Suscriptor digital

Quantín se prepara para irse una vez que regrese Kirchner

En el Gobierno aseguran que no seguirá Nadie lo anunció oficialmente, pero la decisión se filtró por varias fuentes El secretario de Seguridad preparó un balance de su gestión Controversia por los motivos de la decisión
(0)
24 de julio de 2004  

El secretario de Seguridad Interior, Norberto Quantín, empezó a preparar ayer su retirada del Gobierno ante las señales públicas de que Néstor Kirchner no lo quiere más en el cargo. Pero sólo se irá cuando el Presidente vuelva al país de su gira por Venezuela y le pida formalmente la renuncia.

Tras la remoción del comisario Eduardo Prados de la jefatura de la Policía Federal, los principales colaboradores de Kirchner dejaron trascender la decisión irrevocable de cambiar al responsable político de la seguridad.

Sin embargo, ningún ministro anunció oficialmente esa medida y se limitaron a decir que "el Presidente analizará la situación a su regreso de Venezuela", previsto para hoy.

"Con el doctor Quantín hemos trabajado ayer [por el jueves] a la mañana en el tema de la policía y en garantizar que no vuelvan a ocurrir hechos como los del viernes pasado frente a la Legislatura", dijo desde Isla Margarita el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, al ser consultado sobre la suerte del funcionario.

También el ministro del Interior, Aníbal Fernández, tuvo que responder en varios medios sobre la situación del área de seguridad y eludió cualquier definición terminante.

"El Presidente no ha planteado ninguna otra remoción o modificación. Tampoco es un hombre de socializar ese tipo de decisiones", indicó.

El ministro de Justicia y Seguridad, Gustavo Beliz, intentó ratificar a Quantín, lo calificó como "un hombre de bien" y dijo que no tenía "ninguna información" sobre el casi seguro recambio. Pero, en realidad, también su continuidad en el cargo está en duda desde los últimos sucesos de violencia.

El Gobierno, de forma extraoficial, ha responsabilizado a Quantín por no prevenir los desmanes ocurridos en la Legislatura el viernes de la semana pasada. Dicen que no cumplió una orden presidencial de montar un operativo policial de disuasión que evitase el descontrol frente al edificio el día en que iba a votarse el nuevo Código Contravencional.

En la Secretaría de Seguridad Interior aseguran que jamás existió esa instrucción y que, en cambio, e l Presidente pidió expresamente que no hubiera uniformados en la zona de la protesta.

A la espera

Quantín leyó ese mensaje, transmitido por los diarios, y empezó a preparar su despedida. La madrugada de ayer la pasó en la sede de la secretaría junto con todo su equipo, preparando un balance de la gestión que le permita hacer una transición ordenada, dijeron integrantes de esa dependencia.

Pese a las claras señales de que será removido y a las críticas a su gestión, decidió no responder. Esperará el regreso de Kirchner para conocer los motivos oficiales de la decisión, si es que se confirma.

Quantín se reunió ayer con Beliz durante dos horas. El ministro le dijo que no tenía ninguna información respecto de su futuro en el cargo.

En ese encuentro se confirmó que si Kirchner echa a Quantín se irán todos los funcionarios del área, incluido el subsecretario José María Campagnoli, que negoció con los piqueteros durante la toma de la comisaría 24a.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?