Suscriptor digital

Opera con humor en el teatro Lola Membrives

Esta noche subirá a escena "El barbero de Sevilla"
(0)
19 de abril de 2004  

Después de hacerlo en los teatros Colón y Avenida, la ópera intenta desembarcar en plena avenida Corrientes. El teatro Lola Membrives (Corrientes 1280) le abre sus puertas a la Pequeña Compañía de Opera Cómica (Peco o Peco) para que, en las noches de lunes y martes -tradicional receso para las producciones teatrales-, permita disfrutar las creaciones bufas de autores como Mozart, Rossini y Donizetti, en la avenida más tradicional de Buenos Aires.

La apertura será hoy, con una producción de "El barbero de Sevilla" que permanecerá en cartel durante 10 semanas, todos los lunes y martes, a las 20 (con entradas de entre 15 y 30 pesos). Peco o Peco promete tres títulos más para el resto del año.

La ópera de Rossini contará con dirección musical de Dante Ranieri, régie de Carlos Alberto Branca y un doble reparto encabezado por Fernando Núñez/Leonardo Estévez (Figaro), Mariana Mera/Celina Torres (Rosina), Gabriel Centeno/Eduardo Ayas (Lindoro), Alejandro de la Torre/Alberto Jáuregui Lorda (Bartolo) y Edgardo Zecca (Basilio).

La Pequeña Compañía nació en el convulsionado fin de 2001, en torno de Dante Ranieri, reconocido maestro de repertorio, con quien los cantantes acordaron centrar sus esfuerzos en el mundo de la ópera bufa. Primero comenzaron con versiones al piano y, ya el año último, pasaron a las producciones completas, con orquesta y puesta en escena, en el Margarita Xirgu.

Ahora los espera el desafío de hacer del Lola Membrives -una sala con capacidad para más de mil espectadores- un nuevo polo para la ópera.

Buena acústica

Por lo pronto, varios de los participantes en esta producción de "El barbero de Sevilla", reunidos por LA NACION, coinciden en elogiar la buena acústica de la sala, construida con el tradicional modelo italiano en herradura, que (un dato clave) posee un foso para la orquesta. El tenor Eduardo Ayas, el integrante vocal más experimentado de la compañía, comenta al respecto: "Es un teatro que no conocía y me encontré con un lugar bellísimo y de una acústica increíble. No es fácil encontrar lugares para hacer ópera de este tipo, porque incluso algunos que fueron pensados para la música sufrieron modificaciones que desmejoraron su calidad acústica".

Alejandro de la Torre, barítono devenido uno de los productores de Peco o Peco, cuenta que fue Lorenzo Spadone (dueño del Lola Membrives) quien les hizo el convite: "Se manejó incluso la posibilidad de ir a Mar del Plata, en el verano pasado, pero se decidió comenzar primero en Buenos Aires. La idea de Spadone es generar otro polo alternativo para la lírica. Y le gustó nuestro perfil, ya que nos focalizamos en la ópera cómica con una puesta innovadora. De hecho, esta sala se llamaba anteriormente Teatro Cómico".

Las luces de Corrientes y su circulación le permiten esperanzarse con sumar públicos: "El de ópera que está atento a este tipo de propuestas más el que puede valorar lo teatral y encontrarse luego con lo musical".

En este sentido, Leonardo Estévez, que encarnará el papel del famoso barbero, subraya que no por renovar el aspecto escénico se piensa renunciar a la calidad musical de la ópera: "No vamos a dejar de hacer la ópera musicalmente correcta. Por eso está dirigida por Ranieri. La puesta puede estar cerca de Corrientes y su tradición de teatro con humor, pero la música es la de Rossini, sin alteraciones". "No, no va a haber plumas", acota, entre risas, Eduardo Ayas, el más experimentado integrante de la troupe.

Dante Ranieri amplía la información musical para los operómanos: "Hacemos obras de repertorio que se hacen como dijo Estévez, siguiendo la tradición musical. «El barbero...» lo hacemos con los cortes y los ornamentos tradicionales. La puesta escénica es distinta, pero no sacrifica la vocalidad".

Debido a la contigüidad de las funciones, en este caso es lógico que se utilice un doble elenco. Esto permitirá para los fanáticos contar con un aditamento para la comparación, en materia de qué registros elegir para los papeles principales. Como comenta Ranieri: "Vamos con dos elencos muy distintos. En una versión tenemos a la Rosina original como contralto, y en el otro como soprano ligera. Esto, sumado a las cualidades específicas de cada voz, hará que las versiones sean un poco diversas en cuanto a tempi, seguramente".

Música y humor

Para ayudar al humor de esta "comedia de enredos" del siglo XIX habrá un sistema de sobretitulado. Según Estévez, además, para lograr despertar la risa en el público "el truco es que tenés que estar convencido, cuando cantás y contás la historia. A mí me interesa mucho el feedback con el público, trato de que la gente se interese y se divierta. El público participa con la risa y contagia. Arriba del escenario también nos reímos".

Eduardo Ayas, que tuvo que cantar "El barbero..." de emergencia en la recordada y polémica puesta de Hugo de Ana en el Colón, se lamenta: "Creo que en esta época, lo escénico a veces obliga a sacrificar lo vocal."

Con la música como bandera y el humor como gancho, Peco o Peco promete, si el público los acompaña, ópera bufa en el Lola Membrives todo el año, con las producciones de "Don Pasquale", "Così fan tutte" y "La italiana en Argel".

"Para esto es esencial la respuesta del público. Hacer funciones lunes y martes tiene dos ventajas para nosotros: una es que no hay competencia teatral, y la otra es que los instrumentistas de la orquesta, en general, no tienen conflicto de funciones esos días. También puede convocar al turismo que pasa por Buenos Aires uno o dos días", concluye De la Torre.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?