En su peor crisis, Toledo enfrenta pedidos de renuncia

Arrestan a un ex asesor del presidente por negociar con el "cajero" de Montesinos
(0)
1 de febrero de 2004  

LIMA.- Inmerso en la crisis política más grave desde que comenzó su gobierno, el presidente peruano, Alejandro Toledo, enfrentaba ayer crecientes presiones de la oposición para que renuncie a su cargo y convoque a elecciones anticipadas, luego del arresto de uno de sus colaboradores más cercanos, implicado en un escándalo de corrupción, y de la sorpresiva dimisión del vicepresidente en la noche del viernes.

La tormenta política encuentra a Toledo en su nivel más bajo de popularidad, con una desaprobación récord del 85% a su gestión de 30 meses, lo que ha revivido las demandas de acortar su mandato, que debe concluir en julio de 2006.

La crisis se agravó ayer cuando, horas después de la renuncia del vicepresidente, Raúl Diez Canseco, salió a la luz una grabación en la que César Almeyda, ex jefe del Consejo Nacional de Inteligencia y amigo de Toledo, negociaba un acuerdo clandestino con el fallecido general Oscar Villanueva, conocido como el "cajero" de Vladimiro Montesinos, el hombre fuerte del gobierno de Alberto Fujimori.

La grabación registró una conversación de diciembre de 2001 en la que Almeyda ofrecía a Villanueva la posibilidad de "recomendarlo" con algún juez para que levantara una detención que pesaba sobre él, a cambio de dar al gobierno información sobre personas ligadas a la corrupción.

Almeyda, bajo arresto domiciliario y expulsado de Perú Posible -el partido gobernante-, dijo que nunca había negociado nada con Villanueva y que su único objetivo había sido recibir información que el general quería entregar para luego derivarla a la Justicia. "No hubo acuerdos, negociación, ni mucho menos tratos de dinero", dijo.

El hecho podría agravarse si se confirmaran las conjeturas de que el propio Toledo habría estado al tanto de las negociaciones de su hombre de confianza.

Mientras, el presidente mantenía ayer constantes reuniones con sus asesores y preparaba un discurso, esperado ansiosamente desde el viernes. Según la prensa local, en el mensaje el mandatario tratará de desvincular cualquier responsabilidad del Ejecutivo en el caso que involucra a su hombre de confianza.

El ministro de Vivienda, Carlos Bruce, dijo que será el propio presidente quien aclarará "con toda contundencia" que uno de sus asesores se reunió con un integrante de la red de Montesinos, pero siempre a espaldas de él, del gobierno y de Perú Posible.

El gobierno atribuye la denuncia a una confabulación de la "mafia" del régimen de Alberto Fujimori, interesada en desviar la atención de los importantes juicios que enfrenta Vladimiro Montesinos, jefe la inteligencia peruana en la década fujimorista (1990-2000). Uno de los más importantes es el proceso que se le sigue por el tráfico de 10.000 fusiles a las FARC de Colombia, por el que podría ser condenado a 20 años de prisión.

La crítica situación despertó voces en favor de la salida del presidente del poder y un adelanto de las elecciones. "Si el presidente no es capaz de resolver esta crisis, entonces debe presentar su renuncia", dijo Jorge del Castillo, secretario general del Partido Aprista Peruano, el principal opositor del gobierno.

El legislador José Barba, de Unidad Nacional (opositora), fue aún más lejos: "Creo que ha llegado el momento de que los partidos políticos y el propio gobierno tomen en serio la posibilidad de renunciar y convocar a elecciones generales", dijo.

También en el gobierno hubo pedidos de mesura. Henry Pease, presidente del Congreso por el oficialista Perú Posible, recomendó al gobierno "sacar la mano" del tema que compromete a Almeyda. Además, un ex dirigente de dicho partido indicó que mañana partidarios de diversas regiones realizarán una manifestación por la renuncia.

No obstante, el gobierno rechaza de plano la posibilidad de acortar su gobierno, y en diversas ocasiones el propio presidente ha advertido que de todas maneras concluirá su gestión de cinco años.

Anteanoche, el vicepresidente, Diez Canseco, presentó la renuncia al gobierno de Toledo tras ser acusado de favorecer al padre de su novia con una exención impositiva.

Crisis en ascenso

3/1/2004: renuncia el ministro de Trabajo de Toledo, Jesús Alvarado, acusado de nepotismo.

25/1/2004: el ex asesor de Toledo César Almeyda es acusado de negociar con Oscar Villanueva, el "cajero" de Montesinos, que se había suicidado en septiembre de 2002 por las acusaciones contra su persona.

30/1/2004: el primer vicepresidente, Raúl Diez Canseco, renuncia en forma irrevocable a su cargo, acusado de tráfico de influencias y de favorecer al padre de su novia con exenciones impositivas.

31/1/2004: detienen a César Almeyda, acusado de negociar una protección judicial para el "cajero" de Montesinos, tras conocerse en la prensa una grabación que los involucraba.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?