Suscriptor digital

"Patoruzito", film con identidad argentina

(0)
8 de julio de 2004  

"Patoruzito" (Argentina/2004). Dirección: José Luis Massa. Guión: Axel Nacher, basado en los personajes creados por Dante Quinterno. Composición digital: Claudio Langsam. Arte digital: Edgard Simkin. Banda musical: Gerardo Gardelín. Canciones originales: Eduardo Frigerio. Intérpretes: Los Nocheros, León Gieco y La Mosca. Diseño de sonido: Inaudito/Diego Arancibia. Dirección de animación: Franco Bittolo y Alberto Grisolía. Supervisor animación 3D: Cristián Morales. Presentada por Buena Vista International. Duración: 75 minutos. Calificación: apta para todo público.

Nuestra opinión: buena

"Encontré a Patoruzú después de haber estudiado la psicología de los indios que sobreviven en el país, y me interesó especialmente el más bonachón e ingenuo", recordó alguna vez Dante Quinterno cuando le preguntaron cómo había nacido Patoruzú, sin duda uno de los personajes de historieta más perdurables de la Argentina.

El primer contacto de Patoruzú con el público data del 19 de octubre de 1928, cuando el diario Crítica comenzó a publicar la tira "Aventuras de Don Gil Contento", en la que Patoruzú tenía una participación secundaria. Pero ese indio fue tomando vida propia y Quinterno se vio obligado a otorgarle un papel predominante en sus cómics. El tiempo no pudo debilitar la fuerza de ese Patoruzú, prototipo de una raza sin miedo, que, a través de otros diarios y de sus propias revistas, llega a nuestros días.

Posiblemente haya que apelar a la nostalgia para recordar las aventuras de ese héroe, de sus travesuras infantiles, de su cándida destreza para imponer justicia y paz, de su enorme calidez y de su pasión por la naturaleza. Los tiempos han cambiado, y Patoruzú, Patoruzito, Isidoro Cañones, Upa, la Chacha, Pampero, Ñancul y toda esa entrañable galería de personajes quizás haya quedado detenida en el pasado, barrida por la tecnología.

El primer acierto de los responsables de esta producción (y no el único) fue el rescate de ese Patoruzito que, según la tradición tehuelche, deberá convertirse en cacique de su tribu. Su vida había transcurrido en la estancia de la Chacha y, rodeado del cariño de los suyos, vagaba por las tierras patagónicas sin preocupaciones, feliz, en contacto con la naturaleza. Pero la envidia es mala consejera, y Cachico, un niño tan insoportable como dispuesto a romper con las ideas de hidalguía de los tehuelches, se enfrentará a ese Patoruzito asediado por tres pruebas de gran riesgo (que, tras vencerlas, lo elevarán a la categoría de cacique) y por un extraño expedicionario dispuesto a recuperar un medallón mágico.

El equipo técnico del film, con el director José Luis Massa a la cabeza, logró plasmar en impecables dibujos animados las aventuras y desventuras de ese indestructible Patoruzito, y supo entretener con estas andanzas a los pequeños espectadores, muchos de los cuales, sin duda, se acercarán por primera vez a ese entrañable personaje.

Tecnologías digitales para las pinturas, los movimientos de cámara y la realización de espectaculares escenarios patagónicos en tres dimensiones aportan a esta producción una inusual y paciente tarea que redunda en beneficio de la cinematografía nacional, tan carente de este género para los niños.

Los realizadores, sin embargo, no perdieron de vista a la producción norteamericana y aquí se dejaron tentar por algunas secuencias muy ligadas a recientes producciones épicas, lo que no es una falta grave, aunque habla de que en este tipo de films lo que vale es la originalidad y la auténtica calidez.

Para reforzar la trama, grupos tan populares como Los Nocheros y La Mosca, junto a un artista de calidad como León Gieco aportan su música y sus canciones, y así "Patoruzito" se transforma en un homenaje a Dante Quinterno, nombre insoslayable de la historieta argentina.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?