Suscriptor digital

México pedirá integrarse al Mercosur como Estado asociado

Con ese objetivo, el presidente Fox vendrá a Buenos Aires el 7 de julio próximo
Alejandro Rebossio
(0)
30 de mayo de 2004  

GUADALAJARA.- El presidente de México, Vicente Fox, confirmó anteayer a su par brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, que su país pedirá el ingreso formal al Mercosur como Estado asociado en la próxima cumbre del bloque, el 7 de julio en Buenos Aires. El mismo viajará para hacerlo.

Para obtener esa categoría se requiere firmar un acuerdo de libre comercio con la unión aduanera constituida por los cuatro miembros plenos, la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, pero no se necesita formar parte de ella. Si el pedido se aprueba, lo que se da por descontado, debería comenzar la negociación comercial.

Ya existe un acuerdo marco entre México y el Mercosur, a partir del cual cada país del bloque negoció reducciones de aranceles a la importación en una cantidad de productos. La idea es profundizar ese convenio.

La condición de Estado asociado le permitiría a México participar como observador de las cumbres del bloque. Es lo que sucede desde hace años con Chile y Bolivia. Perú se sumó con esa categoría en diciembre pasado, y en la cita de Buenos Aires harán lo propio Colombia, Ecuador y Venezuela.

"El ingreso a este mecanismo nos permitirá movilizar a América latina al progreso y a la promoción de metas sociales y formación de capital humano", destacó Fox a Lula, en un mensaje de contenido no sólo económico, sino político.

Mientras México busca esta nueva alianza, las negociaciones del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) están estancadas y Estados Unidos busca firmar acuerdos bilaterales, excepto con el Mercosur. Anteayer firmó el Tratado de Libre Comercio con América Central (Cafta, por su sigla en inglés), que incluye a Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Honduras, Costa Rica y República Dominicana.

El ministro de Economía, Roberto Lavagna, se reunió anteayer en Guadalajara con su par mexicano, Fernando Canales, y hablaron sobre la ampliación del acuerdo comercial entre ambos países. Canales sacó del bolsillo un disquete y le dijo: "Acá está la lista de nuestra oferta [para el acuerdo]". "Esperemos que el lunes, en Buenos Aires, lo podamos abrir", bromeó Lavagna, que ayer por la mañana regresó al país junto con la delegación argentina.

Aceptación

Sobre cuál será la respuesta del bloque sudamericano a la propuesta de México, Canales, dijo ayer aquí: "Por las conversaciones informales que tuvimos, todos manifestaron su aceptación". Agregó el funcionario: "Hay un enorme interés en estrechar más nuestra relación en aras de una estrategia de diversificación de nuestro comercio exterior. Es muy importante el comercio con Estados Unidos y Canadá [con los que México ya forma el Nafta], pero queremos incrementarlo también con otros tres bloques: Europa, Asia -a través de Japón- y América latina, a través del Mercosur".

Para una instancia superior, como lo sería una integración plena, todavía quedan algunos escollos. El canciller de México, Luis Ernesto Derbez, señaló ayer aquí: "Para poder integrarnos económicamente con el Mercosur, tendría que aceptar nuestros estándares, que son muchos más ambiciosos que los de ellos".

Según el ministro, "el proceso de integración del Mercosur todavía está sujeto a una gran cantidad de trabas. Los aranceles comunes hacia el exterior son muy superiores a los que tenemos nosotros". Por lo tanto, para ser socio pleno del bloque, "o México sube sus aranceles, y por lo tanto regresa al proteccionismo, o el Mercosur acepta el concepto de que la globalización verdaderamente es buena, baja los aranceles y baja muchas de las trabas que existen", dijo Derbez.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?