Suscriptor digital

En una persecución cinematográfica, fue capturado un pesquero taiwanés

Antes de abandonar el barco, los tripulantes trataron de quemarlo y de hundirlo
(0)
25 de enero de 2004  

La persecución, que duró casi 24 horas, pareció escaparse de un guión cinematográfico.

Los tripulantes de un buque pesquero de bandera taiwanesa que era perseguido por una corbeta de la Armada por operar ilegalmente en la Zona Económica Exclusiva (ZEE) trataron de incendiar y hundir el barco antes de saltar a unos botes salvavidas.

Los hechos comenzaron el jueves último a las 14, cuando la corbeta Granville realizaba una navegación de control del Mar Argentino a la altura de Comodoro Rivadavia, en Chubut.

Allí detectó 14 pesqueros de bandera extranjera que aparentemente pescaban de manera ilegal, informaron fuentes de la Armada.

Ante esa situación, la corbeta de la Armada comenzó la persecución de los pesqueros infractores, que huyeron en distintas direcciones. La Granville siguió la huida del barco de bandera taiwanesa Chin Hsing, que se escapaba hacia aguas internacionales y no se detuvo ante los mensajes radiales en inglés y español y los disparos de advertencia.

Desobediencia

Según las fuentes consultadas, luego de un tiempo el Chin Hsing detuvo su marcha, pero cuando llegaban botes de una dotación de Visita, Registro y Captura de la Armada recomenzó su escape.

La persecución continuó en la mañana de anteayer con la colaboración de un avión P-3 Orión de la Armada.

En un momento determinado los tripulantes detuvieron el Chin Hsing y, en botes salvavidas, abandonaron la embarcación. Luego fueron recogidos por el buque de apoyo Yun-Long-Fa.

Cuando la dotación de Visita, Registro y Captura llegó al pesquero taiwanés, comprobó que, antes de huir, los tripulantes habían provocado un incendio en la cocina y una inundación en la sala de generadores.

Durante una conferencia de prensa, el jefe de operaciones de la Armada, contraalmirante Carlos Mazzoni, y el subsecretario de Asuntos Institucionales de esa fuerza, contraalmirante Ricardo Alexandri, explicaron los pasos que siguió la corbeta Granville para capturar el buque pesquero de bandera taiwanesa Chin Hsing.

"El caladero de la Argentina es uno de los pocos en el mundo y quizás el más rico de ellos", dijo Mazzoni, para explicar el porqué de las infracciones que se aplican a quienes violan la Zona Económica Exclusiva.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?