Suscriptor digital

Celia Cruz, acusada de ser comunista

En los 50, EE.UU. le negó dos veces la visa
(0)
27 de julio de 2004  

MIAMI (DPA).- En los años 50, en el apogeo de la Guerra Fría, Estados Unidos le negó dos veces la visa de ingreso a la cantante cubana Celia Cruz por sospechas de que era comunista, reveló anteayer el diario The Miami Herald. Tras exiliarse en Estados Unidos en 1960, por lo menos durante una década la famosa artista intentó que el Departamento de Estado norteamericano levantara esas sospechas, según informa el diario que tuvo acceso a documentos secretos del gobierno, recientemente desclasificados. Pedro Knight, esposo de "La guarachera de Cuba", dijo que ella nunca le habló acerca de lo que dicen los documentos. "Nunca me habló de política", señaló, indicando que los hechos ocurrieron aparentemente cuando ella era una veinteañera.

Celia Cruz murió el 16 de julio del 2003, víctima de cáncer cerebral. Hace una semana salió a la venta su libro autobiográfico "Mi vida", en el que no se menciona este asunto ni el telegrama que envió desde México, ya exiliada, al Departamento de Estado pidiendo que se limpiara su nombre de las acusaciones. Ana Cristina Reymundo, que le ayudó a escribir su autobiografía, recordó que "La reina de la salsa" nunca quiso discutir de temas políticos. "Soy una artista y cuando la política llega al arte, éste sale por la ventana. Eso lo aprendí hace mucho tiempo", le habría dicho la cantante.

Celia Cruz siempre fue considerada como un símbolo del exilio cubano, radicado principalmente en Miami. Pero nunca vivió allí: tras su llegada de México se instaló en Nueva York, donde pidió ser enterrada. Sin embargo, Miami le tributó un velatorio multitudinario. Según los documentos del FBI, obtenidos por The Miami Herald invocando la ley de libertad de información, Washington le negó en 1952 y 1955 una visa de entrada a los Estados Unidos, tras informes de su embajada en La Habana que la describían como "una famosa cantante y actriz comunista". George Thigpen, vicecónsul en La Habana en aquellos años, no recuerda nada del episodio, ocurrido cuando Celia Cruz era estrella de la Sonora Matancera y, en los Estados Unidos, los agentes andaban a la caza de comunistas reales o imaginarios en la era del derechista senador McCarthy, presidente de la comisión de actividades antinorteamericanas del Congreso. "Soy un gran admirador de Celia Cruz a través de su música. Era una persona muy simpática", dijo el diplomático, ahora de 81 años.

Reuniones secretas

En el primer documento de un archivo de 32 páginas, marcado como secreto y fechado el 23 de julio de 1953, la embajada de Estados Unidos en La Habana rechazaba la visa de entrada a Celia Cruz por sospechas de pertenecer al Partido Comunista. Cita como justificativo su firma en un documento de 1951 publicado en Hoy, un periódico del Partido Comunista Cubano, apoyando un Congreso por la Paz, y las sospechas de que era miembro de un movimiento juvenil socialista desde los 20 años.También se revela que mantuvo, a los 27 años, una reunión secreta con el secretario del Partido Socialista Cubano, Blas Roca Calderío y que utilizó un concierto en Caracas en 1953 para sostener conversaciones encubiertas con comunistas venezolanos.

Finalmente, Cruz obtuvo una visa en 1957 para actuar en Nueva York y nuevamente en 1960, año en que desertó durante una gira por México. En 1962 quiso regresar a Cuba para enterrar a su madre y el gobierno del presidente Fidel Castro no se lo permitió. El historiador Cristóbal Díaz Ayala, muy allegado a la familia, recuerda que Celia Cruz "en todas las entrevistas que dio en el exilio, siempre les dijo a todos que no regresaría a Cuba hasta que saliera Castro" del poder.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?