Suscriptor digital

Condecoraron a Serrat con la "Orden de Mayo"

El cantante catalán recibió hoy la distinción “en reconocimiento a su persona, a su trayectoria artística, a su compromiso con la educación y a su lucha por los Derechos Humanos"
(0)
1 de marzo de 2004  • 21:33

El cantante catalán Joan Manuel Serrat fue condecorado hoy con la "Orden de Mayo" en el grado de "Comendador", una distinción que otorga la Cancillería argentina a quienes no son funcionarios o Jefes de Estado.

La condecoración consistió en una cruz con una cinta que, en este caso, era de color rojo y blanco. Pero además se le entregó un prendedor, que puede ser utilizado en lugar de la medalla y una replica de la cruz, más pequeña.

El premio se le entregó "en reconocimiento a su persona, a su trayectoria artística, a su compromiso con la educación y a su lucha por los Derechos Humanos".

La ceremonia se desarrolló en el Salón Libertador del Palacio San Martín, ubicado en la plaza homónima de esta Capital, con la presencia personalidades de la música, de la cultura y la Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

La "Orden de Mayo" se creó por un decreto de la Cancillería el 18 de diciembre de 1957 y la recibieron entre otros Augusto Roa Bastos (Paraguay), China Zorrilla (Uruguay), Robert Duvall y Al Pacino (EE.UU.), Julián María (España) y Caetano Veloso (Brasil).

Esa distinción es otorgada por la Cancillería Argentina en distintos grados: "Caballero", "Oficial", "Comendador", "Gran oficial" y la más alta, "Gran Cruz".

Serrat agradeció el reconocimiento y dijo: "permítanme que considere esta distinción como una excepción a la regla, ya que tengo entendido que esta orden se otorga, según su reglamento, a personas extranjeras".

"Y yo, discúlpenme, no me siento en lo absoluto extranjero, porque nunca nadie me trató como a tal, desde el día que llegué a esta tierra", afirmó.

Serrat sostuvo que "un hombre quiere aquello que conoce, a lo que se integra, y yo me siento, con permiso que me da el cariño que me demuestran, ligado al pasado, al presente y al futuro de la República Argentina".

"Cuando la dictadura de (Francisco) Franco me cerró todas las puertas del crecimiento personal y laboral del país donde nací, América, Argentina, me abrió las suyas y a su abrigo pude crecer como artista y como persona", añadió.

El cantante adujo que "por esto que me duele especialmente la situación en que se encuentran hoy miles de latinoamericanos, que en España viven una degradante situación de ´sin papeles´".

"Son mujeres y hombres a los que la vida empujó y obligó a dejar su origen tratando de buscar algo mejor en sus vidas, de la misma manera que lo hicieron nuestros abuelos cuando lo dejaron todo atrás para venir a estas tierras promisorias donde fueron recibidos con los brazos abiertos", señaló.

"Confío que las conversaciones que mantuvo (sobre los inmigrantes) fructifiquen en el sentido que el Gobierno Español sea capaz de conjugar las obligaciones que tiene con los irrenunciables lazos históricos que lo unen con la Argentina y con el resto de América Latina", dijo Serrat al canciller Rafael Bielsa.

"Y de esta forma, en justicia, se normalicen situaciones que jamás debieron ser ideales", enfatizó.

El cantante acotó que "no es bueno perder la memoria. Es por eso que España, que fue un país de emigrantes sería bueno que lo recordara hoy cuando los que un día nos acogieron van a llamar a sus puertas".

"Amo este país. Aquí tengo muchos de mis mejores amigos que comparten esta fiesta conmigo. Aquí perdí a otros asesinados por el terror de Estado. Son ellos lo que me hacen volver, los unos y los otros, los que están aquí y los que me robaron", afirmó.

Por último, Serrat manifestó que "si con este gesto quieren destacar el haberlos acompañado durante 35 años, jalonados de tan injustas turbulencias y tribulaciones, la verdad es que se los agradezco mucho, no podías ser otra cosa, porque caminar la vida solo es muy triste".

Fuente: DyN

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?