La Bersuit presentó "La argentinidad al palo"

(0)
6 de marzo de 2004  

Como en los años 70, cuando era moneda corriente madrugar para ver a Almendra o a Manal, la Bersuit Vergarabat eligió un soleado mediodía de viernes para presentar ante la prensa e invitados las canciones de su nuevo álbum, "La argentinidad al palo".

Desde hace más de un mes, cuando en las FM empezó a sonar "La soledad", primer corte del flamante disco, ayer fue el día de la banda liderada por el "Pelado" Gustavo Cordera. Mientras la venta previa comenzaba a correr, se daban a conocer los detalles: se trataba de un trabajo en dos entregas, de doce temas cada uno y con dos meses de distancia entre la salida de la primera parte y la edición de la segunda, y su lanzamiento, en simultáneo en casi toda América latina, cobraba el carácter de prioritario para su compañía, Universal.

Al mediodía

Con estos antecedentes, la cuenta regresiva terminó un mediodía. En directo para todo el país por la FM Rock and Pop y presentada por Mario Pergolini, La Bersuit salió a las 12 en punto al escenario de El Teatro de Colegiales. En casi cuarenta y cinco minutos tocaron diez de las doce canciones de "La argentinidad..." (sólo quedaron afuera "Ades tiempo" y "No seas parca"), bajo la atenta mirada de su productor, Gustavo Santaolalla, que incluso subió en dos oportunidades a sumarse en los coros.

Es otro el momento de la banda. Uno más luminoso, profesional y perfumado por el éxito. Y ahora, que se convirtió en uno de los grupos de mayor convocatoria del país, con una importante proyección internacional, eso se nota. Como en sus típicos pijamas, que ahora muestran renovados y en varios tonos. Hay verdes, amarillos, lilas, blancos, y hubo uno azul para Pergolini.

Con "Coger no es amor" en primer lugar, Cordera, Juan Subirá (teclados), Pepe Céspedes (bajo), Oscar Righi y Alberto Verenzuela (guitarras), Carlos Martín (batería) y Dany Suárez y el "Cóndor" Sbarbati (voces) salieron dispuestos a sacarles brillo a las novedades. Luego continuaron con el primer hit del álbum, "La soledad", coreado por todos los invitados.

Sin interrupciones y muy concentrada, la Bersuit siguió su marcha de tres cuartos de hora con "Va por Chapultepec", una clásica pintura bersuitera sobre el ganador porteño, que comienza la noche con el sueño de salir de la disco con la mujer de su vida y termina bajando las pretensiones a medida que avanzan las agujas del reloj.

A primera escucha, "La argentinidad..." de Cordera y compañía huele a Bersuit clásico, a síntesis de una larga trayectoria. Así, "Convalecencia en Valencia" se revela como una auténtica balada de la banda; "Fisurar", como la mirada pícara del que sabe de qué está hablando, para gente que también ha vivido una experiencia similar; "El baile de la gambeta", como otra cruza entre las músicas de las dos orillas del Río de la Plata, en esa franja rica e invisible que ocupan la milonga y el candombe, y el tema que da nombre al disco, una superproducción que intenta resumir los logros, las fanfarroneadas, los hechos y los fracasos de los argentinos.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?