Suscriptor digital

MUSEOS: los menos conocidos, los más curiosos del país

Objetos atípicos como títeres, campanas y balanzas se exhiben para un público menos masivo, pero fanático; una guía de imperdibles
(0)
8 de agosto de 2004  

Más lejos o más cerca del Obelisco, distintos rincones de la Argentina esconden algunos museos poco conocidos, pero no menos interesantes.

Por propia voluntad, todos ellos renunciaron al público seguro que garantiza cualquier exhibición de ciencias naturales o de bellas artes. En vez de dinosaurios impactantes o esculturas clásicas, esos especiales integrantes de la museología nacional exponen al público un sinfín de objetos atípicos.

La voz de Carlos Gardel cantando un jingle, una casa poblada de fantasmas y saberes de tierra adentro, balanzas que pesan gases invisibles, la historia del agua, los títeres más insólitos, los locos inventos de Leonardo da Vinci, los papeles que acompañaron la memoria del hombre, campanas mudas y voces de los seres más famosos de la Tierra. Pasen y visiten los museos más extraños de la Argentina.

Museo de Mitos y Leyendas

  • Ruta 307 km 58, subir 1 km más, Tafí del Valle, Tucumán; 0381-156408500
  • Con pinturas y esculturas de Pachamama, Yastay, Yacumana, Zaramana y muchos otros personajes de la mitología norteña, este museo fue declarado de Interés Turístico y Cultural por la Secretaría de Turismo de la provincia de Tucumán y los lugareños lo llaman Casa Duende. ¿El motivo? Por cobijar historias de apariciones, jerarquizar leyendas, y mantener abiertos los ojos de los turistas con una saludable ducha de fantasía y cultura popular. "Funciona en mi propia casa desde hace 12 años -cuenta Lucrecia Toledo, la creadora-. En 1993 recibí una beca del Fondo Nacional de las Artes para recrear con pinturas y esculturas todo ese universo mágico y lleno de sabiduría que nadie valoraba en nuestro país.

    Grabamos relatos orales de muchos abuelos y durante años los difundimos por escuelas y centros culturales. Y como las obras quedaron formando parte de nuestra casa, muchos investigadores, artistas y amigos nos decían que era un museo vivo y la convertimos en nuestro Patrimonio Cultural Intangible".

    La sala principal exhibe 12 pinturas y 12 esculturas realizadas con raíces, huesos, cortezas, frutos y otros materiales naturales. Una música creada por Alejandro Urciuolo, marido de Lucrecia, baña de misterio los utensilios del neolítico, rinde tributo a los seres protectores de la naturaleza y tiñe de suspenso las increíbles historias de espanto que se narran en el Patio de Cuentos.

    Venden bibliografía de expertos de la Universidad de Tucumán y otra sala homenajea a Xul Solar, especialista en mitologías. Una gran vasija de 5 metros de diámetro es un taller de arte. Entrada: $ 2, menores de 10 gratis. Horarios: lunes a viernes 10 a 19.

    Museo del Títere

  • (Piedras 905, Capital, 4343-0601).
  • Creado en 1985, este museo que pertenece a la Fundación Mane Bernardo y Sara Bianchi fue itinerante hasta 1996, cuando todos los títeres se sentaron a descansar en las tres salas que ocupan actualmente. En una viven los títeres de origen latinoamericano, en otra los del resto del mundo y en la tercera, los anfitriones argentinos. Es el único en su especie en América latina (en México se encuentra uno similar, pero es estatal y sólo consagrado a su propia región). Según Sara Bianchi, la directora, se exponen 400 muñecos de los 600 de la colección. Muchos provienen de Europa, Oceanía y Oriente. Algunos fueron donados y otros comprados, pero la figurita más difícil fue un títere de sombra que viene de Indonesia, elaborado con piel de camello. Y el más emblemático de todos, un guiñol francés de madera, de hace 80 años. También se dictan cursos de titiritero y hay funciones infantiles, a las 16, y para adultos, los sábados, a las 21. Entrada gratis; espectáculos $ 2. Horario, martes a domingos, de 15 a 18.

    Museo del Papel La Villa

  • (Zapiola 2196, Capital; 4542-7904).
  • En una hermosa casona del barrio de Belgrano se encuentra otra perla de la museología argentina, se encuentra junto al Palacio de las Artes y rinde homenaje al soporte de la escritura desde el Antiguo Egipto hasta la actualidad, pasando por el período precolombino. Por un lado exhibe molazas del 1900 (usadas para macerar los vegetales, la materia prima del papel) y por otro prensas gráficas, litográficas y calcográficas. En su galería se suceden libros en miniatura, ejemplares de la colección Libros del Artista y obras plásticas con firmas de valor internacional: Pérez Celis, Laurence Barker, Michiko Hoshino, Alfredo Benavídez Bedoya, Matilde Marín, Mirta Kuperminc, Héctor Saunier y otros. Hay visitas guiadas a cargo de Ricardo Cribelli, que enseñan a los chicos a reciclar papel, realizar pulpas con hojas de plantas papeleras que crecen ahí mismo o con elementos que uno creería inservibles. Además de revalorizar lo artesanal, el museo los pone en contacto con pergaminos, amates, papiros, códices y tacos xilográficos. El sitio también es sede de la Fundación Mecenas, dedicada a la difusión de las artes plásticas como garantía de unión pacífica entre los pueblos. Con ese criterio, realiza concursos, seminarios, talleres, espectáculos y muestras que proceden de todas las latitudes. Horarios: martes a sábado, de 16 a 20. Entrada: 2 pesos.

    Museo de las Campanas

  • (Urquiza 962, Mina Clavero, Córdoba; 03544 -471736).
  • Con el slogan Lograr una mejor calidad de vida para el ser humano, la Fundación Campanas, organización no gubernamental, despliega sus manos solidarias, ayudando a los sectores más desprotegidos en la Traslasierra cordobesa. Entre campañas oftalmológicas o jornadas dedicadas al tejido, los visitantes se sorprenderán al dar con una colección de campanas que pusieron su música en reposo en este museo dirigido por Edgardo José Gilardi.

    Tras una fachada colonial, un abundante material gráfico describe 500 piezas distribuidas en vitrinas, y cuenta historias y curiosidades de las campanas más famosas del mundo. "La más antigua del museo es de 1787 y mide 15 centímetros. Fabricada en bronce, perteneció a un llamador de puerta de una casa de Bogotá, Colombia. Y entre las más destacadas tenemos una italiana de porcelana, originaria de Capo di Monte, que data de 1918; otra de 8 cm, de plata y con incrustación de cristal de Murano; y por mencionar alguna más, se exhibe una que perteneció al Ara Thompson, de la Armada Argentina, que fue donada por el Ministerio de Marina", relata el director. Aunque el acervo del museo fundado el 20 de diciembre de 2001 ya es notable, con donaciones y esfuerzos la propuesta sigue en expansión, porque toda la recaudación se destina a los programas sociales de la Fundación Campanas, miembro de Help Age International, institución que apoya, con fondos de la Comunidad Europea, programas mundiales dirigidos a los derechos de los ancianos. Entrada: $ 1. Horario: todos los días, de 10 a 19.

    Museo Tecnológico Eduardo Latzina

  • (Paseo Colón 650, Capital; 4331-6444/5249, Int. 242/251).
  • Ya no se precisa ir a Italia para conocer parte de la obra del genial Leonardo da Vinci. A pocas cuadras de la Casa de Gobierno, el Museo Tecnológico Eduardo Latzina atesora parte de la Colección Da Vinci del mundo, realizada en Milán, en 1939, por 120 científicos que reconstruyeron íntegramente todos los inventos, las máquinas y los estudios del renacentista italiano y que recorrió el planeta antes de llegar aquí, donada por la embajada de Italia. Un onritóptero (pájaro que vuela), un cañón de 33 bocas, un puente giratorio, un aparato para fabricar espejos y otro para levantar columnas son algunas de sus invenciones más lúcidas. "Los pueblos más adelantados son potencias no por sus ejércitos y elementos bélicos, como por su importancia industrial", dijo una vez el ingeniero Otto Krause, mentor de este museo que funciona en la Escuela Industrial que lleva su nombre. Sus salas pulcras y señoriales, en el ala derecha de la planta baja, comenzaron a plasmarse en 1910 y son una muestra exhaustiva del ingenio humano. Allí se exhiben también un fonógrafo enviado por Thomas Alva Edison, una muestra de cuchillería Sheffield obsequiada por el príncipe de Gales en 1926, una máquina de vapor, modelos en escala de máquinas herramienta y otros trabajos realizados por los alumnos de la institución, como un portón de hierro forjado que fue premiado en una exposición parisiense de 1931. Entrada gratis. Horario: lunes a viernes, 8 a 18.

    Museo de la Balanza

  • California 2000, Capital; 4303-0000.
  • Lo que comenzó como un hobby privado del señor Bernardo Fernández, terminó siendo una gran colección de balanzas de todos los rincones del mundo. Un predio de tres salas en Barracas expone más de mil ejemplares, que testimonian la crónica del peso en la humanidad, en un amplio sentido. "A través de la Justicia, la farmacología, la gastronomía, la medicina y hasta la astrología, el peso está presente en la vida cotidiana de todos los seres humanos. Especialmente entre los argentinos, porque el peso incluso es nuestra moneda y, poco o mucho, marca a fuego la vida de la gente", opina Bernardo Fernández, director del museo.

    Hay balanzas que pesan líquidos, hilos, granos, joyas, huevos, camiones, personas y muchas cosas más. Las hay de 5 dólares y otras de un valor incalculable, como una balanza postal francesa del período borbónico.

    Todas funcionan y algunas son tan extrañas que sería casi imposible describirlas. Entre las más curiosas, una vara de bronce de 500 años que en la India se utiliza tanto para atizar a los elefantes como para pesar el opio. "La balanza es un artículo indispensable en las relaciones humanas porque mide y pone orden, algo que a los argentinos nos falta", concluye el director, fiel al equilibrio. Al menos, las 400 variedades de balanzas que integran su colección hacen pensarlo. Horarios: concertar visita por teléfono. Entrada gratuita.

    Una muestra para parar las orejas: voces que quedan en el recuerdo

    La primera transmisión de radio, epistolarios de próceres y hasta Gardel, en un aviso de Geniol

    Museo de la Palabra

  • (Luis M. Drago 2265, Villa Adelina, Capital; 4766-8746).
  • Basta desplazarse una hora rumbo al Norte, para tener otra cita con Leonardo da Vinci, pero esta vez en una frase: La artesanía es un oficio, pero la imaginación es un arte. La pronuncia el licenciado Cayetano J. Di Noia ni bien abre la puerta del museo que dirige, para explicar el espíritu que lo guía. Auspiciado por la Unesco y las Naciones Unidas, el licenciado en Letras resolvió abrir al público su colección privada. Allí, dos mil ochocientas voces de la radio, el cine, la política internacional, el arte y la literatura resisten el olvido, la indiferencia y el silencio. Epistolarios completos de los grandes próceres de la Nación; la primera transmisión de radio de Marconi, en 1901; un conmocionado Orson Wells fingiendo una invasión extraterrestre, en 1938; la primera voz que logró grabarse en la historia de la humanidad, la del mismísimo Thomas A. Edison; la gravedad de Greta Garbo; los zares rusos y los discursos de Lenin, Stalin y Trotski; los temerarios Adolf Hitler y Otto Bismark; Carlos Gardel cantando un jingle de Geniol; la primera grabación del Himno Nacional Argentino, registrada en 1916 por el sello Atlanta; las voces de todos los premios Nobel de Literatura; grabaciones en papel y hasta en alambre... Con un subsidio del Fondo Nacional de las Artes, una donación de la municipalidad local y aportes particulares, el director del museo desafía el paso del tiempo y la escasez de fondos para sostener todo ese legado lingüístico. Entrada: $ 30 (incluye una grabación). Horario: concertar la visita telefónicamente.

    Museo del Médico

  • (9 de Julio 2464, Santa Fe, 0342 452 0182/0176).
  • Inaugurado en 1991, frente a la plaza San Martín, este museo es una vidriera de la medicina. Desde ventosas caseras hasta viejos oscilómetros para medir el pulso, pasando por los legendarios maletines panzones del médico hasta llegar a un moderno riñón artificial. Entrada gratuita.

    Primer Museo Histórico Dr. Ernesto Che Guevara

  • (Nicasio Oroño 458, Capital, 4903-3285).
  • El rostro siempre joven y brioso del héroe de la revolución cubana, anuncia en la entrada: Ya sabés quién es el Che. Ahora vas a conocer a Ernesto Guevara. Este proyecto dio lugar a un museo que figura en la guía Loneley Planet, pero pocos argentinos conocen. Entrada gratuita, visitas guiadas.

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?