Suscriptor digital

La revisión de votos en Venezuela ratificó el triunfo de Chávez

Los observadores descartaron el fraude
(0)
22 de agosto de 2004  

CARACAS.- La Organización de Estados Americanos (OEA) y el Centro Carter avalaron en su auditoría, que concluyó ayer tras dos días de tensa espera, el triunfo del presidente Hugo Chávez en el referéndum celebrado hace una semana en Venezuela, cuyos resultados volvió a rechazar ayer la oposición.

Según anunció ayer el secretario general de la organización interamericana, César Gaviria, no se encontraron indicios de fraude en la votación, en la que los votantes venezolanos debían responder si el mandatario tenía que dejar el cargo antes de que finalizara su período, en enero de 2007

"No estamos diciendo categóricamente que no hubo fraude, lo que estamos diciendo es que no lo hemos encontrado (...) Con los controles que hemos hecho estamos tranquilos y los resultados que anunció el Consejo Nacional Electoral son compatibles con nuestros propios chequeos", declaró ayer Gaviria en rueda de prensa junto a la directora del Centro Carter, Jennifer McCoy.

No obstante, el ex presidente colombiano destacó que son "respetables" las dudas de la oposición, a cuyos dirigentes invitó a "trabajar intensamente" para aclararlas.

Con el 59% de los votos -5,5 millones de sufragios-, Chávez resultó el gran vencedor en la consulta del domingo, lo que significa que terminará su período actual (2000-2006).

La oposición, que obtuvo el 40,94% de votos, denunció una manipulación de los programas instalados en las máquinas usadas para sufragar.

El Centro Carter propuso entonces la realización de una auditoría al Consejo Nacional Electoral para despejar dudas sobre la transparencia del proceso.

La verificación se inició la noche del miércoles con la selección al azar de 150 mesas de votación, que representan el 1,2% del total de las instaladas para la consulta. Gaviria señaló que la revisión de estas mesas les permitió obtener una muestra suficiente para controlar el comportamiento del sistema electrónico de votación y compararlo con las papeletas que emitieron las máquinas en esos centros de sufragio.

Como en Perú

Pese a sus denuncias de "fraude electrónico", la oposición se autoexcluyó de la auditoría por considerar que no se tomaron en cuenta sus propuestas para la selección de la muestra y diseño del control.

Los antichavistas también rechazaron los resultados de la auditoría alegando que sus resultados no son "confiables", al tiempo que advirtieron que, en Venezuela, se está repitiendo la experiencia fraudulenta que precipitó la caída de Alberto Fujimori, en Perú, en 2000.

Asdrúbal Aguiar, vocero de la alianza opositora Coordinadora Democrática, declaró que tiene "pruebas suficientemente serias" para desmontar el presunto fraude y pedir una nueva auditoría.

"Nos queda decir que ésta es la segunda repetición de la experiencia peruana, donde los observadores validaron los resultados y luego se demostró que había habido un fraude. Se va a crear una comisión de matemáticos y estadísticos que ayudarán a armar el expediente del fraude", aseguró Aguiar. Señaló además que la oposición no aceptará chantajes y que seguirá reclamando castigo para este "crimen que se cometió contra la voluntad popular".

Gaviria, en tanto, aclaró que los casos de Venezuela y Perú son "muy diferentes" porque Fujimori controlaba todos los poderes y medios de comunicación, y lo que precipitó su caída no fue el fraude sino las abrumadoras denuncias de corrupción.

Luego de más de una hora de explicaciones sobre los diversos pasos seguidos por los observadores que les permitieron avalar el resultado electoral, el secretario de la OEA exhortó a los venezolanos a disminuir la polarización en el país que, subrayó, le "está haciendo mucho daño".

"El país debería encontrar un mayor camino de entendimiento, de consenso, sobre aspectos fundamentales", dijo, y nombró la necesidad de que el CNE tenga credibilidad entre toda la población, de cara a las elecciones regionales de septiembre próximo.

Advertencia del presidente

CARACAS (ANSA).- El presidente Hugo Chávez instó a la oposición a reconocer los resultados del referéndum del domingo que lo confirmaron en el poder en Venezuela, y advirtió que está quedando en ridículo con sus denuncias de que hubo fraude en la consulta.

Por otro lado, el mandatario formuló un llamado a dialogar y a trabajar juntos por el país a sus "más enconados adversarios", sin tener en cuenta "las heridas del pasado".

"A mis más enconados adversarios les tiendo la mano", enfatizó el gobernante en una cadena de radio y televisión transmitida anteanoche, con motivo del cuarto aniversario de su mandato.

"No quiero recordar heridas del pasado. No tengo heridas y no quiero recordarlas. Llamo a todos, a empresarios y trabajadores, a ricos y pobres a trabajar juntos", señaló, y envió un mensaje especial a la agrupación patronal Fedecámaras, que promovió cuatro huelgas generales entre 2001 y 2003.

Asimismo, Chávez calificó de "histórica" su victoria en el referéndum, que sus adversarios se niegan a reconocer alegando un supuesto fraude electrónico.

El presidente señaló en este sentido que su triunfo ha sido reconocido hasta por el gobierno de Washington y que sólo la oposición insiste en cuestionar un resultado "transparente y legítimo".

"Están quedando en ridículo ante el mundo", subrayó, aunque aclaró que la oposición no debe tomar el resultado "como una derrota porque fue una victoria de todos".

"Ese pequeño grupo que grita "¡fraude!" se está quedando solo. Están quedándose solos en el desierto", concluyó.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?