Suscriptor digital

Es el pasado que vuelve

Arnaldo André protagoniza "Piel naranja (Años después)", una miniserie de cuatro capítulos escrita por Alberto Migré, que se verá desde mañana en Canal 13
(0)
9 de enero de 2004  

Hace casi 30 años, Arnaldo André y Marilina Ross, con textos de Alberto Migré, protagonizaron el final de telenovela más escandaloso de la TV latinoamericana: como la heroína no podía divorciarse, "Piel naranja" terminaba con el asesinato de la pareja adúltera. Y punto.

Muchas cosas han cambiado desde 1975. El mundo no es el mismo; la TV, tampoco. Hoy, la protagonista de una historia puede surgir de un reality show como "Luxstar: nace una estrella". Hoy, la trama de una novela se puede reducir a una miniserie de cuatro capítulos. Pero hay cosas que nunca cambian. Entre ellas, el talento de Alberto Migré. Entre ellas también, el carisma de Arnaldo André, que "resucitará" mañana para hacer y ser "Piel naranja (Años después)".

-Hace casi 30 años, ¿en qué etapa de tu carrera estabas?

-Pasaba por un momento lindo. Venía precedido de éxitos compartidos. En el 70 había hecho con Mirtha Legrand "40 kilates", una obra que me dio la posibilidad de hacerme conocer... Había empezado a trabajar con Alberto Migré en una participación de tres meses en "Rolando Rivas", donde fui contrafigura de Satur. Habíamos hecho el éxito de "Pobre diabla". Y luego "Mi hombre sin noche", una novela que tuvo poca suerte. Aun hoy podría ser un éxito...

-Claro, porque el galán salía solamente de día, para trabajar, pero por la noche tenía que regresar a la cárcel... Eso puede pasar hoy perfectamente.

-Sabés que esa telenovela está inconclusa. Estuvo unos cuatro meses en el aire y cuando se estatizaron los canales el interventor del 13 decidió que Migré tenía que hacer una sola novela. Y él tenía dos: una con Satur, y "Mi hombre..." Y aunque las dos funcionaban bien, como la de Satur estaba auspiciada fue la que quedó. Al año siguiente volvieron a llamar a Alberto y él propuso "Piel naranja".

- Hablando de las novelas de Migré: ahora vas a tener un vivero; en "Pobre diabla" había un jardín de invierno...

-Se ve que a Alberto le gusta mucho el contacto con la tierra, porque incluso "Mi hombre..." sucedía en una chacra. En "Piel naranja" no sé... Yo tenía un mercadito.

-Y a Codevilla de ayudante...

-Sí. Qué cosa. Sabés que grabábamos en un local real y era la época en que faltaban café y azúcar. Estaban racionados y se vendía un kilo por persona. Después de la grabación los dueños a mí me daban dos o tres kilos y yo salía con el paquete bajo el brazo sin que nadie se diera cuenta.

-°Qué época! °Cuánto se habló entonces de la prohibición de que Clara (Marilina Ross) se divorciara (de Raúl Rossi)! Y al final terminaron muertos.

-Podría haber muerto el marido y ella quedaba viuda, pero no. Fue una decisión de Alberto, una actitud rebelde con la que tuve algo que ver... Yo hacía telenovelas, pero en el fondo no estaba conforme porque en ese momento había dos tipos de novelas que se pasaban a la noche: las románticas como las de Migré y las culturosas de David Stivel, digamos. Y uno quería cruzarse enfrente porque ahí supuestamente estaba la calidad. Por eso me parecía genial no terminar con el clásico final feliz y cuando Alberto lo propuso fui uno de los más fanáticos...

-Y ahora, ¿cómo te propusieron hacer "Piel naranja"?

-Me llamó Alejandro Borensztein para decirme que tenían esta tarea encargada por Cuatro Cabezas y que querían hacer "Piel naranja"; me dijo que Alberto había pensado en que mi personaje podía no haber muerto. Y acepté inmediatamente.

-¿Aceptaste sin preguntar?

-Una vez estaba de vacaciones y me llama por teléfono Migré: "Tengo una novela". Y yo le pregunto: "¿De qué se trata?" Y él me dice: "°Qué me vas a preguntar de qué se trata! A mí no me tenés que preguntar". Y tenía razón. Si me ha dado él tantas posibilidades de éxito, cómo le voy a preguntar. Es como si tu mamá te invitara a comer y vos le preguntaras qué va a hacer. °Cómo vas a preguntarle si sabés que todo lo que hace es rico!

-¿Y qué novela fue? ¿Se hizo?

-Se hizo, pero (se ríe) más vale no pensar en eso. "Fabián 2 Mariana 0".

-¿Qué te pasó cuando te viste de nuevo como Juan Manuel?

-La emoción no fue reencontrarme con Juan Manuel sino tener en mis manos un libro de Alberto Migré. Mi corazón me hizo así (se toca el pecho) , porque es mi historia en la televisión. Los éxitos que he hecho han sido gracias a los libros de Alberto. Lo otro emocionante fue cuando nos vi... Por exigencias del libro, necesitaban mostrarme escenas con Marilina y con Raúl Rossi porque Juan Manuel dialoga con la Marilina de hace 28 años... Y cuando me mostraban esas imágenes no lo podía creer. Me veía y sentía que no era yo, que era otra persona, como si fuera mi sobrino. Y de los textos pensaba: "Hoy lo habría dicho de otra manera".

-¿Qué es lo mejor de un libro de Migré?

-El es un gran hacedor de situaciones. Sé que su fuerte son las palabras y las escenas románticas, pero siempre me rebelé, a pesar de ser un gran romántico, frente a eso. Yo disfrutaba más de sus escenas con humor, con texto picado, con cierta cosa cotidiana. Pero el público, sobre todo el femenino, disfrutaba más de las escenas románticas de Alberto.

-Y de su talento para el suspenso y la tensión. En "Piel naranja", por ejemplo, tu mamá presionaba a Codevilla para que no te diera los mensajes de Clara. Ella decía un texto extenso donde nada estaba de más y daba miedo.

-Eso lo vas a ver ahora en "Piel naranja" en el personaje de China Zorrilla. Ella dice cosas tremendas, pero no las dice directamente, y China, con su calidad extraordinaria, hasta las dice con una mirada. Ella viene a vengarse de Juan Manuel...

-Lo culpa de la muerte de Clara.

-Pero no viene con el revólver en la mano.

-Bien al estilo Migré.

-Otra cosa extraordinaria que podía hacer Alberto y hoy no sé si hay muchos autores capaces de hacerlo es mantener ese suspenso y que el espectador esté una semana esperando para saber qué pasa.

-O treinta años... Hoy, Juan Manuel está aislado y los conflictos le llegan por su vecina Serena (Leonor Benedetto).

-El tiene un mundo íntimo muy privado compuesto sólo por los fantasmas del pasado a quienes él quiere, sobre todo el de Clara. Los demás aparecen en su mundo para desacomodarlo. Si no estuviera Serena, Juan Manuel no conocería a Abril (Carla Pandolfi, la ganadora de "Luxstar") y tal vez moriría pensando que Clara está alrededor suyo compartiendo su misma cama.

-¿Y este final cómo a va ser: bien de género o tan extraño como hace casi 30 años?

-Este final no es rebelde como el primero. Pero si sorprendió el primer final, éste va a sorprender muchísimo.

Lo que va de ayer a hoy

  • "Antes el ritmo de las cámaras era otro -cuenta André en tren de comparar cómo era trabajar en la TV de hace treinta años con la de hoy-. Y había menos exteriores, aunque "Piel naranja" tenía bastantes. Eso sí: el canal te daba una cámara sola, un solo día por semana y salíamos en total unas cinco personas. Y si ese día no podías salir, se perdía el exterior semanal. Hoy, hay muchísimos exteriores y además de los actores hay veinte personas de técnica en el equipo. Otra cosa, pero que era mejor: antes te ponían la música cuando grababas y eso te ayudaba a crear el clima de la escena. Hoy no te ponen ni el timbre. Tenés que imaginarte que suena. Claro que hoy la posproducción es de una calidad extraordinaria."
  • Elenco estable

    Pablo Codevilla: hace 30 años era el dependiente del mercadito de Juan Manuel (Arnaldo André). Entonces se casó con la hermana de Juan Manuel y hoy vuelve a pedirle ayuda y un techo.

    Marilina Ross: era Clara. Ahora está, pero es un fantasma del pasado.

    China Zorrilla: la madre de Clara (Marilina Ross); vuelve para vengarse de Juan Manuel. Lo culpa de la muerte de su hija.

    Leonor Benedetto: no trabajó en "Piel naranja", pero fue la mala de "Rolando Rivas".

    Para agendar

    Piel naranja (Años después)

    Miniserie con Arnaldo André y Carla Pandolfi.

    Estreno Mañana a las 23, por Canal 13

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?