Suscriptor digital

Patrick Matthews de The Vines

El bajista de The Vines habla del nuevo disco, de las baladas, de la resaca y de la difícil labor de lavarle la ropa al cantante Craig Nicholls.
(0)
1 de marzo de 2004  

Estoy demasiado ansio-so por presentar el álbum en vivo, y te aseguro que va a ser demoledor", comenta excitado Patrick Matthews. Y es entendible tanto desborde en las palabras del bajista de The Vines. Las canciones de Winning Days, segunda producción de los australianos, están terminadas desde septiembre pasado, pero verán la luz recién a fin de mes, cuando se produzca el lanzamiento mundial del sucesor de Highly Evolved (2002). Luego, el cuarteto se embarcará en una extensa gira por los Estados Unidos, tierra que han adoptado como segundo hogar, aunque a Matthews le resulte difícil acostumbrarse a vivir lejos de las cristalinas aguas de Sydney: "No me gusta estar fuera de casa por mucho tiempo, pero si uno está en esto debe hacer ciertos esfuerzos, ¿no?".

Para Winning Days, The Vines volvió a contar con el productor Rob Schnapf (Beck, Foo Fighters, Elliott Smith), quien trabajó durante casi un año para darle el toque final al material. El resultado: una batería de canciones desquiciadas y salvajes que, a diferencia de las del álbum debut, revelan un costado melancólico y dramático en algunas baladas estilo beatle como "Autumn Shade" o "Amnesia".

Matthews, a quien le faltan sólo dos años para recibirse de médico, se ha ganado el crédito de ser el "chico normal" de la banda. Es el más simpático, el que habla con los medios y el que atempera los efectos que suele producir el descontrolado Craig Nicholls (voz y guitarra). "Craig es un muchacho inestable, mucha gente cree que está loco. Y no la culpo. Para cuidarlo, todo lo que hay que hacer es lavarle la ropa de vez en cuando o... mandarlo directamente a la lavandería (risas). Yo trato de ser el mediador entre lo que él quiere y lo que no quieren los demás. Y eso, en definitiva, es The Vines".

Realmente sorprendió la inclusión de varias baladas en Winning Days. ¿Son el resultado positivo de una excelente resaca?

Es verdad, nunca lo había pensado desde ese lado, pero ahora que lo mencionás... (risas). Bueno, creo que canciones como "Autumn Shade" y "Winning Days" son, además del resultado de algunas buenas resacas, lo que nos quedó de la adolescencia.

Si tuvieras que elegir un momento especial para escuchar el disco, ¿dónde y cuando lo harías?

Man, qué pregunta... Creo que lo haría por la mañana, pero sin resaca (risas). Lo escucharía una mañana de Navidad y absolutamente solo, sin compañía.

¿Es verdad que leés libros de medicina durante la giras?

Oh, Dios... (risas). Qué bueno que me lo preguntes para aclararlo. Un periodista inglés dijo que yo leía esos libros en el micro y no sé que estupideces más, pero es mentira. Ya lo aclaré.

¿Qué fue lo más extraño que te sucedió en estos últimos dos años?

Creo que lo más extraño nos sucedió en Texas. El chofer del micro se durmió mientras manejaba y casi nos matamos. Paramos en un hotel y no nos quisieron hospedar porque era tarde y por nuestro aspecto. Cuando dijimos que éramos The Vines, la conserje nos miró y nos dijo: "Si en verdad fueran The Vines los hospedaría gratis, ahora lárguense".

¿Tenés algún héroe en el mundo del rock?

Sí, tengo dos: Paul McCartney, sin su parte vegetariana, y Jack Black... no, no es Black... ¡es White!. Sí, me confundí (risas). Jack White, de los White Stripes.

¿El mejor grupo de la actualidad?

The White Stripes. Son realmente increíbles. En especial Jack Black (risas).

Top Five

1. Appetite For Destruction, Guns N’ Roses (1987): "Sólo pido que escuchen lo que hacen las guitarras. Es realmente impresionante" 2. The Stone Roses, The Stone Roses (1989): "El sonido de Manchester y todo el genio de Ian Brown. Infaltable en cualquier discoteca privada" 3. In Utero, Nirvana (1993): "Todos hablan de Nevermind (2001), pero este disco da miedo. Nirvana en toda su dimensión" 4. The White Album, The Beatles (1968): "Qué puedo decir que no se haya dicho... ¡Es el Album Blanco de los Beatles, man!" 5. Best Of Kinks, The Kinks (1989): "Lo mejor de la década del 60 se resume aquí. Salvajismo y rock and roll en estado puro".

Elemental

1- Patrick Matthews y Craig Nicholls se conocieron trabajando en un McDonalds de Sydney, Australia.

2- Su primer simple fue editado en 2001 y contenía las canciones "Hot Leather" / "Sun Child".

3- El nombre del grupo proviene de una banda de rock de garaje que tenía el papá de Nicholls en los 60: The Vynes.

4- Su debut en los Estados Unidos fue en el Coachella Music and Arts Festival, en abril de 2002.

5- En todas las pruebas de sonido tocan canciones de Nirvana y Pavement.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?