El crimen tiene rating

Tres programas de TV muestran con crudeza diversos casos policiales y logran la adhesión del público
(0)
8 de junio de 2004  

En televisión, el crimen paga. "Asista al funeral de un pibe chorro y sienta el dolor de una madre desesperada", mire "la fatídica noche en donde la intolerancia dio con el joven cartonero que no llegó a conocer a su hijo que nació después de su muerte", presencie "la pelea de una mujer que defiende con gritos y piñas a su hijo, que cometió un robo, para evitar que la policía lo detenga". Pase y vea. "Código penal", "Policías en acción" e "Historias prestadas" les dan cámara a sus protagonistas a cambio de un buen número de rating, para que el pobre espectador se asuste y vea en 20 pulgadas lo que ocurre en el costado más violento de las calles.

La apuesta por el morbo no es un invento argentino. En los Estados Unidos, la señal Reality TV (que llega a Europa, Africa, América latina, India, China y resto de Asia) tiene una serie de programas en los que presta su cámara a "El mundo de la policía", "La noche del crimen", y otros del mismo tenor.

La versión local que más se acerca a esta propuesta es "Policía en acción", el docu-reality que produce Endemol y que ahora se ve los miércoles, a las 22.30, por Canal 13.

El ciclo nació con el título "Policía bonaerense", pero "la necesidad de ampliar el radio de la cámara" hizo que los productores le cambiaran el nombre y que ahora viajen al interior en busca de nuevas historias de hombres uniformados, según explicaron en Endemol.

Lo cierto es que el ciclo -salido de una sección de "Kaos en la ciudad"- se propone mostrar, desde adentro, el accionar de la policía. Como "E 24" lo hizo con los médicos del Hospital Fernández o "30 segundos", desde ayer en Telefé, lo hace con los bomberos, la cámara de Endemol está al servicio de la institución policial. A ellos siguen y a ellos retratan en este programa que empezó como un especial del 1° y 2 de enero y, gracias al impresionante rating, se convirtió en una entrega semanal. Ahora, en su horario de los miércoles, hace un promedio de 15 puntos.

El ciclo acompañó primero a la policía en sus clásicos procedimientos, para derivar más tarde en un retrato "humano" de los hombres y mujeres que trabajan en esa fuerza. Fueron de shopping con las mujeres de la institución y hasta pusieron en pantalla el casamiento de una pareja de policías que se conoció trabajando.

Rubén Vivero, director de contenidos de Endemol, admite que el morbo es una parte importante del interés por este ciclo. Pero tiene una explicación más: "La policía permite acceder a un montón de historias, de casas, de situaciones. La policía obviamente tiene su parte buena y su parte mala. El programa no intenta desbancar la cúpula de la policía, porque si no seríamos ´Telenoche investiga´. Y ´Policías en acción´, más que un reality es un programa que se acerca al costumbrismo porque refleja historias del conurbano y de la gente común, por medio de la policía. Nosotros entendemos las limitaciones que implica trabajar con ellos, pero gracias a eso podemos acceder a otras historias. Este interés antropológico y documental, que surgió en ´Kaos´ y continúa en ´Policías en acción´, justificaba mucho el hecho de acompañar a la policía para acceder a otras historias. Yo sé que jamás vamos a ver una coima, pero si alguna persona cuestiona a la policía o habla mal de ellos, eso queda en el programa. No es un programa ingenuo. Pero hay que saber mirarlo." Y Mariano Chihade, director artístico de Endemol, agrega: "No usamos la cámara para ser jueces de la conducta policíaca. La usamos para contar historias".

Más allá de la intención, ambos son conscientes del morbo que puede despertar ver un accidente, una pelea callejera o un procedimiento policial. "El morbo que despierta el programa funciona igual que cuando vas a tu casa en el auto y empezás a andar más despacio porque hubo un accidente. Uno va más despacio porque quiere ver lo que está pasando. Bueno, nosotros, con las cámaras, podemos mostrar unos minutos más. Y así, también mostramos a la sociedad", dice Vivero.

La misma productora es responsable de "Código penal", el ciclo que conducen Rolando Graña, Facundo Pastor y Martín Ciccioli, por América, los martes, a las 22.

El programa periodístico va un poco más allá de la marginalidad que visitan ciclos como "Ser urbano", y "Puntodoc". Es que, por definición, "Código penal" pone el acento en las historias de asesinos a sueldo, narcotraficantes o ladrones, mientras que los otros ciclos abren el panorama un poco más. En "Código...", en cambio, lo normal es ver una entrevista, como la que le hizo Pastor a Joel Aedo Rivero, un hombre que cumple condena por haber violado y asesinado a su nieta de 6 años. O la que hizo Graña a un asesino que confesó que cobraba 20 mil dólares para matar a alguien. Chihade sostiene que "este ciclo es más bien una segmentación dentro de las propuestas periodísticas. Los informes de ´Código...´ son hijos, o parientes de los de ´Kaos´ o de ´Ser urbano´".

Puede ser. En todo caso, ahora Canal 7 acaba de sumarse a la fiebre de los policiales con un "homenaje a Fabián Polosecki" bien titulado "Historias prestadas", que se ve los martes, a las 22. Más allá de lo logrado -o no- que esté el homenaje, el conductor intenta mostrar también esa cara oscura de la realidad, con "los secuestros a la gorra" o la historia de Ezequiel Demonty.

Por rating, "interés antropológico" o morbo, lo cierto es que las historias policiales de la vida real se robaron su lugar en la grilla.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios