Argentinos y vanguardistas

El compositor Oscar Edelstein hace historia con la primera grabación en SACD
(0)
27 de junio de 2004  

Si hay un lugar donde la idea de arte de vanguardia conserva su temperatura histórica es en su encuentro con la tecnología. Allí lo nuevo es un horizonte siempre renovado, que permite mantener la aventura y la experimentación en la creación.

Si bien el desarrollo tecnológico es un asunto de la gran industria, sus herramientas son utilizadas con avidez y vuelo propio por artistas de diversas disciplinas. Y en ocasiones terminan por hacerla florecer antes que una industria como, por ejemplo, la discográfica.

Es el caso del compositor argentino Oscar Edelstein, quien en forma independiente se convirtió en el primer músico de América latina en grabar su obra en el novísimo formato Super Audio Compact Disc (SACD) y el primero en el planeta en utilizar el formato 5.1 en forma exhaustiva.

Este nuevo soporte aprovecha la capacidad de los DVD, pero con un sistema de codificación de la señal acústica que dejará obsoleto el estándar logrado por los CD. Y, más importante aún para la propuesta estética de Edelstein, permite grabar su música en un formato surround (como el de los cines), de seis canales reales (el 5.1).

Del cine a la música

El nuevo SACD es un formato desarrollado por dos monstruos de la industria del entretenimiento, Sony y Philips, que están compitiendo con el DVD-Audio para ser el nuevo estándar de audio. El nivel de audio del SACD es superior al de los DVD, que comprimen la señal, tal vez como consecuencia de que originariamente era parte de la banda de audio del cine.

Puede parecer una maraña de siglas, pero la tendencia parece dirigirse hacia la conformación de un nuevo centro musical, el Home Theatre, que nació como formato digital para el cine hogareño, aunque los reproductores pueden "leer" estos formatos y muchos más.

Que Edelstein está haciendo punta en la materia lo prueba el hecho de que no es nada sencillo escuchar su obra "Teoría sagrada del espacio acústico", interpretada por el Ensamble Nacional del Sur (ENS), en su versión 5.1 (nombre técnico del sistema "surround"). Los reproductores específicos de SACD son todavía costosos, mientras que los lectores "universales", recién están entrando en el mercado argentino.

"Habíamos pensado hacer la presentación formal del SACD en una sala de cine, que tiene el sistema para pasarlo en seis canales. Pero nos decidimos por La Trastienda, porque allí tendremos tiempo de testear los equipos que llevaremos nosotros mismos", comenta el compositor.

Tratándose de un producto que todavía no es masivo, el SACD puede ser leído en las compacteras tradicionales, claro que en el "viejo" formato estéreo de dos canales. Por eso, LA NACION se encontró con Edelstein en una casa de audio especializado (Wullich y asociados) para poder escuchar en toda su dimensión este trabajo pionero.

"Teoría sagrada del espacio acústico" es la obra de poco más de una hora de duración que el ENS estrenó en vivo en 2000. En esta versión sorprende la claridad y calidad acústica con la que se escuchan tramas sonoras de altísima complejidad distribuidas alrededor del oyente.

El ENS es un grupo de instrumentistas compositores surgidos de la carrera de composición con medios electroacústicos de la Universidad Nacional de Quilmes, donde Edelstein dicta clases y dirige un proyecto de investigación que tiene a la espacialización del sonido como uno de sus ejes principales.

"Vengo trabajando en cuadrafonía desde hace casi 20 años. Lo mío no es querer ser pionero es algo que ocurrió. Y me fue muy difícil saber que existía este formato y no grabarlo", dice el compositor nacido en Entre Ríos.

El camino al SACD fue largo y complejo. Se grabó en un estudio de Buenos Aires; fue masterizado en Zen Records de Brasil; luego viajó a Sono Press de Alemania para la fabricación y regresó al país para ser editado por la UNQ. "Pasó un año largo; fue realmente difícil la producción, pero valió la pena. Es una de las pocas veces en mi vida en la que algo es mejor de lo que pensaba", asegura Edelstein.

-¿El formato SACD es igual que el DVD?

-El DVD utilizado por el cine comprime el audio. El SACD combina lo mejor de la grabación analógica y la digital. El sistema 5.1 fue desarrollado por el cine y de alguna forma es una extensión del frente estéreo; está pensado así. Tal vez por eso las grabaciones hasta ahora no aprovecharon completamente los seis canales reales. El ENS, al tener seis instrumentos, era ideal para colocar a cada uno de ellos en una columna. Fue incluso más natural que la cuadrafonía.

-La moraleja es que, a pesar de todo, la tecnología deja resquicios para lo independiente.

-Sí. Un miedo que teníamos era que hay un indudable valor de mercado e histórico en esto de "llegar primero". Un gran sello grabador puede llamar por teléfono a un artista de turno y ponerlo a grabar en SACD. Pero nuestra música estaba pensada así antes de la llegada de la tecnología, era el formato que pedía. Y demostramos que se puede establecer un vínculo con la tecnología que es un diálogo, en el que nosotros marcamos el grado de relación y no al revés.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios