Suscriptor digital

Cúpula del Teatro Colón / Cómo ver la obra

En el año del décimo aniversario del fallecimiento de Raúl Soldi, una invitación a recordarlo de manera especial: visitar el magnífico edificio del primer coliseo argentino y detenerse a mirar las telas que el artista realizó a mediados de los 60
(0)
13 de junio de 2004  

Uno de los edificios más emblemáticos de la Argentina es, sin ninguna duda, el Teatro Colón, inaugurado el 25 de mayo de 1908. En aquella oportunidad se le habían encargado a un decorador francés, Marcel Jambon, las pinturas del teatro, ya que él había realizado las de la Opera de París y de los teatros de la Comedia, el Odeón y los más famosos recintos en Francia.

En 1934, durante los festejos del carnaval que se realizaron en el Teatro Colón (en los que participó Raúl Soldi con unas figuras realizadas en aluminio), se arruinaron las pinturas. Eso ocurrió porque se colocaron barras de hielo para refrigerar la sala. Al derretirse, estropearon las pinturas de Jambon. Por lo tanto, al poco tiempo la obra del francés debió ser retirada y la cúpula del Colón quedó "desnuda", como solía manifestar Manuel Mujica Lainez.

En septiembre de 1964 se presentaron las pinturas hechas por Marc Chagall para la Opera de París, con la intención de reemplazar las antiguamente realizadas por Jambon. Eso motivó una campaña para que Raúl Soldi pintara los 320 metros cuadrados de la cúpula de nuestro mayor coliseo. Soldi realizó el trabajo sin cobrar absolutamente nada y jamás tuvo, por parte de la municipalidad o del teatro, la gentileza de tener un palco o unas plateas a su nombre.

En el verano de 1966, durante 41 días, trabajó desde las siete de la mañana hasta las seis de la tarde en el Teatro General San Martín, en la avenida Corrientes. Lo hacía en el piso 11º, ya que era en el único lugar donde se podían desplegar telas de gran tamaño.

La cúpula está realizada en 16 telas que fueron luego pegadas por Soldi y sus ayudantes en la cúpula del Colón. Para lograrlo, se tuvo que armar un gran andamio, de 30 metros de altura. Durante semanas se fueron pegando y retocando las telas. Raúl siempre recordó: "Fueron las semanas más agotadoras y, también, las más felices de mi vida", ya que escuchaba los ensayos de las orquestas y los cantantes mientras trabajaba en las alturas.

La cúpula fue presentada el 25 de mayo de 1966. Se presentó un ballet en el que el vestuario y los personajes eran los mismos de la cúpula. En razón de la perspectiva, las 51 figuras que se encuentran plasmadas en la cúpula tienen diferentes medidas. La más chica mide 1,20 m y la más grande, 3,5 m. El diámetro es de 21 metros.

Allí pueden verse representados los instrumentos musicales, un conjunto de músicos ejecutando sus propios instrumentos y un grupo de actores intercambiando máscaras representativas de la comedia y el drama.

El gran mérito del genial y querido Soldi es haber realizado un trabajo que logra integrarse perfectamente en el teatro que lo cobija.

Coordinación: Alicia de Arteaga - aarteaga@lanacion.com.ar

Raúl Soldi (1905-1994)

Desarrolló una pintura figurativa de tono introspectivo. Por eso, se lo suele considerar un neorromántico. Se destacan sus retratos de adolescentes de aspecto soñador y angelical. Hizo también trabajos muralistas, como los de la capilla Santa Ana en Glew, la Galería Santa Fe y el que se presenta en esta página

Datos útiles

  • Año: 1966
  • Técnica: óleo sobre tela
  • Medidas: 21 metros de diámetro
  • Dónde encontrarlo: Teatro Colón, Cerrito 618. Visitas guiadas: 4378-7132; visitas@teatrocolon.org.ar , www.teatrocolon.org.ar
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?