Suscriptor digital

Una voz que hizo y hace historia

Trabajó con los más grandes y volvió a encontrarse en el micrófono con Larrea
(0)
15 de agosto de 2004  

El lunes último, todo fue alegría y festejos en "Una vuelta nacional", el ciclo que Héctor Larrea conduce de lunes a viernes, de 9 a 12, por AM 870. Al divertido elenco se incorporó María Esther Vignola, una de las voces más populares y reconocidas de la radiofonía. A la emoción y felicidad del conductor se sumó la de la protagonista, que rió y lloró con la infinidad de llamadas de los oyentes que le brindaron una cálida bienvenida.

"Nunca imaginé que después de 50 años de carrera, podría volver a vivir una experiencia tan gratificante. Reencontrarme con Héctor [Larrea] a quien no tengo cómo agradecer esta convocatoria, a Jorge Marchetti [libretista y coordinador general del programa], que fue el encargado de llamarme y, por supuesto, a Radio Nacional", dice.

Vignola tiene a su cargo todas las notas relacionadas con la salud de las mujeres, interpreta diferentes personajes (son su especialidad) en los diferentes sketches y lee poemas seleccionados por ella, que permiten redimensionar los matices de su bella voz.

Es que María Esther Vignola, "Beba", como todos le dicen, es una gloria de la radio argentina. Ella y Rina Morán formaron un dúo de voces que marcaron una época y un estilo con un alto registro humorístico.

Momento de decisión

"Con apenas 16 años, me escapé del Conservatorio de Arte Escénico, donde me faltaba un año para recibirme, para acompañar a una amiga a dar una prueba para un radioteatro que en Radio Splendid organizaba una agencia de publicidad. El destino quiso que la elegida fuera yo y no la chica que se postulaba. Poco tiempo después fui convocada para participar en un espacio de preguntas y respuestas que animaba Iván Casadó y de allí en más continué hasta hoy", dice riéndose con esa forma, tan característica, que identifican los oyentes.

"En ese momento -señala- debí afrontar una gran disyuntiva: seguir la carrera escénica o la labor radial. Cuando me decidí, Cunill Cabanellas me echó del Conservatorio y me dijo: «Pensá que las estrellas que pronto suben, pronto bajan». Pero me jugué y no me arrepentí. Si bien trabajé en las tres emisoras más importantes: El Mundo, Belgrano y Splendid, nunca formé parte de su personal estable, sino de agencias de publicidad, en especial de McCann Erickson. Trabajé como locutora en un ciclo de Ricardo Passano, que en esos años hacía furor. En ese momento, Passano era como Mariano Martínez y Pablo Echarri juntos. Si me preguntan a qué se debió esta aceptación por parte de directivos de agencias y radiales, lo digo con franqueza: el tono y los matices de mi voz, que creo, sigue siendo fresca, y que en aquellos años sonaba muy juvenil".

-¿Fue partenaire de grandes estrellas?

-Tuve el privilegio de trabajar con Tita Merello en "Mademoiselle Elise", que transcurría en una maison y yo interpretaba a su secretaria. Respetábamos a rajatabla los fantásticos libretos que escribía un grande: Mario Luis Moretti; lo dirigía José Tresenza y el productor general era Armando Barbeito. Todo se desarrollaba frente al estudio colmado de oyentes y vestíamos con trajes de soirée. También acompañé a Fidel Pintos en su máxima creación, "Monsieur Canesú", y también estuve en varios ciclos de Alberto Closas y junto a una profesional única: Niní Marshall, en El Mundo.

-¿Cómo fue su labor en los grandes ciclos musicales?

-Creo que trabajé en casi todos. Era la época de oro de la radio y me tocaba realizar mi tarea en los bailables del fin de semana (sábados y domingos por la tarde) en Radio El Mundo (por entonces ubicada en Maipú 555). Recuerdo como si fuera hoy que desde temprano la calle Maipú al 500 estaba totalmente ocupada por micros que trasladaban a los distintos grupos y orquestas, que después de actuar en la radio realizaban sus presentaciones en distintos clubes. Allí se presentaban Aníbal Troilo, Alfredo De Angelis, Alfredo Gobbi, Waldo de los Ríos, Juan D´Arienzo, Julio Sosa, Ramona Galarza, Héctor y su gran orquesta de jazz. En la década del 50 empecé a trabajar con un fuera de serie: Jorge "Cacho" Fontana. Fuimos los locutores de "La revista dislocada", la gran creación de Délfor.

-¿Y luego llega "El Fontana Show"?

-Una labor que se prolongó desde 1959 hasta 1973; fueron 14 maravillosos años. Ese ciclo me permitió conocer gente muy prestigiosa que por allí pasaba (Magdalena Ruiz Guiñazú era movilera en ese espacio por ejemplo) y contactarme con el mejor humor a través de personajes, sketches e interpretar personajes de radioteatros. Nos divertíamos como locos.

-Cronológicamente llega su inserción en "Rapidísimo.

-Sí, otro récord: de 1978 a 1996, la aventura se inició en Rivadavia de los años dorados. Esos 18 años también resultaron imborrables. Héctor Larrea era un maestro, ahora es un sabio y tanto antes como ahora creo que no hay otro a la hora de bastonear un programa.

Quién es ella

  • Programas : "Beba" Vignola desde hace más de un año y medio se desempeña como locutora en Radio Belgrano (AM 950). Allí acompaña a Silvio Soldán en "La Tarde de Soldán" (de lunes a viernes, de 15 a 16) y a Lita de Lazzari en "Lita en familia", (de lunes a viernes, de 16 a 17). También realiza todas las presentaciones del intermedio y cierre del escuchado ciclo de radioteatro creado y dirigido por Alberto Migré: "Permiso para imaginar", que se emite los domingos, de 22 a 24, por dicha emisora.
  • Publicidad : es la voz de la publicidad de un popular aceite comestible (Marolio), que se escucha en todas las emisoras radiales y también en las promociones televisivas.
  • Familia y viajes : sigue viviendo en su departamento del piso 11, del barrio de Núñez y tiene dos hijos varones solteros que viven en España.
  • Premios : tuvo seis nominaciones y un Martín Fierro como mejor locutora.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?