Mascherano: al servicio de la celeste y blanca

El volante, de 20 años, vital en el esquema del seleccionado, tiene más partidos jugados para la Argentina que con la camiseta de River
Ariel Ruya
(0)
20 de julio de 2004  

LIMA.– Tan peculiar es su carrera que la inevitable referencia se hace necesaria. Vital. Javier Mascherano es jugador de selección. No sólo por sus desempeños, sino por su historia personal.

El volante, que esta noche volverá a exponer sacrificio y claridad en el medio campo luego de una fecha de suspensión, tiene una estadística singular: actuó más partidos con la camiseta celeste y blanca que con la banda roja en diagonal de River, su segunda casa. Todo un testimonio.

"Tengo una historia en la selección y el destino quiso que fuera así… Yo tengo claro que soy jugador de River; para mí es un orgullo estar en el club más importante de nuestro país. Y si jugué más encuentros en la selección lo disfruto, porque es lo máximo para un futbolista", dice el pibe que hizo su presentación en el seleccionado el 16 de julio de 2003 en el empate 2 a 2 con Uruguay, un mes antes del debut en River, en el éxito por 2 a 1 frente a Nueva Chicago.

"La selección, la verdad, es como mi casa. Soy amigo de muchos chicos que están acá, no sólo de Carlitos Tevez. Compartimos muchas cosas, varias salidas, nos conocemos con algunos jugadores de la etapa de los seleccionados Sub 17 y Sub 20, en los que yo me hice conocido en el fútbol. Y sí, tal vez me conozcan más como jugador de selección que por mis partidos en River", dice el protagonista de esta historia celeste y blanca, que tuvo capítulos felices y no tanto, en los Sudamericanos y Copas del Mundo Sub 17 y Sub 20 y en el exitoso Sub 23, que le dio un privilegiado lugar en Atenas.

Podrá ser un escollo doble el de esta noche. Colombia, por un lado. El público infiel, por el otro. "No sé si importa que vamos a ser visitantes, porque los peruanos tal vez estén un poquito enojados con nosotros. En la cancha vamos a ser once contra once y ahí no hay ventajas para nadie. No habrá problemas con eso. Y tampoco con el cansancio, ya que todos jugamos cada tres o cuatro días, así que no hay desventajas para nadie", señala el volante, que se expresa con la misma seguridad fuera del campo de juego, que cuando quita un balón y lo distribuye con certeza.

–¿Influye la derrota por 2 a 0 ante Colombia, en Miami?

–No hay que darle mucha importancia, apenas sirve para la estadística. Ahora estamos muy bien y la historia es diferente, porque ahora vamos a jugar por los puntos. Estamos en el buen camino y sabemos que la Argentina es siempre favorita. Muchos dudaron de nosotros, pero demostramos que estamos bien y sabemos que somos candidatos.

–¿Ahora es el título o nada?

–Las semifinales no alcanzan. Hay que ganar y llegar a la final, porque, si no, para muchos lo realizado hasta aquí no habrá servido de nada. Cuando fui citado, me ilusioné con la final y poder levantar la Copa América.

Lo repite. Lo advierte otra vez. Se entusiasma. "Fue así: apenas me avisaron que estaría en este grupo, lo primero que pensé fue en salir campeón. Y ojalá que la gente pueda festejar con nosotros", dice el pibe de barrio que la selección cobijó como suyo desde pequeño.

Un chico con personalidad

LIMA (De un enviado especial).– "Soy uno de los más jóvenes, pero eso no me interesa. Lo importante es sentirse útil, reconocido. Cuando entro en la cancha dejo la vida por la selección", cuenta Mascherano, con sus 20 años, el benjamín de la selección. Está en el polo opuesto con Roberto Abbondanzieri: el arquero de Boca es el más viejo, con 31 años.

"Es una curiosidad, nada más. La verdad, ni me di cuenta", se sonríe Mascherano, un referente de los más jóvenes, así como Roberto Ayala y Javier Zanetti lo son entre los más experimentados. Tiene características que lo asemejan a ellos: bajo perfil, ascendencia natural y una madurez impropia para un pibe de su edad. Y en la cancha afronta retos por igual: responde bien si debe ser volante central o un zaguero más. "Yo juego donde me indican. Por la selección no me hago el exquisito…", bromea Mascherano, un chico con personalidad.

Números

6

Partidos tiene en la selección mayor y no marcó goles.

2

Los títulos con la Argentina: el Sudamericano Sub 20 en Uruguay 2003 y el Preolímpico de Chile 2004. También son dos los Mundiales que disputó: el Sub 17 en Trinidad y Tobago 2001 y el Sub 20, en los Emiratos Arabes 2003.

Por: Ariel Ruya
ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?