistas, tremendos compositores y arregladores increíbles. Además, hay algo muy típico que casi ninguna otra música tiene: la flotación del tempo. Eso no es tan compatible con la electrónica.

-A la mezcla de tango y electrónica algunos la consideran un híbrido. Y para milongueros como los que fueron a la "rave tanguera" es complicado de bailar.

Satragno: -Sí, estuvo todo mal. Creo que eso fue un error para la gente que iba a bailar en el Día del Tango. Hubiera sido mejor que el acto central fuera para milonguear y que propuestas así estuvieran en lugares para gente que está abierta a otras cosas.

Almada: - De todos modos me parece algo positivo. Está bueno para los músicos que sucedan cosas masivas.

Satragno: -Por supuesto. No estaríamos acá, conversando, si no fuera por Gotan Project.

Almada: -Nosotros editamos en Alemania. Y sé que había varias compañías que lo querían sacar. ¿Por qué? Porque había uno solo. Santaolalla y el Gotan Project abrieron algo.

Delgado: -Me recuerda a lo que sucedió con US3 y el acid jazz. Al poco tiempo podías ver en un festival de jazz una noche dedicada al género.

-¿Abrieron un camino comercial o artístico?

Satragno: -Me parece que el camino estaba un poco abierto. Gotan hizo que se conociera.

Almada: -Personalmente no creo que el Gotan Project sea un aporte al tango. Pero permite que la gente esté preparada para recibir cosas nuevas. Encontrás un tango tradicional y lo de Astor, que se abrió un poco. Una polarización. Hasta ahora no había una tercera posibilidad. Lo interesante de todo esto es entusiasmar a los jóvenes que hacen tango, cuando otra vez te encontrás con orquestas. A veces se tocan los mismos arreglos que en los cincuenta, quizás un poco más modernos. No le quito valor a eso, al contrario. Pero me parece una pena que algunos tengan tanto respeto por la tradición, y no se pueda salir de ahí.

-La otra cara de esta tendencia puede ser la aparición de oportunistas. Pongo un bandoneón y listo, ya suena a tango.

Almada: -Incluso está la discusión sobre el lugar dónde está uno. Si en el oportunismo o la búsqueda.

Delgado: -A la hora de tener los elementos creo que hay que hacer una mezcla muy minuciosa. A veces puede estar muy traída de los pelos. Con Juan Manuel pensamos que no teníamos que caer en cosas como el heavytango de Nacha (Guevara). El tango y la electrónica, en cambio, si los trabajás bien pueden sonar a algo muy natural.

-Pero si necesita tanto trabajo no será tan natural o espontáneo.

Almada: -Depende. Desde hace cinco años, cuando comenzamos a trabajar con Martín vimos que el jungle, por ejemplo, tenía similitudes de acentuación rítmica con el tango. Creo que el house no tanto.

Satragno: -Porque el jungle está más cerca de lo africano. Y tiene ese tres por cuatro falso (N del R: se refiere a la marcación 3,3,2) tan famoso de Piazzolla.

-Creo que los tres intentan hacerme creer que Piazzolla inventó la mixtura de tango y electrónica, pero no tuvo tiempo para desarrollarla.

Delgado: -Y... tendría que haber vivido algunos años más (se ríen).

Recientes lanzamientos

  • "Tango crash", del chelista Martín Iannaccone y el pianista Daniel Almada.
  • "Narcotango", del compositor, cantante y guitarrista Carlos Libedinsky.
  • "McDougall Tango", de San Telmo Lounge, proyecto del guitarrista rosarino Martín Delgado.
  • "Astornautas", de Ultratango, el grupo formado por Gastón y Leo Satragno, Sami Abadi, Braulio D´Aguirre, Mariano Cigna y Julio Pérez.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?