Ricardo Tapia (La Mississippi)

Ricardo tapia es el cantante de la mississippi, una banda que se inició interpretando los temas clásicos del repertorio blusero tradicional y que paulatinamente se fue animando a componer su propio material, intentando ensanchar los horizontes del género.
(0)
1 de junio de 1998  

¿Existe el blues argentino? ¿O existen argentinos que tocan blues?

Existen ambas cosas; una no anula la otra. Todo depende de si te lo querés tomar en serio o si simplemente querés tocarlo de una manera más liviana. Si te ponés a profundizar, vas a encontrarle una forma argentina. Esto no quiere decir que el blues sea argentino. Ni por casualidad.

¿En qué consiste la forma "argentina" de tocar blues?

Una vez estábamos en San Pablo con Ronnie Earl, y él me comentaba que no eran únicamente las letras lo que nos distingue, sino que tenemos una manera propia de tocar blues, difícil de definir, así como los japoneses tienen su modo de interpretar el tango. El blues es un género viajero; cada uno lo interpreta de una manera acorde con su cultura. Los que son más capaces de notarlo son los músicos norteamericanos.

¿Cuál fue tu primer encuentro con el blues?

No recuerdo un momento específico, un disco determinado que me haya aparecido como una revelación divina. Mi acercamiento al blues fue gradual. Primero conocí músicos de rock & roll tocando blues; después surgieron más datos sobre B. B. King y Muddy Waters, y luego escuché a Lightnin’ Hopkins, un intérprete de blues acústico que me gusta mucho. De a poco me fui interiorizando... En realidad, creo que todavía ni empecé. Hasta la popularización del CD en la Argentina, conocía a los músicos negros que habían sido invitados a grabar por músicos blancos, como los Rolling Stones o los hermanos (Johnny y Edgar) Winter. Y entre los músicos blancos creo que fue crucial descubrir a John Mayall y a los Bluesbreakers.

¿Cuál es el aporte central de La Mississippi al blues argentino?

La Mississippi aportó su trabajo en las letras. Y en lo musical, creo que es la más inquieta de las bandas argentinas de blues, la que más experimenta y mezcla estilos; nos metemos con el blues latino, con el Zydeco (una derivación del blues desarrollada en el sur norteamericano), tocamos con músicos uruguayos, tenemos un toque tanguero... Insisto: somos inquietos.

Con la versión de "Nocturno a mi barrio", de Troilo, ¿intentaron demostrar un parentesco entre el blues y el tango?

No. El poema de Pichuco y el ritmo acústico a la manera de John Lee Hooker que le pusimos comparten quizás un espíritu, una mística. No podemos forzar un parentesco. Musicalmente, el tango es mucho más complicado que el blues. Si existiera un parentesco, sería a partir de aquello que ambos mencionan en sus letras: el barrio, el trabajo, los problemas con las mujeres, imágenes evocadas en todas las músicas populares. En el blues y en el tango, esa evocación es parecida.

¿Cómo ves al blues, en el mundo y en la Argentina?

Nosotros estamos un poco desacompasados en relación con lo que está ocurriendo en el exterior. De la mano de gente como Robert Cray, Robben Ford o Ronnie Earl, el blues está metiéndose en otros lugares, está avanzando. Aquí, en la Argentina, hay muchos músicos chicos que siguen tocando. A diferencia del pop, en el que los artistas salen a matar o morir –o de otra forma no salen–, el blues se permite tener artistas pequeños, que subsisten con mayor o menor suerte. Por supuesto, el blues que se hace en la Argentina debería ser inscripto dentro del movimiento del rock nacional, porque salió de ahí cuando Manal empezó a bucear en la música negra. Y, bueno..., el blues argentino tuvo su momento de auge y ahora sigue buscando lugares donde tocar, continúa buscando espacios. Pero se los tiene que ganar, y el único modo de ganárselos es progresando.

¿Qué te parece el Eric Clapton de Pilgrim?

Clapton no es exactamente un músico de blues, sino un músico que aportó al blues su sonido y su modo de tocar la guitarra. Algunos de sus discos son básicos, como Eric Clapton Was Here. Y Pilgrim es el álbum de un tipo que tiene treinta años de carrera y decide hacer lo que se le canta. Todavía no lo escuché muy detalladamente, pero tiene algunos temas muy interesantes.

¿A cuál de los artistas de blues que aún no vinieron a la Argentina te gustaría ver?

Vinieron casi todos, incluido mi gran favorito Albert Collins, que murió poco tiempo después. No todos estaban en el mismo estado: algunos hicieron conciertos inolvidables y otros vinieron a llevarse la mosca. Creo que el único grande que me falta es John Lee Hooker. El problema es que ni loco se sube a un avión...

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios