Suscriptor digital

El gran señor de las relaciones públicas

Adiós al inolvidable Diego Baracchini
(0)
29 de julio de 2004  

Cálido, siempre sonriente, un gran caballero... Palabras de Susy Chebar, dueña de La Clocharde, para definir a Diego Baracchini, pionero en las relaciones públicas en la Argentina, que falleció la semana última.

Con múltiples talentos, sentido del humor y calidez infrecuente, fue un gran anfitrión e impulsor de la moda y el arte, dos de los circuitos en los que trabajó activamente. "Mi relación con Diego fue más allá de lo profesional; la verdad es que fue un gran amigo, al que frecuenté durante más de 30 años. Y siempre mantuvo la misma actitud: perfil bajo, gran simpatía y afectividad. Con él hice 40 desfiles, se ocupaba de la prensa, siempre me inspiró gran confianza", resume Chebar.

Baracchini se recibió de ingeniero civil con medalla de oro, pero inmediatamente cambió los cálculos de las grandes obras por esas cotidianas y a veces también grandes obras de periodistas y escritores, métiers en los que inmediatamente se destacó. Fue secretario de Redacción de revistas que hicieron época, como Primera Plana, Decoralia, Semana Gráfica, La Semana y Panorama, y director de la revista Claudia, pero desde la década del 70 se transformó en el realizador de grandes eventos vinculados con la moda, la solidaridad, el espectáculo y el arte. "Con Diego aprendí que primero importa el cliente y después uno. Esa fue una de sus grandes virtudes, la humildad", afirma Alejandro Raineri, que trabajó a su lado por más de 15 años en la empresa de relaciones públicas Baracchini-Raineri.

D. B. fue maestro de los RR.PP. locales, el indiscutido número uno. Siempre de traje y corbata, esperaba en cada evento a prensa e invitados con una sonrisa. "Diego era tímido. A él, la gente se acercaba a saludarlo, y él jamás ponía distancia", señala Raineri.

Organizó grandes eventos en Buenos Aires y Punta del Este. Aquí, a lo largo de la década del 90, llevó adelante, entre otros, el desfile del prêt-à-porter masculino francés en el Patio Bullrich, y el de la Haute Couture francesa, en el Sheraton. También, los dos desfiles de Oscar de la Renta, y se ocupó del lanzamiento de Fendi, con megadesfile en el Teatro Colón. Otro evento inolvidable fue el desfile de Versace en el Correo Argentino. En Punta del Este realizó el megadesfile de Guess, en el Club del Lago, y los lanzamientos de Van Cleef y Ferragamo, entre otros.

Cultivó un estilo natural y agradable, fue sencillo y elegante. Quizás esa característica, la humildad, lo convirtió en uno de los personajes más queridos de la Argentina. Adiós a un amigo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?