Suscriptor digital

Acusan a "Nina" Juárez por la muerte de un ex gobernador

La denunciaron por presunta autoría ideológica del asesinato de Iturre en 1997
Gustavo Carabajal
(0)
24 de febrero de 2004  

SANTIAGO DEL ESTERO.- Apoyada en la mayoría propia en la Legislatura provincial que le permite rechazar cualquier pedido de desafuero o juicio político contra ella, la gobernadora Mercedes Marina Aragonés de Juárez se niega a renunciar. Pero la catarata de denuncias penales contra ella y contra su esposo, el veterano caudillo político Carlos Arturo Juárez, fundan la presunción de que la caída del juarismo se produciría en cuestión de días.

Ayer, la gobernadora fue denunciada por la abogada Raquel Llobet, que representa a la familia de Patricia Villalba, una de las dos víctimas del doble crimen de La Dársena, de ser la presunta autora ideológica de la muerte del ex gobernador justicialista César Iturre, ocurrida en 1997, en un departamento de Asunción del Paraguay.

También ayer, a última hora, el abogado César Barrojo presentó en la Legislatura el segundo pedido de juicio político contra la gobernadora. Tal como lo había adelantado LA NACION en su edición del último sábado, el pedido contra "Nina" Juárez se fundó en cargos de abuso de poder y la presunta comisión de faltas graves y delitos graves.

"Tengo pruebas y testigos que demuestran que al ex gobernador Iturre, opositor de los Juárez, lo asesinaron en Asunción. Antes de la muerte se realizaron tareas de inteligencia para localizarlo, primero, y para matarlo, después, por orden de la actual gobernadora, "Nina" Aragonés de Juárez", dijo la letrada.

Las declaraciones de Llobet aportan nuevos elementos a la denuncia que César Iturre (h.) presentó ante el juez federal Angel Toledo el 19 del mes último. En su presentación, el hijo del ex gobernador acusó a Carlos Juárez, que en la época de la muerte de su padre gobernaba la provincia, al policía José Genaro Ramírez, alias "Chupa", y al ex secretario de Seguridad provincial Jorge D´Amico, por la presunta responsabilidad en los delitos de asociación ilícita, abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes del funcionario público.

En las denuncias de Llobet e Iturre (h.) aparece un nombre en común: el ex comisario José "Chupa" Ramírez, ex mano derecha del ex jefe de inteligencia juarista comisario general (R) Musa Azar. Llobet señala como presunta autora intelectual a la actual gobernadora e involucra a un delincuente conocido como "El Chacal" Juárez, al propio Musa Azar y a un policía de apellido Moreno, que actualmente se desempeña en la custodia de la jueza penal de La Banda, María del Carmen Bravo, que investiga el doble crimen de La Dársena.

En cambio, Iturre (h.) sólo se refirió a Carlos Juárez y a D´Amico.

"La segunda comisión que viajó a Paraguay, que se habría ocupado de la muerte de Iturre estuvo integrada por Musa Azar, "El Chacal" Juárez y un enfermero paraguayo. En la cárcel, dónde esta detenido por homicidio, "El Chacal" Juárez se jacta entre los presos de haber participado en la muerte del ex gobernador Iturre", detalló Llobet.

Desde el escuadrón de Gendarme-ría, donde está detenido por su presenta responsabilidad en los asesinatos de Villalba y Leyla Bashier Nazar, Musa Azar admitió que "se ordenaron tareas de inteligencia en Paraguay para localizar a Iturre".

Estrategia de Kirchner

Los últimos acontecimientos indican que la estrategia del Gobierno nacional apuntaría a apretar el lazo sobre el caudillo, quien se desempeñó como gobernador durante cinco períodos.

Altas fuentes del juzgado federal de esta ciudad confirmaron a LA NACION que el posible pedido de desafuero contra "Nina" Juárez, acusada de ser la autora intelectual del ataque contra la casa del diputado nacional (PJ) José Figueroa y de supuesta defraudación al Estado nacional por 505.717,99 pesos, no sería enviado a la Legislatura sino hasta la segunda quincena de marzo. Pero el juez Toledo dispondría la citación a indagatoria de Carlos Juárez para mediados de la próxima semana.

Según las fuentes judiciales, el magistrado también acusaría al ex gobernador en la causa en la que se investiga la desaparición del concejal de Clodomira, Emilio Abdala, ocurrida en diciembre de 1975. Se trata de uno de los 18 casos de desapariciones de personas en Santiago del Estero denunciados por el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde.

Si Juárez ignorara la convocatoria judicial, Toledo podría ordenar su comparecencia por la fuerza, ya que no tiene los fueros que lo protejan.

El ocaso de un caudillo

  • Antonio Musa Azar : fue el jefe de inteligencia del juarismo durante años. Tras su detención por el doble crimen de La Dársena rompió el silencio y sugirió que Juárez fue responsable de la desaparición de un concejal en 1975.
  • Aníbal Fernández: el ministro del Interior fue el último hombre del gobierno nacional en recibir a Juárez. Le advirtió que la Casa Rosada respalda las investigaciones contra él y le aseguró que, por ahora, no existe el plan de intervenir la provincia.
  • Carlos Juárez: el veterano caudillo peronista viajó ayer a Buenos Aires con la intención de obtener apoyo de Duhalde, pero el ex presidente se excusó de atenderlo. En Santiago del Estero, otra denuncia judicial complica a su mujer, la gobernadora, al vincularla con la muerte del ex gobernador César Iturre. Además se presentó un pedido de juicio político contra la gobernadora en la Cámara de Diputados provincial.
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?