Suscriptor digital

Ellos cumplen

Ana María Giunta (61), Roger Daltrey (60), Tom Wolfe (73), Karina Masotta (33), Gabriel García Márquez (76), Julio Bocca (37)
(0)
1 de marzo de 2004  

  • Hoy festeja Ana María Giunta (61), actriz. "La fama, ¿para qué sirve?", le preguntaron; respondió: "A mí, para abrir puertas en lo que quiero hacer -dirige un taller teatral en el que recibe a chicos sin techo, discapacitados y ancianos olvidados-. A algunos, los pone cada día más tarados".
  • Roger Daltrey (60), músico inglés. Cantante de The Who, mítica banda de rock, ha asegurado que ya no tiene ninguna ilusión. "No creo que el rock and roll pueda cambiar algo. He cambiado yo. ¿Quién habría pensado jamás que diría que quiero ser un hombre del mundo del espectáculo? Eso es lo que quiero."
  • Mañana, Tom Wolfe (73), escritor norteamericano. "Fui y sigo siendo periodista y de alguna manera me siento orgulloso de que me hayan declarado creador del nuevo periodismo, porque considero que para que la ficción sea real debe comenzar por ser factual, o sea, periodística", dijo.
  • El viernes 5, Karina Masotta (33), jugadora de hockey sobre césped. A mediados del año último decidió retirarse del exitoso seleccionado argentino del que fue símbolo y capitana. Entre sus recuerdos más preciados, rescató: "Hay muchas imágenes muy valiosas para mí, como el subcampeonato mundial de Dublín en 1994 y el premio que recibí a la mejor jugadora del torneo. Hay sensaciones inexplicables, como cuando levanté la Copa del Mundo en Perth. Bailaba así porque quería demostrar que ese trofeo era de los argentinos, que no era mentira".
  • El sábado 6, Gabriel García Márquez (76), escritor colombiano. "A mis 12 años estuve a punto de ser atropellado por una bicicleta. Un señor cura que pasaba me salvó con un grito: ¡Cuidado! El ciclista cayó a tierra. El señor cura, sin detenerse, me dijo: ¿Ya vio lo que es el poder de la palabra? Ese día lo supe. Ahora sabemos, además, que los mayas lo sabían desde los tiempos de Cristo, y con tanto rigor, que tenían un dios especial para las palabras", reveló.
  • Julio Bocca (37), bailarín. Ha confesado: "Nunca me sentí especial. Creo que ahora sí puedo decir que uno siempre tuvo una cosa extra. Todas las personas tienen un don. Mi don era bailar, sabía que físicamente me iba a costar, porque tenía tendencia a engordar, pero era flexible, tenía salto, giro".
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?