Suscriptor digital

San Francisco vibró con Obras

El conjunto sanjuanino ganó el Súper 4 y quedó como primer favorito de la Liga Argentina
(0)
20 de marzo de 2001  

SAN FRANCISCO.- Por segundo año consecutivo, Córdoba disfrutó con el mejor voleibol nacional y con la consagración de Obras, de San Juan, en la punta del torneo más importante del país: la Liga Argentina de Clubes.

Río Cuarto fue, el año último, la ciudad que albergó el Súper 4; en 2001 le tocó a San Francisco y vibró con los cuatro mejores de la etapa regular para que se reubiquen en los cuartos de final.

Y fueron los conjuntos debutantes los que tuvieron que definir la punta del torneo: River y Obras. En definitiva, el equipo sanjuanino se llevó todos los laureles. Su triunfo ante los de Núñez por 3 a 2, con parciales de 25-21, 23-25, 25-22, 20-25 y 15-8, marcó el gran momento por el que atraviesa el combinado cuyano.

Con un promedio de edad de 30 años, la experiencia del armador Leonardo Wiernes (de 38 años), integrante del seleccionado que logró la medalla de bronce en el Mundial de 1982, y con dos excelentes atacantes como Fabián Barrionuevo y Jorge Elgueta (ambos de 32 años y ganadores de la medalla dorada en los Juegos Panamericanos de Mar del Plata en 1995), Obras demostró que tiene mucho para dar.

Los cuartos de final comenzarán el próximo viernes, serán al mejor de cinco encuentros, y allí Obras chocará con Scholem, que se ubicó en el octavo puesto. River, que ocupó el segundo escalón, se cruzará con Náutico Hacoaj, el último campeón, que quedó séptimo.

Tercero finalizó Olympikus, de Azul, que sólo ganó un encuentro en el Súper 4 y en cuartos jugará ante Social Monteros, de Tucumán (quedó 6º).

El único triunfo del equipo azuleño en esta ciudad, fue ante Club de Amigos, lo que relegó al equipo de Palermo al cuarto lugar de las posiciones.

Club de Amigos había finalizado en el primer puesto durante la etapa regular, pero su confusodesempeño en el Súper 4 (perdió todos sus encuentros), y las dos bajas importantes por sanciones (no estuvieron el brasileño Lucio Oro -el mejor atacante del equipo-, ni Hernán De Luca) desestabilizaron a un equipo que buscará la gloria perdida en los cuartos de final ante Rosario Central (5º).

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?