Suscriptor digital

Cambio de equipo

Después de dos años, concluye la historia del árbitro y sus tres sobrinos. Pero el actor vuelve con Tinelli para hacer "Los Roldán"
(0)
2 de enero de 2004  

Con el capítulo de hoy, "Son amores" cerrará una intensa relación con un público que supo llevar la tira de Pol-ka a la cresta más alta del rating. Roberto Sánchez, el árbitro de fútbol, el tío que tuvo que lidiar con sus propios amores y sus tres sobrinos, también cerrará la última página de su historia con Chela.

Los decorados de la tira que emitió Canal 13 durante dos años ya no están. Esos espacios ya están ocupados por la escenografía de la tira que ocupará su lugar: "Los pensionados", una nueva producción de Pol-ka que se verá justamente a las 21, desde febrero.

No hay dudas: se respira un aire de final en la productora de Adrián Suar. Pero Miguel Angel Rodríguez no lo vive con melancolía. Sale en medio de la grabación, hace bromas con sus compañeros, ensaya unas líneas con Gabriela Toscano (Chela), y vuelve a grabar.

La verdad es que tiene varios motivos para estar contento. Primero, el ex cómico de "El show de VideoMatch" y ex parroquiano de "Polémica en el bar" demostró y se demostró a sí mismo que puede encabezar el elenco de una tira de ficción. Segundo: después de unos cortos 12 días de vacaciones en Cariló, el actor volverá junto a su ex jefe, Marcelo Tinelli, para protagonizar la nueva comedia de Ideas del Sur, "Los Roldán", tira que competirá directamente con Pol-ka. Tercero: el próximo jueves se estrenará "Tus ojos brillaban", la película de Silvio Fishbein, en cuyo elenco figura Rodríguez, junto a Fabián Gianola y Laura Oliva.

"A nivel personal -analiza él en un alto de la grabación, mientras come un plato de fideos-, lo que me generó "Son amores", y la ficción en general, es el aprendizaje de algo nuevo. Yo me sorprendí de la repercusión que tuvo y de mí mismo. Es que me encontré en el lugar de decir: "¡Qué bueno! Hay mucho más por aprender". Y encima te da la posibilidad de trabajar con gente muy importante: este año compartí pareja con Gabriela Toscano y grabé escenas con China Zorrilla y Lydia Lamaison. A esa gente tenía que ir a verla al cine o al teatro, pero grabar con ellas...", agradece Rodríguez en un alto de la grabación.

Se nota que lo que dice no es impostado. De verdad, Miguel Angel Rodríguez agradece lo que la ficción le dio. El dice que el secreto de su humildad a la hora de trabajar no sólo es un bien de familia sino también algo que aprendió en la misma TV. "Si uno entra a este laburo como entré yo, hace veinte años, y desde atrás, ve todo". Y agrega: "Yo formé parte de esa gente que está detrás de cámara. Y es un hilo muy fino el que separa el detrás del delante de cámara, aunque no es lo mismo estar de un lado que del otro. Y hay que aprender a compartir con alguien que no gana lo que ganás vos y que hace el éxito que hacés vos, aunque nadie lo reconoce en la calle. Uno necesita mucho de esa gente. Son los que te arman. Uno viene, y ellos te ponen todo: desde la cámara hasta la luz. Lo mínimo es un agradecimiento...".

-¿Qué balance hacés después de dos años de "Son amores"?

-Fue una verdadera bisagra en mi carrera. Me abrió a otros caminos. Yo siempre le digo a Suar: "Me sacaste dos años de mi vida: entré con 41 y me voy con 43". No... La verdad es que no perdí nada. En realidad no me sacó, me dieron dos años extraordinarios. Y con respecto a Sánchez, sólo me dio satisfacciones. A veces me preguntan: "¿No te molestan cuando te dicen Sánchez?" Y no, no me molesta. Lo bueno de todo esto es que si te dicen Sánchez por la calle es que lo hiciste, lo lograste, llegaste a algún lado. A mí, Sánchez me dio una gran posibilidad de demostrar otras capacidades, de caminar otros terrenos...

-Ser el protagonista de la tira que más rating tuvo en 2002 también te puso en medio de una serie de chimentos. ¿Cómo conviviste con eso?

-Quizá sean las famosas reglas de juego, entre comillas. Y ahora sé que mientras yo tenga seguro lo mío, eso no importa. En ese momento la pasé mal y lo llamé a Adrián (Suar) para que me dijera qué debía hacer. Ahora me río. Me acuerdo de que cuando escuché ese chimento (que hacía cuatro días que me había ido de mi casa) yo estaba en mi casa, al lado de mi mujer. Por un lado me angustié: me llamó mi mamá, llorando. Pero por otro lado, yo sé que hago de... Con una mano en el corazón, el primero que sabe no soy Laport ni Echarri soy yo. Esto es todo un invento. Lo bueno es que se lo crean los demás, no yo. Mi trabajo es que lo crean los demás. Yo no me tengo que creer nada. Ahí está el yeite de esto: jugar, divertirse, actuar y que se lo crean los demás. Si te lo creés vos, perdiste.

-¿Esperabas la propuesta de otro protagónico de ficción para el año próximo?

-Hay una frase de Cacho Fontana que dice: "Todos los fines de año muero". Yo sabía que algo iba a aparecer, pero igual hay que remarla. Antes de "Los Roldán" hubo ofrecimientos de Adrián (Suar), pero eran para hacer otra cosa, como conducción. Algo que no me disgustaría para más adelante, pero ahora la verdad es que yo quería seguir con la actuación. Y Adrián, por obvias razones, no podía darme otro protagónico. Por eso, cuando llegó el ofrecimiento de Marcelo (Tinelli), el primero en entenderlo fue Adrián, que me dijo que lo hiciera. La lástima es que otra vez van a competir. Voy a competir con Pol-ka y con "Los pensionados", toda gente que conozco y que quiero mucho. Pero es así... Por eso comparo este trabajo con el fútbol: pasás de equipo y los goles hay que gritarlos igual.

-¿Te sorprendió que Tinelli volviera a llamarte?

-Me encantó que pensara en mí. Me parece bárbaro que después de trabajar en "VideoMatch" me convocase para otra cosa.

-¿Cómo es tu personaje en "Los Roldán"?

-Soy un repartidor de fruta del mercado central. Soy viudo, tengo cuatro hijos, un hermano (Florencia de la V) y una cuñada (Claribel Medina), que está enamorada de mí. No somos una familia de pobre, pero sí de nivel bajo, trabajadora. Un día, Roldán se cruza con una empresaria (China Zorrilla) que tiene problemas de salud y que elige a los Roldán para que nos hagamos cargo de su empresa. Es muy divertido. Por contrato, hay gente que los va a educar, a pulir y a vestir. Pero Roldán tiene sus propias ideas de trabajo. Y además, él va a aprovechar el dinero para salvar el club social y deportivo del barrio.

-Dejás a Sánchez y en menos de quince días empezás a grabar "Los Roldán". ¿No es poco tiempo para dejar un personaje y meterse en otro?

-Va a alcanzar... Esta es otra prueba para mí. Tengo muchas ganas de probar hacer otro personaje. Y es cierto que pueden tener algunos rasgos parecidos. Pero depende de cómo lo haga. Como decía un actor inglés: "Pruebe con hacerlo". Yo voy a probar.

Para el recuerdo

  • Empezó ganándole a "Franco Buenaventura", que tuvo que mudarse a las 23. Ya en abril de 2002 medía casi 30 puntos.
  • El lunes 17 de junio, por primera vez "Son amores" le ganó a "El show de VideoMatch", por 27,6 a 26,6.
  • El 2 y el 3 de diciembre de 2002, "Son amores" emitió sendos capítulos especiales con Mirtha Legrand como invitada de lujo. La diva hizo de sí misma y compartió su clásica mesa con los hermanos Marquesi. Hizo 30,4 y 31 puntos. También estuvieron Susana Giménez y Mónica Cahen D’Anvers.
  • Marcelo Tinelli grabó, junto a Adrián Suar, una escena para la tira. Hicieron de Francisco y Tomás. Se vio el lunes 16 de diciembre de 2002 y midió 27,9 puntos.
  • Asimismo otras que estuvieron junto a El Rey Sol Marquesi (otro acierto de la tira que se tradujo en discos y varias publicidades) fueron las Bandana.
  • Cerró el año con 30,9 puntos. Se fue Millie Stegman, la novia de Sánchez (que volvió en 2003).
  • Empezaron 2003 con nueva protagonista, Gabriela Toscano, que hizo de Chela. El primer capítulo del año midió 30,4 puntos.
  • Este año redondearon los 23 puntos. En la pelea por el rating, perdieron algunas veces contra "Costumbres argentinas", de Telefé.
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?