Suscriptor digital

Juri renunció antes de que terminara el mensaje

Le llevó su dimisión por escrito al presidente De la Rúa
Mariano De Vedia
(0)
17 de marzo de 2001  

El ministro de Educación, Hugo Juri, no esperó a que el titular del Palacio de Hacienda, Ricardo López Murphy, terminara de hablar.

Al promediar el mensaje del jefe de Palacio de Hacienda, que seguía por TV en su despacho, tomó en sus manos la renuncia indeclinable que ya tenía escrita y se dirigió a la Casa de Gobierno para entregársela al presidente Fernando de la Rúa.

Así, cuando López Murphy anunciaba por televisión el recorte de $ 360 millones del presupuesto universitario y la transferencia del fondo de incentivo docente a las arcas provinciales, el ministro cordobés ya se encaminaba hacia la Casa Rosada. Lo acompañaban en su auto el secretario de Educación Básica,Andrés Delich, cuyo nombre ya comenzó a circular como posible sucesor, y el director de la Oficina de Prensa, Daniel Santa Cruz.

En la antesala del despacho presidencial, el ministro renunciante se encontró con sus colegas del gabinete. Cumplió su cometido de entregar la renuncia y en todo momento declinó el intento del primer mandatario para que reviera su decisión.

La actitud de los secretarios Delich, de Educación Básica, y Juan Carlos Gottifredi, de Educación Superior, que a diferencia de Juri pusieron sus renuncias a disposición del Presidente, abrió paso a especulaciones. La sutil diferencia, se estimaba anoche, se debe a que ambos fueron nombrados por De la Rúa en el momento de su asunción, un año antes de la llegada de Juri.

En el caso de Delich, un colaborador del joven funcionario estimó que la estrecha relación que mantiene con el primer mandatario lo convenció de evitarle un nuevo trago amargo. "Ahora será el ministro de la transición", confió una fuente. Sugestivamente, por la tarde, antes del anuncio de las medidas, el dirigente radical se había reunido con De la Rúa en la Casa Rosada.

"Sólo se quedaría en el hipotético caso de que dieran marcha atrás con el severo recorte y destrabaran el conflicto para permitir que haya clases", respondió una fuente consultada.

Gestiones en Olivos

Presentada ya su renuncia, avanzada la noche, Juri se encontraba en Olivos, junto con Delich, y allí recibió nuevos pedidos para que reviera su renuncia. Pero se mantuvo en sus trece y confirmó su alejamiento.

La renuncia de Juri abrió, así, un interrogante que comenzó a circular en el seno del Gobierno: quién tomará la conducción de un área que el titular del Palacio de Hacienda convirtió, tijera en mano, en un hierro caliente.

Esa era la sensación que comenzó a cultivarse durante la jornada y que se confirmó cuando López Murphy leyó su mensaje, en medio de una fuerte tormenta. Antes de despejarse el mal tiempo, el severo recorte de gastos ya comenzó a traducirse anoche en protestas estudiantiles y gremiales, ocupaciones de facultades y convocatorias a paros, como se informa por separado.

Durante las horas previas al anuncio de López Murphy, Juri trabajó con sus colaboradores en busca de planes alternativos de recorte. "Estaba dispuesto a aceptar ajustes, siempre que se garantizaran los recursos del fondo de incentivo docente y que el recorte a las universidades no afectara partidas destinadas a salarios", confió uno de sus colaboradores.

Entre tantas reacciones, la vicerrectora de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Susana Mirande, fue terminante. Consultada por La Nación , anticipó que la quita del 20% implicará que en los últimos tres meses del año la principal casa de estudios del país no podrá pagar los sueldos.

Al margen de los ruidosos conflictos políticos y gremiales que se avecinan, el ajuste impedirá ejecutar los fondos que el Ministerio de Educación tenía previstos para atender los programas de capacitación docente y obras de infraestructura escolar.

También corren peligro, razonaban anoche en el Ministerio de Educación, los subsidios a los institutos terciarios de la enseñanza privada, lo que podrían derivar en un airado reclamo de la Iglesia.

Junto con los recortes, López Murphy transmitió en su mensaje una señal contundente acerca de las nuevas fuentes de financiamiento que debe buscar la enseñanza superior. "Esta es la oportunidad para que los responsables de la gestión de las universidades puedan proponer un sistema universitario basado en la igualdad de oportunidad", afirmó el titular de Economía. Aunque no lo dijo, en buen romance -y en el lenguaje de FIEL- eso significa pensar en arancelar los estudios de grado.

La tormenta que se abatió sobre la ciudad cuando López Murphy anunciaba el ajuste amenaza con seguir su marcha.

Protagonistas

Hugo Juri

Presentó su renuncia en forma indeclinable, disconforme con el recorte de $ 360 millones del presupuesto universitario y de la transferencia del fondo de incentivo docente a las provincias.

Andrés Delich

Comparte las objeciones del ministro renunciante al ajuste de López Murphy. Pero su estrecha relación con el presidente De la Rúa podría determinar su continuidad si se logran revertir algunas medidas del recorte en las universidades, como comenzó a trascender anoche.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?