Suscriptor digital

Crisis en el Gobierno luego del anuncio de las medidas de ajuste

Renunciaron Federico Storani, en Interior, y Hugo Juri, en Educación; el Frepaso retiró a todos sus dirigentes del gabinete
(0)
17 de marzo de 2001  

El anuncio del nuevo paquete económico sumió al Gobierno en la crisis política más grave desde la renuncia del ex vicepresidente Carlos "Chacho" Alvarez.

Mientras el titular de Economía, Ricardo López Murphy, leía ante las cámaras de televisión el contenido de las medidas "que incluyen un ajuste de casi 2000 millones de pesos", renunciaban a sus cargos el ministro del Interior, Federico Storani, y su par de Educación, Hugo Juri.

Al mismo tiempo, la conducción del Frepaso anunciaba que abandonaban el Gobierno todos los dirigentes de esa fuerza, entre los que se contaban el ministro de Desarrollo Social, Marcos Makón; el secretario general de la Presidencia, Ricardo Mitre, la vicejefa de Gabinete, Graciela Fernández Meijide -los tres con menos de una semana en sus cargos-, y la viceministra del Interior, Nilda Garré.

La Alianza quedó seriamente afectada, pese a que el líder frepasista Carlos Alvarez aseguraba a medianoche que la retirada del Gobierno "no significa el fin de la coalición".

De la Rúa se recluyó anoche en Olivos con sus hijos Fernando y Antonio; el jefe de Gabinete, Chrystian Colombo; el canciller Adalberto Rodríguez Giavarini; la ministra de Trabajo, Patricia Bullrich, el titular de la SIDE, Carlos Becerra, el renunciante Juri, y quien era su segundo, Andrés Delich.

Los nombres de Becerra y del interventor en Corrientes, Ramón Mestre, aparecían anoche como posibles incorporaciones al gabinete.

Fuentes gubernamentales aseguraron que el Presidente analiza la creación de una nueva alianza política para sostener su gobierno. Invitaría a sumarse a la administración nacional al ex ministro de Economía Domingo Cavallo, a los partidos provinciales y a algunos sectores del peronismo.

En un breve mensaje dirigido desde la Casa Rosada antes del anuncio de López Murphy, De la Rúa había convocado a legisladores, empresarios y gobernadores a llegar a un acuerdo social.

La tensión política se vio agravada por el fuerte rechazo al plan económico de importantes dirigentes opositores, de asociaciones educativas y del sindicalismo. Hugo Moyano, titular de la CGT disidente, convocó a un paro de 36 horas para el 5 y el 6 de abril.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?