El sindicato de actores echó a Elena Cruz y a Fernando Siro

(0)
6 de abril de 2001  

La Asociación Argentina de Actores (AAA) resolvió anteayer la expulsión de sus miembros Elena Cruz y Fernando Siro, que el 24 de marzo último encabezaron un grupo de personas que vivaron al ex general y presidente de facto Jorge Rafael Videla, frente a su domicilio.

Cruz y Siro actúan políticamente en Acción por la República, aunque el partido de Domingo Cavallo los marginó de hecho cuando la actriz defendió la represión antisubversiva del último gobierno militar. El gremio resolvió la drástica medida al convocar a una asamblea general extraordinaria, según un comunicado difundido ayer.

"El 24 de marzo último tomó estado público la actitud asumida por los actores Elena Cruz y Fernando Siro, quienes concurrieron a saludar y homenajear al dictador Jorge Rafael Videla, responsable del más sangriento régimen de opresión que haya sufrido la Argentina", dijo Actores.

La institución responsabilizó al gobierno militar de "la supresión de todas las libertades civiles, políticas y públicas, entre ellas la libertad sindical y de opinión y de expresión intelectual y artística".

Unanimidad

El consejo integral del sindicato, según explica la resolución, expresó "su más enérgica repulsa" y convocó a asamblea extraordinaria.

En un comunicado de la entidad se informó que los presentes en la asamblea, setenta actores, aprobaron la expulsión casi por unanimidad. A ellos se sumó un numeroso caudal de asociados que por compromisos laborales no asistieron, pero posteriormente refrendaron con su firma o vía correo electrónico lo resuelto en la asamblea. Sólo dos miembros, cuyos nombres se mantienen en reserva, resolvieron abstenerse.

Es la primera vez que el sindicato de actores toma una decisión de tal envergadura.

Susana Salerno, de la oficina de prensa, aclaró que "no se trata de una persecución ideológica, porque cada persona tiene derecho de expresar su opinión. Este caso se constituye en delito, porque Siro y Cruz respaldaron la gestión de un genocida castigado por la Justicia".

El reglamento del gremio ofrece a los sancionados la oportunidad de defenderse en la asamblea, derecho del que Cruz y Siro no hicieron uso, al no asistir. Esta medida es terminante y sólo se puede rever por pedido de los afectados en una nueva asamblea.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios