Tasselli quiere dejar el negocio ferroviario

Dijo que hay una embestida en su contra "de algún funcionario"; espera que sus socios actuales se interesen por las acciones
(0)
2 de julio de 2004  

En plena disputa legal con el Gobierno por la decisión de rescindirle el contrato de explotación del ramal San Martín, el empresario Sergio Tasselli les puso cartel de venta a las acciones que posee en Metropolitano, la firma ferroviaria que controla desde 2001 y que, además de aquella concesión, opera las ex líneas Roca y Belgrano Sur.

En una entrevista con LA NACION, el controvertido hombre de negocios dijo que es perseguido por "algún funcionario del Gobierno", en alusión al secretario de Transporte, Ricardo Jaime, y que como parte de esa campaña lo relaciona con el menemismo, cuando en realidad inició su participación en el sector ferroviario en 2000.

En sus modernas oficinas de la calle Cerviño, frente a la embajada de EE.UU., Tasselli supervisa la marcha de la veintena de empresas que opera en generación y distribución de energía, metalurgia (Materfer, Electroaleaciones, Aceros Zapla), petroquímica (Bermúdez), maquinaria agrícola (Agrinar) y el rubro alimenticio (Molino Bruning), y evalúa nuevos negocios, como su intención de quedarse con la filial local de Parmalat. Metropolitano es, si se quiere, la oveja negra del grupo que controla, que factura $ 650 millones al año y emplea a 12.000 personas.

-Es llamativo que anuncie la venta de sus acciones en medio del enfrentamiento con el Gobierno.

-Sería suicida quedarse. Ahora hay que conseguir un candidato, pero no se resuelve inmediatamente; es como encontrar un novio para la hija fea.

-¿Y cree que puede encontrar un comprador en esta coyuntura?

-Ya era difícil, y ahora mucho más. Tengo el 35% de las acciones y el poder controlante, pero en plata todavía no sabemos cuánto valen. Tal vez regaladas son caras.

-¿Ofreció su parte a Ormas (el otro grupo accionista de la firma)?

-Charlamos, pero Ormas no está en una buena situación financiera. Sin embargo, hay bastantes más socios transportistas dentro de la compañía que pueden estar interesados.

-¿Cree que seguirá la embestida oficial contra Metropolitano?

-Yo espero que no. Pero por los comentarios que hay, me parece que irán por el Roca y el Belgrano Sur. La gente del ferrocarril está peleando y con la idea de resistir, pero no sé hasta cuándo van a poder. Igual, tampoco me interesa mucho.

-¿Tiró la toalla?

-Es un desgaste inútil. Te enterás de las cosas por los diarios. Es un negocio malo, perdimos un montón de plata. No se puede seguir discutiendo y peleando con quien es el que te tiene que pagar.

-¿Si usted se va del grupo, el enfrentamiento terminaría?

-No sé, pero puede haber una embestida en mi contra de algún funcionario. Ya usaron la tragedia de Río Turbio para sacarnos el San Martín.

-¿Se siente perseguido por el Gobierno?

-Por el Gobierno no, pero por alguna persona, sí. Algún secretario de Transporte a quien, a lo mejor, todo esto le sirve. Mire, dicen que el negocio de los trenes es un negocio menemista, cuando compramos las acciones de Metropolitano en 2001 y a más de 70 transportistas. Es evidente que hay una motivación.

-¿Qué evaluación hace del servicio que prestan en el ferrocarril?

-El servicio mejoró bastante. Se renovaron más de 40 kilómetros de vías en el ramal Roca. En el San Martín hubo problemas con el retiro de las locomotoras y los robos de las ventanillas. ¡Nos robaron 12.000 ventanillas!

-Entonces se decía que Metropolitano se autorrobaba?

-También ahora dijeron que nosotros incendiamos Constitución. No sé cuál puede ser el negocio, porque reponer las ventanillas nos costó US$ 4 millones y los arreglos en Constitución los tengo que pagar yo, y es otro tanto.

-¿Por qué siempre hay un manto de sospecha en los negocios en los que usted participa?

-En Catamarca no tengo denuncias, hubo una que quedó en nada el año pasado, y en Río Turbio tampoco.

-Pero tras la tragedia fue uno de los primeros en ser nombrado...

-Hace dos años y medio que dejé esa concesión. ¿Te parece que puedo ser responsable? Además, la provincia me debe 25 millones en subsidios no pagados.

-¿Lo llamaron a declarar?

-Le reitero que no hay ninguna denuncia. Yo hice una para que los que me implicaron declaren. Pero no es fácil en Santa Cruz lograr eso.

-¿Va a seguir haciendo negocios con el Estado?

-Con quien sea que haya negocios.

Desde el sábado, el Roca se normaliza

  • Los trenes eléctricos de la empresa Metropolitano, que unen Constitución con Ezeiza y Glew, volverán a circular desde el sábado con frecuencias normales. El servicio había sido alterado a raíz del incendio ocurrido el 30 de mayo en el centro de control ubicado en esa estación porteña. A partir del sábado los trenes eléctricos que unen esas estaciones volverán a circular con frecuencias de seis minutos los días hábiles, ya que actualmente había un tren cada quince o veinte minutos. El servicio diesel continuará con cronograma de emergencia "unos días más". Se trata del servicio que va de Constitución a La Plata y a Berazategui.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios