El año de la ficción y las estrellas

Mirtha, Susana y Tinelli ratificaron sus reinados junto al boom de las telenovelas
(0)
27 de diciembre de 2003  

¡Qué fascinante objeto de estudio es la televisión! Tan al alcance de todos, en forma aparente, y tan lejos de quienes no captan sus múltiples velocidades.

La TV se mueve como un río: en la superficie, digamos, el agua va hacia un lado, pero, por debajo, la corriente se dirige hacia el otro.

La TV es aún más compleja que un río: se mueve a la vez en varias velocidades con distintos objetivos. Y en 2003, se desplazó en todos los sentidos posibles.

  • Paso lento y seguro. La imagen de un canal tarda años en ser construida; y lleva el mismo tiempo desarticularla, restaurarla o renovarla. Telefé mejoró en tres años. Claudio Villarruel tomó el canal que dejó Gustavo Yankelevich, tuvo un primer año introvertido, un segundo año muy accidentado y un tercer año fabuloso con: a) muchos éxitos en pantalla ("Operación triunfo", "Trato hecho", "Resistiré", "Costumbres argentinas", "Los simuladores", "Susana Giménez", "VideoMatch", "Disputas", "Ser urbano", "Guinzburg & Kids", etc.); b) una ampliación de público hacia el sector de mayor poder adquisitivo, y c) un reposicionamiento positivo de la marca Telefé.
  • El veloz azar del destino. Una pantalla se calienta o se enfría en años, pero la programación funciona o no, por temporada. Antes y después, hay dos cuotas de azar. Una es posterior al estreno y tiene que ver con la aprobación del público; otra es anterior y está relacionada con las negociaciones previas. Un ejemplo: ¿qué habría pasado en 2003 si Sofovich no hubiera contratado a Pachu y Pablo, si Tinelli hubiera llegado a buen puerto en sus conversaciones con Hadad, si "Costumbres argentinas" hubiera ido a parar al 9, si "Malandras" no hubiera estado mitad solo y mitad mal acompañado? La historia habría sido otra, sin duda, para más de un canal.
  • Con fecha de vencimiento: la noche de Telefé y Canal 13 fue un lujo de cuatro éxitos: "Costumbres argentinas", "Son amores" (segunda temporada), "Resistiré" y "Soy gitano". Eso ratifica que cuando hay buenos productos, la gente enciende el televisor y no para ver películas en el cable. El único problemita del género es que viene con fecha de vencimiento. Son éxitos de una temporada, a lo sumo dos. ¿Qué sucederá el año que viene con las tiras que vendrán? Nadie lo sabe.
  • Cuando un tropezón es caída anual. Canal 13 tenía un éxito en sus manos: "El clon", a las 19. Y decide cortarlo a media hora y luego pasarlo a los fines de semana y luego... demasiado. Todo por "Escalera a la fama", que no dio los frutos esperados. "El clon", en cambio, habría podido cambiar la historia de su tarde.
  • Exitos de duración extendida. Lo bueno para el 13 es que 2003 le dejó aciertos para capitalizar -si quiere- en 2004: "Misterios y milagros", "CQC", "Piñón fijo" (aunque terminó el año algo maltrecho), "Doce corazones", "E 24" y "No matarás".
  • Los tiempos del gran hermano. Uno de los secretos de Telefé, en los últimos tres años, fue la productora Endemol, pariente cercano de Telefónica. De allí vinieron "Gran hermano" (en marzo ganó la redimida Viviana, ¿se acuerdan?), "Operación triunfo" y "Trato hecho".
  • El movimiento se demuestra andando. Por algún motivo América tardó en reaccionar frente a algunos de sus fracasos. Mantenerlos le costó caro y sepultó al canal en el último puesto del rating (sin contar a Canal 7). En 2004, con Jorge Maestro como gerente de programación, se verá si da con un nuevo rumbo.
  • Repite, repite, que algo quedará. Mientras, la insistencia de América en hacer del rating materia de escándalo público y motivo de queja permanente en su propia pantalla, no favoreció su imagen frente al público. En el mundo de la TV, siempre se debe ser "ganador". Aunque se pierda.
  • Fracaso en máxima velocidad. Otros hicieron lo que se hace en televisión: meter los fracasos bajo la alfombra a la velocidad del rayo. Ejemplos: "El club de los giles" (Telefé), "Femenino-masculino" (Canal 9), "Zafando" (Telefé), "Tres padres solteros" (Telefé), "El tiempo es dinero" (Canal 9), "Las chicas de la calle" (Canal 13), etc.
  • La tarde en punto muerto. En algo la televisión se parece al cine: o se hace un producto con grandes estrellas o se tiene una gran idea. Si las dos cosas van juntas, mejor. Es decir, un programa funciona si se tiene a Tinelli que es indestructible, o si se tiene una idea como "Los simuladores" donde cualquier tipo de actor consigue lucimiento. El problema de la tarde de los canales es que ni tienen estrellas (excepción hecha de la señora Mirtha Legrand) ni buenas ideas. La tarde televisiva actual es un lugar de gente intercambiable con propuestas que dan lo mismo. Contaron chismes, dieron consejos, propusieron concursos, realizaron entrevistas, o hicieron como que se ocupaban de la actualidad: Georgina Barbarossa, Flavia Palmiero, las chicas express, las chicas grandiosas, Jorge Rial, Viviana Canosa, Marcela Coronel, Florencia Peña, Beto Casella, Federica Pais, Carmen Barbieri, etc. ¿Dónde quedaron aquellos gloriosos días en que Nicolás Repetto jugaba a ser sólo "Nico" al mediodía?
  • Estrellas de largo plazo. Mirtha Legrand, Susana Giménez y Marcelo Tinelli mostraron una vez más que son estrellas en serio. Los demás son fuegos artificiales.
  • Estrella fuera de tiempo. Guillermo Francella es una estrella que no tuvo suerte en Canal 13. En realidad, lo que le faltó no fue suerte sino contexto: un mejor elenco, un mejor libro y una mejor realización en la comedia "Durmiendo con mi jefe".
  • Los años pasan. También para los chicos de "CQC". El programa mantiene un promedio de audiencia y aun así resta una pregunta: ¿quién lo mira? ¿sigue siendo su audiencia ese público sediento de vanguardia o lo siguen ahora otros televidentes que sí pueden reírse de los mismos chistes de cinco temporadas atrás?
  • Memoria en cámara lenta. ¿Quién fue? ¿Fue "Soy gitano" o fue "Resistiré" la primera en jugar con el esoterismo o, si se quiere, un cierto realismo mágico? Ninguna de las dos. La primera novela para adultos que rescató el misterio de lo sobrenatural fue "Máximo corazón", que finalizó en marzo por Telefé. Había espíritus que volvían, un niña-fantasma y hasta retratos que explotaban de bronca. ¿Por qué nadie habla de ello? Porque "Máximo corazón" no fue un suceso de rating. Y en TV, si algo no es un boom, casi casi no es.
  • Los tiempos del rating. En 2002, Telefé y Canal 13 pelearon cabeza a cabeza por liderar el rating. En diciembre de 2002 habían terminado así: Telefé, 9,9 puntos, y Canal 13, 9,5, es decir, apenas cuatro décimas de diferencia. Esa contienda se enfrió en 2003 cuando Telefé consolidó su liderazgo. Enero de 2003, luego de los grandes estrenos, terminó así: Telefé, 9,8 puntos, y Canal 13, 8,5, lo que dio ya una diferencia de 1,3 puntos. Hoy por hoy, hasta el 25 de diciembre, los números agrandan la brecha: Telefé lidera el rating con 12,6 puntos, y Canal 13 lo sigue con 9,2. Una diferencia de 3,4 puntos.
  • Cinco grandes momentos

    1. Las noticias. El año abrió con elecciones y guerra en Irak, y los noticieros fueron los privilegiados. "Telenoche", por primera vez en más de diez años, supo qué se sentía ganarle a Susana.

    2. "Trato hecho". Fue amo y señor del rating a fuerza de un formato inteligente y un conductor excepcional. Superó sistemáticamente los 25 puntos y llegó a los 30, muy superior al resto de la oferta televisiva promedio.

    3. "Resistiré". La novela más gore de la TV argentina batió todos los récords en su última emisión. Hizo un promedio de 41,9 puntos y tuvo picos de 46,4, sin contar a los 3200 fanáticos que estuvieron en el Gran Rex.

    4. "Soy gitano". Empezó tibiamente, pero logró hechizar al público. La cruz sangrante, las lágrimas del éter, filtros de amor, círculos de sal, el almaviva, amarres y áforas, todo vale para amar, odiar, matar y morir.

    5. "Mujeres en rojo". Nunca visto. Sedal asoció publicidad, TV y cinco directoras de cine: Paula Hernández, Albertina Carri, Ana Katz, Julia Solomonoff y Lucía Cedrón.

    ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?