Avanzan las obras del río Salado

Tras una polémica se acordó desarmar el viejo puente La Postrera y trasladarlo a otro sitio como reliquia histórica
(0)
21 de febrero de 2004  

CHASCOMUS.- Llegan ya los primeros obreros, máquinas y camiones, mientras los productores agropecuarios, apoyados en la baranda del viejo y querido puente, contemplan la escena con una mezcla de ilusión y melancolía.

La tan esperada ejecución del programa de saneamiento del río Salado es ya una realidad. El plan hará posible la recuperación de unos 5,5 millones de hectáreas productivas de la pampa húmeda y cuando terminen las obras el flagelo hídrico de la zona será sólo un recuerdo ingrato.

Sin embargo, una nube oscurece el entusiasmo. La realización de las obras hidráulicas ha impuesto una condición inexorable: el puente La Postrera, el más significativo patrimonio histórico y cultural de la región -que une Castelli con Chascomús y que formó parte del viejo camino a Mar del Plata- deberá dejar su espacio para dar lugar a una nueva estructura de 275 metros.

A tal punto que, los vecinos de Chascomús y Castelli se dividieron en dos bandos.

De un lado, los que querían ya mismo poner en marcha los trabajos de canalización. Del otro, los que de ningún modo se resignaban a la desaparición de la antigua, pero sólida plataforma de madera y hierro, creada en 1872 por el ingeniero Luis Augusto Huergo.

"Deseo más que nadie que se acaben las inundaciones, pero la sola idea de derribar el puente me estremece", manifestaba Héctor Ricardo Olivera, uno de los vecinos de Chascomús más adversos a la idea de que las razones económicas primen sobre las históricas.

Preservación

Su inquietud se apaciguó un tanto tras una lectura más detenida de los pliegos de licitación.

Allí se leía que la decisión oficial no era dinamitar el puente, sino desarmarlo para trasladarlo a otro lugar.

"El gobierno garantizó desde un principio la preservación del puente", explicó el director provincial de Saneamiento y Obras Hidráulicas, Daniel Corolli, que refirió que se mantendrá su estructura para destinarla como reliquia patrimonial a Castelli y Chascomús, en partes iguales.

La historia de La Postrera se halla asociada al asesinato de Felicitas Guerrero, dueña de la estancia aledaña al puente y protagonista de un famoso episodio de trama pasional que registra la historia argentina.

Olivera recordó que los actos de celebración de la inauguración del puente, organizados para el 3 de febrero de 1872 debieron postergarse a la sazón por el trágico y misterioso acontecimiento.

"Perderemos algo que queremos mucho, pero ganamos algo que nos es muy necesario", expresó Jorge Sturman, productor de 600 hectáreas.

El hombre de campo no disimulaba su alborozo ante la perspectiva de poner fin a sus desventuras hídricas, aunque no dejó de lamentar "que ello sea posible a costa de perder el puente".

Según señaló Juan Alberto Aranda, dedicado a negocios inmobiliarios en la zona, hay inversiones que no se pudieron realizar debido a que cuando el inversor viene a la zona se asusta al ver los caminos anegados.

Historia y progreso

La construcción que ocupará el lugar de La Postrera tendrá una longitud de 275 metros y un ancho de ocho metros. Su costo es de 6.289.759 pesos.

En lo que respecta a la totalidad del Plan Maestro, que se desarrollará en cinco provincias (Buenos Aires, Santa Fe, La Pampa y Córdoba) la Nación invertirá unos $ 900 millones.

A propósito de ello, Arnaldo Harizpe, delegado municipal de Lezama, comentó que con una sola inundación los perjuicios económicos que sufre la provincia llegan a los 600 millones. "O sea que con dos inundaciones, la provincia amortizaría los gastos de todas las obras del Plan Maestro", agregó.

Cerca de La Postrera están los puentes El Venado y Las Gaviotas, que también serán reemplazados por otros de 250 metros de largo, cuando se concreten las obras que fueron adjudicadas.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios