Suscriptor digital

Los grandes éxitos de Jesús

Son argentinos, hacen heavy me- tal en el estilo más extremo y no les va nada mal. Jesus Martyr no tiene la receta, pero prueba el éxito.
(0)
1 de agosto de 1999  

No son muchos los grupos que en la historia del rock argentino puedan jactarse de haber dado quince shows en Europa, y menos los que hayan interesado a un sello independiente del Primer Mundo con distribución en todo el planeta. Jesus Martyr, con algunos años de vida y sólo un álbum bajo el brazo, ya pasó por ambas experiencias. En el flamante departamento que acaba de alquilar en Belgrano, el cantante Santiago Ferrer todavía mantiene la excitación de la gira que lo ocupó durante todo febrero. A su lado está Martín Furia, que toca la guitarra.

–La gira salió por casualidad –explica–. Yo me iba a Europa con mis viejos y lo enfermé a Santiago durante tres meses para que me acompañara. Cuando lo convencí, nos dijimos: "¿Por qué no nos vamos los cinco y hacemos un mini-tour?".

A Jesus Martyr le comenzó a cambiar la suerte cuando firmaron un contrato con David Rotten, dueño del sello español Repulse Records, para editar Sudamerican Porno. Este primer trabajo se grabó a mediados de 1996 en un estudio de dieciséis canales y en menos de ochenta horas. La idea inicial había sido que el disco fuera editado en Chile por un sello que nunca se formó. Durante la espera, un casete de muestra llegó a manos de Rotten y, cuando éste se enteró de que el grupo ya no tenía dueño, enseguida les cursó un fax con la propuesta. "Como teníamos otras, ni le respondimos. Y al final pasó un año. Las demás propuestas se cayeron y entonces decidimos contestarle. Era el peor momento del grupo; ya había pasado un año y medio de la grabación del disco, que seguía sin editarse. No nos podíamos ni ver. La respuesta de Rotten llegó inmediatamente, aunque el fax tenía unos diez renglones iniciales de insultos varios, entre los que «desconsiderados» era el más delicado. Al final, firmamos un contrato por dos discos." Repulse funciona hace años en España, con sede en Madrid. A pedido, distribuye su catálogo en toda Europa, Japón y los Estados Unidos.

Un explosivo cóctel de Fear Factory, Sepultura y aires góticos resume la música de Jesus Martyr. A pesar de que Sudamerican Porno fue grabado hace tiempo, suena moderno, oscuro y demoledor.

Una vez que Santiago y Martín, además de Bruno, Guillermo y Hugo (bajo, batería y teclados), tomaron la decisión de partir, Rotten se encargó de organizarles la gira mediante contactos y amigos. También debió costearles un pasaje, y de la manera menos ortodoxa: dólares en billetes llegaban dentro de las cartas destinadas a la banda. El tour llevó cuarenta y cinco días y paseó a Jesus Martyr por Suiza, Alemania, Lituania, Luxemburgo, España y Portugal, con un total de quince fechas que pudieron haber sido más. "Teníamos arregladas un par de presentaciones en Estonia y Letonia, pero por un problema de visado nos quedamos en la frontera", recuerda Santiago.

El cachet de 350 dólares por show les alcanzó para alquilar una trafic y afrontar los gastos indispensables, que no eran muchos. Según Martín, "la organización era perfecta. En general, los promotores arreglaban dónde íbamos a dormir: podía ser la casa de un amigo, de algún músico, y hasta un hotel. El único momento difícil fue en Holanda, donde nos ubicaron en una casa tomada, una noche que hacía un frío terrible".

Dentro de pocas semanas el grupo comenzará a grabar su segundo cd, que esta vez será totalmente costeado por Repulse. Con la salida del álbum pautada para fin de año, Jesus Martyr pretende repetir la experiencia en versión corregida y aumentada. "Queremos recibir el nuevo milenio en la ruta. Tenemos pensada una gira de varios meses que abarque Europa y también los Estados Unidos", ambiciona Santiago. El metal sudamericano ataca de nuevo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?