Falleció Lucho Bender

El director de "Felicidades" brilló en el ámbito publicitario
Marcelo Stiletano
(0)
7 de julio de 2004  

Con el fallecimiento de Lucho Bender, ocurrido en la madrugada de ayer en Barcelona a raíz de una crisis cardíaca, desaparece uno de los nombres más promisorios del cine argentino reciente. Si bien brilló en el mundo de la publicidad, siempre quiso definirse como "un realizador de cine que se gana la vida filmando comerciales" y se aprestaba a rodar su segundo largometraje. Tenía 47 años.

Casado con la directora de arte Micaela Puig, padre de dos niñas, nacido en Rosario, Bender había viajado a España, como era habitual en los últimos meses, para concluir allí la realización de un corto publicitario. Había ganado un lugar destacado en esa actividad (se graduó con diploma de oro y fue consagrado como New Talent en el Festival de Cannes de 1997) con más de 250 cortos realizados en nuestro país y en el exterior. Entre ellos se destacaron "Walter", el anuncio de Telefónica cuyo protagonista quedaba "congelado" a mediados de los años 80 y reaparecía una década después, y el del chico con síndrome de Down que ayuda a su hermano, realizado para las galletitas Oreo.

"Para mí fueron como peliculitas de un minuto y medio. Yo nunca filmo el producto, porque no sé hacerlo, y me remito a contar una historia muchas veces a través de un plano-secuencia, a elaborar un humor ácido y a trabajar mucho con los actores", dijo en septiembre de 2000.

Con ese perfil concibió muchos de sus comerciales más celebrados como tributos a algunos de los cineastas a los que admiraba: Francis Coppola, David Lynch, Martin Scorsese, los hermanos Coen. "Hice un corto para el banco Itaú que era un homenaje a «El gran salto», de los Coen", dijo una vez.

Bender había llegado de Rosario a la Capital Federal, en 1976, con el propósito de estudiar cine. Antes de lograrlo vivió dos años en Los Angeles y viajó por toda América latina en ómnibus. En 2000 pudo finalmente acceder al largometraje con "Felicidades", un relato coral ambientado en la Navidad con un gran elenco (Pablo Cedrón, Alfredo Casero, Gastón Pauls, Cacho Castaña, Carlos Belloso, Marcelo Mazzarello), que le permitió convertirse en la película que representó a la Argentina en la carrera por el Oscar, aunque no pudo llegar a integrar el quinteto de nominadas. Su siguiente film, cuyo rodaje iba a iniciarse entre octubre y noviembre en El Calafate, llevaba el título de "Chon" e iba a ser una comedia sobre un grupo de guías patagónicos que se dedica a pasear turistas, entre los cuales aparece el coreano del título. Al cierre de esta edición proseguían los trámites para repatriar sus restos.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?