Sáenz Peña, donde late el corazón salvaje del Chaco

Un zoológico que recupera, preserva y muestra la fauna local
(0)
6 de junio de 2004  

SAENZ PEÑA.- En la gran región del Chaco Americano la naturaleza es una fiesta. Con sus sectores bien marcados, que van del clima húmedo hasta el definitivamente árido, Chaco, Formosa, Salta y Santiago del Estero poseen fauna y flora bien características que sorprenden por su colorido y diversidad.

Partiendo del Este, desde los ríos Paraguay y Paraná, y yendo hacia el centro del país, la selva en galería va dejando espacio a esteros y bañados, y luego a grandes extensiones de sabana con palmeras de gran porte.

Finalmente aparecen los enormes ejemplares de quebracho blanco y colorado, urunday, palo santo y tantas variedades de madera nativa que se destacan por su dureza y adaptación al clima hostil.

Este inmenso jardín de recursos incomparables fue habitado desde tiempos inmemoriales por una gran cantidad de animales que los primitivos pobladores supieron aprovechar para alimentación y vestido. Pero cuando comenzó el desmonte y la explotación agropecuaria, muchas variedades de la fauna nativa fueron presa de la caza indiscriminada y las que no desaparecieron huyeron hacia regiones más ocultas.

Hoy, es difícil cruzarse con un guazuncho, un aguará guazú, un tapir, un ñandú, un loro hablador, un mono aullador y, mucho menos, un tatú carreta o un yaguareté.

Pero a veces es posible encontrarse alguno de ellos en reservas como el Parque Nacional Chaco, 100 kilómetros al oeste de Resistencia, y otras perdidos en el monte y los esteros acechados por cazadores furtivos y ladrones de fauna que los comercializan por todo el país.

Sueño cumplido

El Complejo Ecológico Municipal -o Zoo de Sáenz Peña, como se lo conoce habitualmente- es una respuesta a esta realidad que surgió casi por casualidad, desde una iniciativa municipal y el sueño de un hombre comprometido. Era el 17 de junio de 1977 cuando el ingeniero agrónomo Jorge García llegó por primera vez al Vivero Municipal de Roque Saénz Peña para hacerse cargo de su dirección. Con gran esfuerzo fue organizando las 25 hectáreas con que contaba y, de pronto, como una forma de entretener a los visitantes, se le ocurrió llamar la atención de la gente con un par de patos y tortugas. La suerte quiso que las autoridades de la capital de la provincia le cedieran en préstamo los animales de un minizoológico ubicado, un poco a la deriva, en la rotonda de entrada al aeropuerto de la ciudad. Con ayuda de la población de Sáenz Peña se consiguieron jaulas y repararon alambres hasta que llegó el día del traslado, y no sin dificultad, García fue llevando coatíes, zorros, pecaríes, carpinchos, hurones y diversos ejemplares de fauna nativa que fueron la primera población que tuvo su improvisado zoológico. Pero la gente se entusiasmó. Poco a poco comenzaron a llegar donaciones y hasta animales heridos que los pobladores rescataban, y así, lo que en principio fue un pequeño zoológico, se fue convirtiendo en un centro de recuperación de fauna y finalmente en un complejo para la preservación y el conocimiento de los animales de este sector del Chaco Americano.

Es sorprendente ver cómo, con mucha dedicación y cuidado, diversos ejemplares son curados y recuperados para la naturaleza. Se calcula que en sus 25 años han sido devueltos a su hábitat natural unos 6000 animales, entre los cuales se cuentan varios cóndores que hoy vuelan en libertad desde Venezuela hasta la Patagonia.

Datos útiles

Cómo llegar

Por ruta nacional 95, a 800 metros del cruce con la ruta nacional 16, 157 kilómetros al oeste de Resistencia.

Actividad

El Complejo Zoológico Municipal de Presidencia Roque Sáenz Peña se sostiene con aportes del municipio, el gobierno provincial y una cooperativa que administra los fondos surgidos de la entrada (un peso) y otras excursiones. Se puede organizar campamentos educativos. Informes: (03732) 429660, cemsp@arnet.com.ar

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios