Córdoba vivó el traslado de la casa que gira 360°

Pesa 140 toneladas y la mudaron ayer de un barrio a otro
(0)
23 de abril de 2004  

CORDOBA.- Trasladar una casa de material de 140 toneladas de peso, con todas sus paredes, techos y aberturas, y lograr que llegue intacta a su destino final es un desafío sin precedentes en la Argentina. Tal vez por eso miles de vecinos, periodistas, fotógrafos aficionados y hasta turistas ayer se movilizaron para presenciar la mudanza de la célebre casa giratoria desde la esquina de Paraná y San Lorenzo, en el barrio de Nueva Córdoba, hasta el Museo de la Industria, en General Paz.

Como si fuera una procesión, miles de personas caminaron a lo largo de las 26 cuadras de trayecto, acompañando al chalet que se desplazó a paso muy lento por las calles de la ciudad, transportado sobre un vehículo especial de 128 ruedas y equipado con amortiguadores hidráulicos y computarizados, necesarios para equilibrar semejante carga y sortear todos los baches.

Después de varias postergaciones, el gigantesco operativo comenzó ayer a las 11.15 y continuaba al cierre de esta edición. Ante cada obstáculo -árboles, semáforos, cables del tendido eléctrico- fue necesario detener la marcha, analizar la situación en detalle y poner en movimiento a las diversas cuadrillas de operarios y policías que trabajaron con extraordinaria coordinación.

Graciela Iturriaga, una vecina de Nueva Córdoba que siempre vivió cerca de la casa giratoria, llegó a la mañana y anoche seguía caminando entre la multitud. "Esto es fantástico, realmente muy emocionante", dijo a LA NACION. "Esta vivienda era un símbolo del barrio y ahora la acompañamos en su tramo final."

La casona fue construida en 1951 por el inmigrante sirio Abdón Sahade, que no era ingeniero ni arquitecto, pero sí un apasionado por los proyectos faraónicos, cuya intención era hacer "algo grandioso para Córdoba". El resultado: una casa de 180 metros cubiertos, sostenida sobre un mecanismo que le permitía girar 360 grados y capaz de recibir la luz solar durante todo el día.

Atacada por la modernidad

Semejante extravagancia la convirtió en un atractivo arquitectónico, por lo que integra la larga lista de inmuebles del Patrimonio Cultural de Córdoba. Sin embargo, hace un par de años, los herederos de Sahade decidieron construir en el predio dos modernos edificios de 68 metros de altura y consideraron la posibilidad de demolerla.

Eso derivó en una polémica entre especialistas en patrimonio, urbanistas, funcionarios y descendientes del constructor. Finalmente, los herederos decidieron preservarla donándola al Museo de la Industria y haciéndose cargo de los gastos del desmontaje y el traslado.

Las tareas de adecuación comenzaron hace dos meses, con el reforzamiento de las bases, las paredes y los techos mediante bastidores abulonados y el retiro de dos tanques de agua y la cubierta piramidal que coronaba el techo circular.

El día previsto para concretar la mudanza era el domingo último, pero una serie de problemas técnicos, y después la lluvia, demoraron el traslado. La incertidumbre se prolongó incluso hasta ayer a última hora, cuando se registraron los momentos más difíciles. En la esquina de las calles Ibarbalz y Félix Frías, por ejemplo, hubo que detener la marcha y hacer enormes maniobras para avanzar por una calzada angosta y con un giro muy cerrado.

Pero la óptima coordinación de todas las personas que intervinieron, sumada a la maestría del conductor Alberto Diale -permanentemente conectado mediante un handy con el resto del equipo-, más el aliento de los vecinos lograron que la casa llegara a buen puerto. Al cierre de esta edición, el chalet estaba a muy poquitos metros de su destino final.

En breve comenzarán las tareas de instalación y reconstrucción del mecanismo giratorio. La intención es que los visitantes puedan disfrutar de la casa en movimiento, como la concibió su constructor. Para dar una vuelta completa sobre sí misma, la casa demora 55 minutos. Y ahora se sabe que para recorrer 26 cuadras, demanda doce horas o más.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?