Cortocircuito entre el Gobierno y el jefe de la Fuerza Aérea

El ministro del Interior criticó a Rhode por hablar de "errores de ambos lados" "Fueron palabras poco felices", dijo Aníbal Fernández El brigadier había señalado que la Aeronáutica ya había hecho una autocrítica por su actuación durante la dictadura
(0)
8 de marzo de 2004  

El debate reabierto la semana pasada por la violencia política durante los años setenta derivó ayer en un cortocircuito inesperado entre el Gobierno y la máxima autoridad de la Fuerza Aérea, brigadier Carlos Alberto Rhode.

El ministro del Interior, Aníbal Fernández, fue el encargado de transmitir el malestar que causaron en la Casa Rosada las últimas declaraciones del jefe de la Fuerza Aérea respecto de la necesidad de reconocer que no sólo los militares habían sido responsables de los crímenes cometidos antes y durante la dictadura.

"Si las Fuerzas Armadas hubieran actuado dentro de la ley, en lugar de hacerlo desde la ilegalidad, los argentinos nos hubiéramos ahorrado años de dolor y resentimiento", señaló ayer Fernández, tras calificar como "poco felices" las palabras de Rhode.

Un día antes, después de un acto público en Córdoba, el jefe de la Fuerza Aérea había opinado que en los años setenta "se cometieron horrores y errores, pero de ambos lados". Además, aclaró que la Aeronáutica ya había hecho su autocrítica en 1995.

De esa manera, desestimó la posibilidad de que fuera a pronunciar en el corto plazo un discurso similar al que dio el jefe de la Armada, almirante Jorge Godoy, que calificó la ex ESMA como "un símbolo de la barbarie y la irracionalidad".

Después de ese hecho, ampliamente resaltado por el Gobierno, el ministro de Defensa, José Pampuro, había considerado que la autocrítica debía incluir a todos los sectores de la sociedad. Incluso llegó a pronosticar que la Fuerza Aérea podría imitar en breve la actitud del almirante Godoy.

El presidente Néstor Kirchner había revisado el discurso del jefe de la Armada antes de que lo pronunciara, en el predio de la ex ESMA, y lo había considerado un "gran paso hacia adelante", según indicaron sus allegados.

Las palabras de Godoy llegaron a compararse con la famosa autocrítica del general (R) Martín Balza, que en los años noventa reconoció la responsabilidad del Ejército en la represión ilegal.

Entonces comenzaron a circular rumores sobre una supuesta presión del oficialismo para que la Fuerza Aérea completase en los próximos días el ciclo de la autocrítica castrense.

La respuesta de Rhode llegó en la primera oportunidad que tuvo de enfrentarse a la prensa, durante la inauguración del equipamiento técnico y el balizamiento del aeropuerto de Las Higueras, en las afueras de Río Cuarto. "En el caso particular de la Fuerza Aérea, que está bajo mi mando, aseguro que no existió ningún tipo de sugerencia por parte del poder político" para sumarse a la admisión de crímenes políticos, dijo el brigadier.

En ese contexto, ratificó la posición que tomó su fuerza hace siete años y sostuvo: "Todo lo que contribuya a esclarecer los hechos, lo vemos con buenos ojos. No tengo presentes las palabras exactas que se emplearon en la autocrítica de 1995, pero sí se reconoció que se habían cometido errores y horrores; inclusive se habló de que fueron cometidos por ambos lados".

Preocupación

Ayer, fuentes allegadas a Rhode mostraron su preocupación de que se interpretasen mal las palabras de autocrítica. Dijeron que no estaba en el pensamiento del jefe de la Fuerza Aérea polemizar sobre un reparto de errores.

De todos modos, los reparos de Rhode parecieron llegar tarde. Sucede que sus palabras no eran exactamente lo que esperaba el Gobierno de parte de la Fuerza Aérea. Ello quedó bien claro en las primeras horas de ayer.

"Las Fuerzas Armadas deben subordinar sus dichos y sus actos a su comandante en jefe, que es el presidente de la Nación", destacó el ministro Fernández, unos minutos antes de partir para Roma, donde participará de un congreso sobre los peligros que enfrentan los regímenes democráticos.

Fernández usó el ejemplo italiano para reafirmar su argumentación: "En Italia, cuando la democracia fue atacada desde grupos radicalizados de izquierda y de derecha en los años 70, fueron las instituciones democráticas las que, dentro de la ley, reprimieron y controlaron esas expresiones autoritarias".

Las declaraciones de Fernández fueron difundidas por medio de un comunicado de la oficina de prensa del Ministerio del Interior, como una forma de mostrar que no fueron dichos casuales.

Fuentes de la Casa Rosada explicaron que el presidente Kirchner encomendó al titular de la cartera política expresar una réplica oficial a la frase del brigadier Rhode. Prefirió no exponer a Pampuro a un conflicto con las Fuerzas Armadas y el principal vocero político del Poder Ejecutivo, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, se encontraba abocado a las complicadas negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), ampliaron los informantes.

Enojo oficial

Carlos Rohde

"No recuerdo ahora las palabras exactas que se usaron en la autocrítica de la Fuerza Aérea en 1995, pero se reconoció en esa oportunidad que se habían cometido errores y horrores. Incluso se habló de que fueron cometidos por ambos lados (...). Todo lo que contribuya a esclarecer los hechos, lo vemos con buenos ojos"

Aníbal Fernández

"Si las Fuerzas Armadas hubieran actuado dentro de la ley, en lugar de hacerlo desde la ilegalidad, los argentinos nos hubiéramos ahorrado años de dolor y de resentimiento. Las Fuerzas Armadas deben subordinar sus dichos y sus actos al comandante en jefe, que es el presidente de la Nación"

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?