Alsogaray ve focos de corrupción y de desorden en la Ucedé

No va más: el diputado nacional asegura que su partido ha hecho lo "humanamente posible para apoyar al modelo" (menemista), por lo que rechaza nuevas alianzas.
(0)
29 de enero de 1997  

Con la bandera de la aeroísla flameando con más fuerza que nunca y convencido de que dentro de la Ucedé "hay corrupción, desorden e indisciplina", Alvaro Alsogaray anunciará el 7 del mes próximo su posición frente al partido que él mismo fundó. El ingeniero y diputado liberal sostiene que lo que está en discusión es el modelo", el que ahora "está siendo atacado por todos los sectores: la UCR, que ahora se asoció con la Internacional Socialista; el Frepaso, los sindicalistas, los intelectuales y periodistas de izquierda y hasta por cuatro obispos de la iglesia católica", comentó.

A la hora de explicar los motivos por los cuales la Ucedé apoyó al PJ, Alsogaray dijo que "el 8 de julio de 1989, el presidente Menem lanzó una nueva política económica coincidente con la que nosotros (los liberales) defendimos por más de 30 años, por eso lo apoyamos", dijo.

Sin embargo, ni siquiera el propio Alsogaray, motor del acercamiento con el oficialismo, niega que las coincidencias con el justicialismo llevaron a su partido a una difícil situación.

Los siguientes son los tramos principales de la quentrevista que el legislador mantuvo con La Nación.

-¿No es paradójico que con el triunfo de las ideas liberales, el partido que las propulsó, se haya debilitado?

-El triunfo de las ideas debilitó a la Ucedé por dos razones: por un lado, muchos de los independientes o liberales que apoyaban las ideas de la Ucedé creyeron que ya todo estaba hecho y comenzaron a votar por otras motivaciones. En ese sentido, el avance de Menem debilitó al partido.

Por otra parte, las dificultades internas que vive la ucedé, la corrupción de sus dirigentes, el desorden y la indisciplina internas hicieron que muchos que acompañaban al partido, se alejaran.

-¿Desde cuándo se vive esta situación?

Yo vi esto hace cuatro años y por eso anuncié mi apartamiento de la acción política, aunque nunca me alejé del todo, porque siempre me consultaban y, además, guardaba la esperanza de que apareciera un movimiento regenerador.

-¿Cree que en los meses que restan, la Ucedé podrá recuperarse y afrontar las elecciones de octubre con un candidato propio?

-Es la única solución que le queda.

-¿No existe la posibilidad de convocar a un extrapartidario?

-No. Esa prueba ya la hicimos cuando apoyamos a los candidatos del PJ, porque representaban el modelo. Pero todo eso, que es vivir de prestado, contribuyó todavía más a debilitar al partido.

La Ucedé tiene una sola chance: ir al frente con los ideales primitivos, tener la dinámica que teníamos al principio.

-¿Cree que dentro de la Ucedé hay una figura que sea convocante y que pueda recuperar los votos perdidos?

-Si los dirigentes actuales del partido o los que los reemplacen no pueden armar esto, el papel de la Ucedé va a ser muy triste.

-¿Qué le parece la figura de Cavallo como candidato a diputado?

-No es la figura capaz de reconstruir el frente liberal. Nosotros ya hicimos lo humanamente posible para apoyar al modelo, no hay motivo para que sigamos en este tema (la alianza con el Gobierno), a menos que el PJ se proclame liberal.

"La aeroísla no tiene sentido en Anillaco"

Aunque el encargo de su "amigo", el presidente Carlos Menem, lo llena de orgullo, Alvaro Alsogaray no deja pasar por alto que el anteproyecto de la aeroisla le ha exigido una dedicación y esfuerzos especiales. Cuando se le pregunta sobre el tema, Alsogaray responde con la tranquilidad del deber cumplido: "Ya está listo y le fue entregado a la jefatura de Gabinete, a la Secretaría de medio Ambiente, a la Fuerza Aérea, y personalmente, se lo llevé a Fernando De la Rúa, que se mostró muy interesado en mismo y lo ha puesto a estudio de una comisión", dice.

La idea de construir una gran isla a 3000 metros de la costa, enfrente al actual Aeroparque, es defendida con uñas y dientes por el ingeniero.

"La Argentina es grande y podíamos hacer un gran aeropuerto en Anillaco pero no cubre las necesidades. Díganme en qué lugar cercano de la Capital se puede hacer. No existe", asegura respondiendo a las críticas que señalan que "con toda la tierra que hay, se hace algo en el río".

Alsogaray no oculta la esperanza de que "la decisión del llamado a licitación y la adjudicación de la obra se hagan en el primer semestre de este año".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?