Suscriptor digital

Progresan las negociaciones sobre los vuelos a las Malvinas

Rammell redactó con Bielsa el borrador de un acuerdo; "soy optimista", dijo
Jorge Elías
(0)
18 de febrero de 2004  

Con palabras medidas definió el secretario de Asuntos Exteriores de Gran Bretaña, Bill Rammell, el resultado de la reunión que mantuvo ayer con el canciller Rafael Bielsa: "Soy optimista con cautela y podremos avanzar", dijo en una entrevista con LA NACION y Clarín.

¿Qué quiso decir? "Que logramos avances", que "las dos partes presentaron propuestas serias" y que "vamos a seguir trabajando en los próximos días".

Conclusión: el quid de la cuestión, la suspensión de los vuelos chárter a las islas Malvinas desde Chile por decisión de Néstor Kirchner, ha derivado en el borrador de un acuerdo que, si prospera, podría derivar, a su vez, en una virtual conciliación entre ambos gobiernos en un plazo fijado en dos semanas.

Rammell y Bielsa establecieron un pacto: no revelar detalles de la reunión. En ella, sin embargo, después de una hora y diez minutos, redactaron un borrador en el cual, según pudo establecer LA NACION, figuran tanto el deseo británico de restablecer los vuelos chárter, cruzando el espacio aéreo argentino, como el deseo de Kirchner de contar con un vuelo de una aerolínea de bandera.

Crítica isleña

Desde las islas, el gobernador Howard Pearce criticó al gobierno de Kirchner por la "obstrucción" de las comunicaciones con el continente y reclamó el "pleno respeto al derecho de los isleños a la autodeterminación".

Rammell, empero, procuró mostrar la mitad medio llena del vaso: "Es importante comprender que, cuando se está en cualquier proceso de negociaciones internacionales, uno tiene que ser sumamente cuidadoso con las posibilidades que existen -dijo en la entrevista, realizada en la residencia del embajador británico-. Si en esta etapa de los acontecimientos diera algún tipo de explicación más detallada, esto podría obstaculizar mi trabajo".

-¿Por qué dice que es optimista con cautela?

-Porque soy una persona cautelosa.

-¿Cuál ha sido el progreso, entonces?

-Pienso que hemos progresado, pero necesitamos continuar trabajando en los próximos días. No quisiera decir o hacer algo que pueda poner en riesgo los avances que hemos logrado.

-¿Qué avances han logrado?

-Logramos progresos y continuamos trabajando.

El nudo está en la decisión de Kirchner, de fines del año pasado, de no permitir vuelos chárter desde Chile hasta las Malvinas, y viceversa, en tanto no sean provistos por una línea de bandera argentina.

Se trata, en realidad, de una de las controversias más serias, si no la más seria, entre ambos gobiernos desde la guerra de 1982.

La economía de las islas pierde, por este motivo, cuatro millones de libras por año (es decir, más de siete millones de dólares). Y Rammell no dudó en planteárselo a Bielsa, por más que haya sido el autor de un informe remitido al Parlamento británico en el cual sugería alcanzar un "acuerdo aceptable", de modo de no perjudicar los ingresos por turismo.

A ello se debió su primera visita a la Argentina, como máximo responsable de América latina y el Caribe en el Foreign Office, pero, con intención de descafeinar el tema en sí, dijo: "Ustedes habrán leído en los diarios que era la principal razón del viaje, pero, por supuesto, el propósito era mucho más amplio".

En los dos días de visita en Buenos Aires, Rammell se reunió con el secretario de Política Exterior de la Cancillería, Jorge Taiana; con el ministro de Justicia, Gustavo Beliz, y con el secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, así como con representantes de compañías británicas que han invertido en la Argentina.

En las Malvinas, dijo, estuvo a fines de noviembre; en esta ocasión no ha formado parte de su agenda.

Puntos de vista

Al final de la reunión con Bielsa, acompañado por el embajador británico en Buenos Aires, Robin Christopher, Rammell prefirió soslayar la posibilidad de que el discurso duro de Kirchner sobre las islas, tildado de "nacionalista" por medios de comunicación británicos, estuviera dirigido a los argentinos, no a los británicos: "Considero que el Presidente da su punto de vista", dijo en tono diplomático.

Y agregó: "En los últimos cinco años se han producido avances genuinos por medio de la firma del acuerdo, la pesca y el cenotafio (monumento a los argentinos caídos en la guerra), que me parece importante como gesto humanitario. Por supuesto que tenemos desacuerdo en lo que se refiere a los vuelos chárter".

-¿Qué requisitos deberá reunir un eventual acuerdo entre la Argentina y Gran Bretaña para zanjar el actual contrapunto?

-Deberá ser aceptable, sobre todo, para la gente de las Falklands (Malvinas).

Esperan progresos para un acuerdo con el FMI

A mayores progresos en "metas de tipo cualitativo" supeditó Bill Rammell, número uno del Foreign Office para América latina, la posición de su gobierno, miembro del G-7 (los países más industrializados del mundo), en la segunda revisión del acuerdo de la Argentina con el Fondo Monetario: "Nosotros dijimos en ocasión de la primera revisión que íbamos a hacer nuestro análisis con una perspectiva objetiva", señaló en la entrevista.

Sin abundar en detalles, agregó: "Dijimos también que se habían producido progresos, pero que se requerían mayores progresos en el cumplimiento de metas de tipo cualitativo. Nosotros estamos abiertos a la información que dará el gobierno argentino".

-¿Qué impresión se lleva de los empresarios que representan a compañías británicas?

-Tuve oportunidad de escuchar en forma directa aspectos positivos y algunas inquietudes respecto de su trabajo.

-¿Qué tipo de inquietudes?

-Una mayor claridad desde el punto de vista legal de sus derechos jurídicos. Esto interesa a los inversores, pero también es beneficioso para la Argentina. Si uno quiere que se produzca un flujo de inversiones, quiere que esto ocurra.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?