Suscriptor digital

Aprobó la ONU una condena a Cuba

La Comisión de Derechos Humanos adoptó la resolución por sólo un voto de diferencia, con 22 países a favor y 21 en contra
(0)
16 de abril de 2004  

GINEBRA.- La Comisión de Derechos Humanos de la ONU aprobó ayer por el estrecho margen de un voto una resolución que condena a Cuba por violaciones de derechos humanos e insta al gobierno de La Habana a garantizar la libertad de expresión y a que acepte la visita de un observador internacional.

La resolución -adoptada tras el voto de 22 países a favor, 21 en contra y diez abstenciones- dice que Cuba "debe abstenerse de tomar medidas que puedan poner en peligro los derechos fundamentales de sus ciudadanos como el derecho a la libre expresión y el derecho a tener un proceso legal justo".

La resolución, presentada por Honduras con el aval de los Estados Unidos, agregó que "deplora los acontecimientos ocurridos el año pasado en Cuba", en una mención a la condena de 75 disidentes a penas de prisión que oscilan entre 6 y 28 años, por acusaciones de colaborar con Washington para socavar el sistema socialista cubano. Fue la primera mención oficial de la ONU sobre los opositores presos en la isla, encarcelados en la peor ola represiva contra la oposición interna en casi dos décadas.

En La Habana, el canciller Felipe Pérez Roque calificó la resolución de "un verdadero fracaso para Estados Unidos, una victoria pírrica tras un enorme desgaste que incluyó la participación personal del presidente Bush. Ridículo resultado que no podrá ser jamás presentado como una condena contra Cuba".

La resolución fue considerada por algunos disidentes y organizaciones no gubernamentales demasiado suave ante la ola de detenciones registrada hace un año en Cuba, además de las ejecuciones de tres hombres que robaron un transbordador para exiliarse. El documento insta a La Habana a que acepte una visita de la experta de las Naciones Unidas en derechos humanos en ese país, la francesa Christine Chanet, pero Cuba ya anunció que este año tampoco la recibirá.

Incluida la de ayer, en 13 de las 14 oportunidades en que se votó sobre Cuba la Comisión de Derechos Humanos condenó la situación en la isla. La excepción fue 1998.

Las críticas contra Washington de Pérez Roque en La Habana se tradujeron en Ginebra en la presentación de una resolución de condena a los Estados Unidos por la situación de los presos en la base de Guantánamo.

Los votos latinoamericanos

La situación de los derechos humanos en Cuba es analizada regularmente en la reunión de la comisión de Ginebra. El gobierno cubano está indignado porque las resoluciones de años recientes han sido presentadas por países latinoamericanos a los que acusa de ser "lacayos de Washington".

En América latina, además de Honduras, apoyaron la resolución otros seis países: Chile, Costa Rica, la República Dominicana, México, Guatemala y Perú. Se abstuvieron la Argentina, Brasil y Paraguay.

El voto de condena de la mayoría de los países de América latina fue celebrado por los Estados Unidos. "Agradecemos que tantas democracias latinoamericanas asumieran el liderazgo global en las cuestiones de los derechos humanos", declaró el vocero del Departamento de Estado, Richard Boucher.

Excepto Paraguay, la República Dominicana y Honduras, que el año pasado no formaban parte de la comisión, todos los países latinoamericanos repitieron su voto de 2003.

Tal como había anticipado más de tres meses atrás, el gobierno argentino se abstuvo ayer de condenar a Cuba, gesto que generó "palabras de reconocimiento" de parte del gobierno de Fidel Castro. Kirchner decidió continuar con la posición abstencionista adoptada por el ex presidente Eduardo Duhalde el año pasado.

Ayer el canciller Rafael Bielsa defendió la abstención del país al señalar que no tenía "nada que ver con hacerle un favor a Cuba", sino que en el gobierno estaban "convencidos" de que una condena "no contribuiría a mejorar materialmente los derechos humanos" en La Habana. Incluso fue más allá y aseguró que Cuba "no es el único país de América que no respeta los derechos humanos".

Entre el resto de los miembros de la comisión, Rusia, China, la India, Paquistán y la mayoría de los países africanos votaron en contra.

Irlanda, en nombre de la Unión Europea (UE) y sus futuros miembros, se pronunció a favor de la resolución, al igual que Australia y Japón.

Por otro lado, horas antes de que se votara la resolución de condena, las autoridades cubanas excarcelaron al disidente Julio Valdés Guevara, de 52 años, uno de los 75 activistas condenados el año pasado. Valdés Guevara, que cumple una pena de 20 años de prisión, fue excarcelado porque sufre de una insuficiencia renal grave y necesita un trasplante de riñón.

La disidencia cubana recibió con satisfacción y mesura la resolución de Ginebra, y los grupos anticastristas cubanos de Miami la festejaron.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?