Suscriptor digital

Se encuentra grave la cantante Clara Oyuela

Un accidente le causó serias quemaduras
(0)
4 de abril de 2001  

La Nación recibió la información sobre un desgraciado accidente que sufrió el sábado, a las 13, la eminente cantante y pedagoga argentina Clara Oyuela, que en su domicilio y mientras se encontraba en la ducha, recibió una explosión de gas.

Se presume que la explosión se produjo como consecuencia de una mala conexión reciententemente efectuada en la zona, donde se instalaba el servicio de gas natural para reemplazar el uso de las garrafas.

La artista argentina, que en febrero cumplió 94 años y se encuentra en plena actividad como pedagoga, es considerada uno de los puntales más fecundos en el desarrollo del arte lírico en Chile. Se había radicado en Santiago en 1948, año en que contrajo matrimonio.

Familiares de Oyuela informaron que el fuego que se produjo de inmediato en el baño le provocó una quemadura generalizada en un 85% de su cuerpo, pero no en su rostro. Fue internada en un instituto especializado para quemados y desde el domingo hasta ayer se encontraba en estado desesperante, en terapia intensiva.

Para tener una idea de los quilates de Clara Oyuela y de su trayectoria, basta recordar sus actuaciones en Buenos Aires. El debut fue en un papel importante, el de Sofia en "Werther", de Massenet, que cantó junto a George Thill e Ilka Popova, con la dirección de Albert Wolff, en 1938.

Posteriormente, cantó en "Las bodas de Figaro", de Mozart, con la dirección de Fritz Busch, durante la temporada de 1943.

Al poco tiempo formó parte del elenco en una poco difundida "Le joungleur de Notre Dame", de Massenet, y fue la protagonista de "Les enfant et les sortileges", de Ravel, con la dirección de Albert Wolff.

El reconocimiento del maestro

El maestro Erich Kleiber sintió por ella gran estima, y cantó en numerosos funciones con su dirección. Entre otros papeles, como Susana en "Las bodas de Figaro", de Mozart.

En el repertorio francés, fue una destacada Melisande, junto a una gran figura como Jacques Jansen, y en 1947 fue distinguida para ser la protagonista del estreno en el Colón del oratorio escénico "Juana de Arco en la hoguera", de Arthur Honegger, con dirección de Erich Kleiber, que repitió al año siguiente con Clemens Kraus en el podio.

Para la Sociedad de Conciertos de Cámara fue Silvia en la exhumación mundial de "Ascanio in Alba", de Mozart, con dirección de Pedro Valenti Costa, acontecimiento artístico que da la medida de la significación que Buenos Aires tiene como centro mundial de la música.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?