Suscriptor digital

Yo también fui torturado

Por Félix Luna Para LA NACION
(0)
27 de marzo de 2004  

Yo también fui torturado. No en la ESMA sino en la comisaría de Boulogne.

No por marinos sino por policías. No me desaparecieron, pero me procesaron por atentar contra la seguridad del Estado. No había cometido atentados sino que me limité a repartir unos volantes en solidaridad con la huelga ferroviaria. No me encerraron en una dependencia militar sino en la cárcel de Olmos. Y esto no ocurrió durante el Proceso sino en 1951. en la primera presidencia de Perón.

Nunca se me ocurrió volver a esa comisaría. No invalidé el gobierno de Perón por haber sido picaneado durante su hegemonía. No necesité pasar esas jornadas de miedo y desamparo para refirmar mi fe en su sistema político que hiciera impensables tales aberraciones. Jamás supuse que me tenían que pedir perdón. No me transformé en gorila. Tampoco en mártir.

La experiencia por la que pasé no me deformó la visión y jamás pensé que todo lo malo estaba depositado en el régimen bajo cuyo amparo se cometieron estas sevicias.

En suma, la picana no marcó mi vida. Fue un episodio. Repudiable y tremendo, pero sólo fue eso, un episodio. Disculpen esta efusión. Me pareció que puede ser útil en estos días.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?