Suscriptor digital

Cartas de lectores

Estos son los títulos de las cartas de lectores publicadas hoy en LA NACION: Secuestrada. Más inseguridad. Responde al cónsul. Larrabure. Aldaco renunció. Errázuriz. Violencia
(0)
18 de agosto de 2004  

Secuestrada

Se­ñor Di­rec­tor:

"El viernes pasado, a las 14, al salir del Citibank, sucursal Pilar, provincia de Buenos Aires, dos personas, que ahora sabemos tienen 18 y 19 años, portando armas, irrumpieron en mi camioneta, en la cual me encontraba, tomando uno de ellos el volante y enfilando hacia la Capital por la ruta Panamericana.

"Quiso Dios que una señora, seguramente vecina del lugar, al ver una maniobra irregular avisó a la policía. Ya antes de llegar a la Panamericana había varios patrulleros siguiendo al rodado. Los delincuentes aceleraron y, felizmente, a distancia prudencial aparecieron más patrulleros. Luego de un largo trecho (20 kilómetros), para mí eterno, y ante la aparición constante de autos de la policía, los delincuentes decidieron tomar por una salida cercana a la localidad de Pablo Nogués. Aquí, viendo que no tenían alternativa, se bajaron y comenzaron a correr escondiéndose en las casas vecinas. Inmediatamente la policía los cercó y apresó. Así recuperé mi libertad.

"Hoy, con mi marido y mis hijos, queremos agradecer por este medio a esta señora por su rápida intervención y, más aún, por haberse comprometido y tomar una eficaz decisión. También mi sincero agradecimiento a la policía de Pilar que intervino en este episodio.

"La conducta de esta señora es un ejemplo para todos los argentinos. Juguémonos por los demás y olvidemos el famoso «no te metás»."

Más inseguridad

Se­ñor Di­rec­tor:

"Deseo contar una experiencia personal. Soy vecino de San Isidro y el sábado 7 del actual mi hija iba en su auto con su hija de 7 años. Se detuvieron en un quiosco de revistas y diarios, ubicado en Diego Palma y Segundo Fernández, de esta localidad, para comprar una revista para sus hijos; eran las 15.30 y se estaba por bajar del vehículo cuando dos hombres se acercaron, uno por cada puerta delantera, intentando entrar. Por suerte estaba llegando su marido en otro auto con sus otros dos hijitos (5 y 3 años). Cuando vio esto comenzó a tocar bocina y a gritar. Estas personas, al ser sorprendidas, salieron corriendo, subieron en el auto que las estaba esperando con otro hombre al volante y se escaparon. Esto fue un gran susto con final feliz.

"Pero continuó: el domingo 8 del actual salimos con mi señora, a las 20.30, a cenar a un restaurante de la zona. Entraron ladrones en mi casa por el jardín de atrás –digo por dónde entraron porque tenemos vigilancia paga–; además, por suerte, tenemos un sistema electrónico de seguridad, que provocó que sonara la alarma y se fueron. Dentro de todo, también tuvimos un final feliz. Pero, ¿hasta cuándo? El gobierno nacional y el provincial, ¿qué hacen?

"Al señor Alberto Fernández quisiera decirle que le ruego guarde silencio y respeto por la familia Garnil (con la cual comparto un ciento por ciento lo expresado en su carta publicada ayer) y por todos los ciudadanos que, de una manera u otra, estamos sufriendo las consecuencias de la falta de seguridad.

"Al Gobierno, los legisladores y la Justicia: dediquen su tiempo a buscar soluciones a estos gravísimos problemas y a prevenir el delito. Como ciudadanos que pagamos sus sueldos, les exigimos eficiencia y resultados concretos, y si no se sienten capaces de encontrar estas soluciones, que renuncien."

Responde al cónsul

Se­ñor Di­rec­tor:

"Le escribo con referencia a la carta del cónsul general en Nueva York, Héctor Timerman. La misma contiene una serie de inexactitudes que necesitan clarificarse.

"Primero, la Argentina no atravesó una década de reformas de libre mercado, como asegura el señor Timerman. Esa lamentable confusión se origina en la forma en que el gobierno del doctor Menem publicitó las reformas implementadas. No hay libre mercado con convertibilidad y déficit creciente. Ningún economista serio entiende a los noventa en la Argentina como un ejemplo de libre mercado. Menem manipuló la política fiscal como un instrumento para sus intereses políticos, no para liberar el mercado. Pero, además, la principal razón por la cual media población argentina se encuentra bajo la línea de pobreza es la forma en que se devaluó nuestra moneda en los primeros meses de 2002. El entonces presidente Duhalde -y su injusta devaluación asimétrica- redujo las deudas dolarizadas de los grandes deudores poniendo el peso de la devaluación en la clase trabajadora, reduciendo el valor real de su salario y dilapidando sus ahorros y fondos de pensión. Eso, sumado a la alta devaluación, generó una crisis social reflejada en el crecimiento de la violencia y la inseguridad. Este aumento no se dio sólo en los grupos extremos, como dice el cónsul, sino que lo sufre toda la sociedad. Una encuesta de Gallup, realizada unas semanas atrás, indica que más del 70% de los habitantes de la ciudad y el conurbano siente que la inseguridad ha aumentado.

"En su carta, el cónsul general se refiere también al sistema de elección de jueces para la Corte Suprema; por una cuestión de espacio no contestaremos ese tema. Sólo planteamos, para finalizar, que es lamentable que un dirigente de la inteligencia del señor Timerman no entienda que lo primero que hay que hacer para resolver los problemas es admitir que los tenemos. Luego, conocer los orígenes reales de los mismos y, finalmente, implementar políticas de largo plazo para su solución. Si no, difícilmente lleguemos a soluciones reales, duraderas y pacíficas como desea el señor cónsul."

Larrabure

Se­ñor Di­rec­tor:

"Soy Arturo C. Larrabure, hijo del coronel Argentino del Valle Larrabure. El 23 de agosto, a las 11, en el Panteón Militar de Socorros Mutuos del Cementerio de la Chacarita, se recordará a mi padre. Deseo, a través de este medio, hacer pública mi invitación a todos los argentinos, sin distinción, que deseen concurrir.

"No estamos acostumbrados a encontrar ejemplos de vida como la de mi padre. Vivir y morir de acuerdo con sus ideales y valores es el legado que él nos dejó. No pudieron, en 372 días de cautiverio, hacerlo claudicar a pesar de las torturas físicas y psicológicas. Cada día que pasaba su cuerpo se deterioraba, pero su espíritu se hacía cada vez más fuerte. Ya sin fuerzas se le oyó rezar, luego cantar nuestro Himno Nacional y después el eterno silencio.

"Recordemos a este mártir. El soñó con una Patria mejor: unida, sin violencias, ni divisiones entre hermanos; nos enseñó a devolver la «bofetada poniendo la otra mejilla».

"«De cómo se vive la vida, para que viva quede en la muerte».

"Rindamos un merecido homenaje. Dios y la Patria nos lo demanden."

Aldaco renunció

Se­ñor Di­rec­tor:

"Rompo un silencio de hace más de cinco años por primera y última vez con relación a la nota publicada por LA NACION, donde se indica que continúo siendo funcionario del Estado argentino. Al respecto le agradeceré que aclare que hace más de siete años le presenté mi renuncia al entonces canciller Guido Di Tella. Las razones de la no aceptación de la misma corrieron por cuenta de la Dirección de Asuntos Jurídicos de la Cancillería y poco y nada tuvieron que ver con aspectos jurídicos. Se me hizo conocer «informalmente» que querían una degradación pública.

"La decisión de la aceptación o no de dicha renuncia durmió durante casi un año en la Dirección de Asuntos Jurídicos y fue resuelta negativamente y comunicada mientras me encontraba detenido en la Unidad Penal de Villa Devoto.

"Señor Director, pese a estos hechos que le comento, yo hace años que no pertenezco al Servicio Exterior de la Nación. No pertenezco porque quien comete un delito no tiene autoridad moral para ejercer cargo alguno en el Estado nacional y mucho menos en el Servicio Exterior de la Nación. Durante estos años me sometí a la Justicia las veces que se me requirió. Jamás estuve fugado. He devuelto el dinero fruto del ilícito. Estuve detenido en un pabellón de trabajadores en Villa Devoto. Me declaré culpable. Le he pedido y seguiré pidiendo perdón públicamente a la sociedad argentina por el delito cometido y no hay día, desde hace nueve años, diez meses y veinticuatro días, que no me arrepienta de ese hecho.

"Estos actos no me redimen del delito, simplemente traté de hacer un poco más digna tamaña indignidad."

Alfredo A. Aldaco

DNI 10.795.293

Errázuriz

Se­ñor Di­rec­tor:

"No es mi intención polemizar con el arquitecto Lier sobre su negativa apreciación de la exposición Frank-Errázuriz en el Museo Nacional de Arte Decorativo, exposición que, por otra parte, ha merecido significativos elogios en los medios de prensa en general, sobre todo por ser parte de una investigación inédita entre nosotros. Me duele, en cambio, que describa despectivamente nuestras salas de exposiciones temporarias del subsuelo como «inadecuado sótano con piso de laja pintada de negro, estilo casa blanca de San Isidro años 60».

"Efectivamente, el piso es de laja gris, pero no pintada sino encerada, y las paredes son de revoque liso (no bolseado, como se supone que corresponde a las casas sanisidrenses de los años 60) y son pintadas y repintadas de blanco por imperativo museológico y también económico. Estas salas eran los primitivos locales de servicio y planchado de la casa original y desaparecieron como tales al convertirse la casa en museo, hace casi setenta años. Su imagen actual data de los años ochenta, obra de los arquitectos Naón Gowland y Esteban Uriburu, durante la gestión directorial del doctor Federico Aldao. El suscripto se limitó a instalar un sistema de iluminación actualizado y destinarlo a la serie de exposiciones transitorias que, felizmente desde hace doce años, se están desarrollando con general beneplácito de crítica y visitantes.

"Coincido con mi colega Lier en que hubiera preferido otro solado, pero dadas las condiciones actuales de restricción presupuestaria, creo que habrá que seguir imaginándose estar en algún amplio living de San Isidro o, en todo caso, en el ámbito de algún claustro colonial, lo cual no deja de tener ventajas museológicas indudables sobre algunas otras alternativas en boga."

Violencia

Se­ñor Di­rec­tor:

"En una carta del 14 del actual hemos leído una propuesta de llamar a la violencia familiar «violencia masculina», ya que las mujeres «no son estadísticamente violentas: no golpean, no violan, no asesinan».

"Esto aparece reñido con algunos de los más recientes estudios: en el Reino Unido son 250.000 los niños abusados sexualmente por mujeres, esto es, el 25% de los abusos; el reputado investigador sobre el síndrome «del marido golpeado», M. J. George, University of London, 2001, muestra que el número de maridos golpeados es prácticamente similar al de las mujeres. En cuanto a los golpes a niños, las madres tienen el predominio, quizá por ser las que más tiempo están en contacto con ellos. Y nos falta aún el capítulo «abuso emocional».

"Es discriminatorio pensar que las mujeres no forman parte del total de la humanidad, con todos sus horrores y magníficas virtudes. Cuando la soldado England es fotografiada torturando, no es porque se ha «masculinizado», como alguien ha escrito; simplemente, se ha comportado como un humano sin misericordia.

"A todos nos abarca este «misterio del mal» («mysterium iniquitatis») del que habló San Agustín."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?