En febrero habrá dos Cosquín Rock

Jorge Guinzburg tiene su propuesta
(0)
29 de agosto de 2004  

CORDOBA.- Las sierras cordobesas, que siempre han sido un escenario de privilegio en la historia del rock nacional, ahora albergarán dos enormes festivales que se realizarán en forma casi simultánea y, como si fuera poco, en la misma zona geográfica.

Aunque suene desproporcionado, está confirmado que este verano habrá dos Cosquín Rock que competirán entre sí por tener a las mejores bandas del género y convocar a la mayor cantidad de gente posible. La gran cita será febrero de 2005, en coincidencia con la fecha en que se realizaron las últimas cuatro ediciones del Cosquín Rock en la plaza Próspero Molina.

Los dueños del nombre

Uno de los festivales será organizado por la empresa Perro Records Producciones, creadora de este evento y propietaria de la marca "Cosquín Rock", y sería durante la primera semana de febrero. Sin embargo, a raíz de los desacuerdos económicos y organizativos que hubo con el municipio coscoíno, ya no harán pie en esa ciudad, sino en alguna localidad cercana. El otro festival será organizado por la empresa Jordan SA, liderada por el actor y productor Jorge Guinzburg y Daniel Comba, y se realizaría alrededor del 10 de febrero, en la misma plaza del festival de folklore.

En realidad, la aparición de Guinzburg fue consecuencia de esa serie de diferencias entre Perro Records y el intendente Marcelo Villanueva, que no se pusieron de acuerdo en cuanto al porcentaje de la ganancia que le correspondería al municipio. La productora ofrecía un 3,5 por ciento de lo recaudado y el intendente pretendía una cifra bastante mayor. "A su vez, los empresarios venían anunciando que querían irse de la plaza. YGuinzburg, enterado de esa situación, se comunicó con nosotros para ofrecernos una propuesta mejor, que consiste en darle el 15 por ciento de la ganancia bruta a la municipalidad", dijo Villanueva a LA NACION.

Y aunque la idea de dos festivales desarrollándose al mismo tiempo y en la misma provincia genera varias dudas, el intendente dijo estar convencido de que los nuevos productores "harán un gran festival". Para darle la razón, el propio Guinzburg aseguró en declaraciones radiales que "será un evento espectacular" y de tipo internacional, porque habrá "bandas de distintos lugares de la Tierra".

Dinero en juego

El contrato que se firmó el jueves último en Buenos Aires, y que cuenta con la aprobación del Concejo Deliberante de Cosquín, autoriza a Jordan SA a organizar el festival durante los próximos cuatro años, con opción a uno más. Minutos después de ponerle la firma, Villanueva explicó: "Era una propuesta muy interesante, y si bien la gente de Perro Records después mejoró su oferta, nosotros ya teníamos un compromiso con los productores de Buenos Aires. Creemos que es la mejor opción para nuestra comunidad".

Del otro lado, José Palazzo, uno de los socios de Perro Records, confirmó a LA NACION que su nueva propuesta ni siquiera fue considerada por el municipio y se mostró muy sorprendido por el desenlace de la negociación. Aun así, aseguró que redoblarán la apuesta, ofreciendo "una cosa bien grande, con tres escenarios simultáneos montados en un gran predio, que además tendrá un camping incluido para que los chicos puedan alojarse allí y acceder a las pruebas de sonido".

Aunque no quiso confirmar el sitio exacto por "temor a que haya presiones" sobre las autoridades del lugar en cuestión, corrió el rumor de que el Cosquín Rock original podría hacerse en una colonia de vacaciones de Santa María de Punilla, ubicada a muy pocos kilómetros de la plaza, en el predio del festival de Jesús María o en Villa Carlos Paz. En cualquier caso, Palazzo aseguró que "habrá más gente que en febrero último, cuando se convocaron unas 20 mil personas por noche".

Pese al optimismo, la bronca frente a la actitud del municipio persiste. "Nadie daba un peso por este festival y ahora que es rentable el intendente sale a ofrecerlo a otras empresas", indicó Palazzo, que hasta llegó a reunirse con Guinzburg para analizar juntos una mejor solución. "Nadie puede creerlo, pero ya veremos quién gana", desafió ahora.

Las acusaciones entre el municipio y los empresarios cordobeses se reprodujeron en los últimos días. El intendente acusó a los productores de no haber pagado daños ocasionados a comercios aledaños a la plaza, de no aportar el dinero prometido para el hospital local Domingo Cima y de no concretar las mejoras prometidas en la plaza Próspero Molina. Palazzo desmintió las denuncias y desestimó que fuera a iniciar acciones judiciales, como había dicho en un principio.

Programación, la clave

Ahora la pregunta del millón es quién va a tocar en cada festival. En ese sentido, las dos productoras prometieron lo mejor. Guinzburg dijo que trabaja "con gente especializada como para que todo salga bárbaro", y Palazzo anticipó que serán cuatro noches con el nivel artístico habitual. Excepto Los Redonditos de Ricota y La Renga, en las cuatro ediciones del Cosquín Rock estuvieron absolutamente todas las expresiones del rock local, incluyendo a Charly García, Los Piojos, Divididos, Las Pelotas, Babasónicos, Pappo o Riff.

Aunque no lo dicen abiertamente, en Perro Records confían en que la mayoría de los músicos serán fieles a la relación que la productora supo cultivar durante estos años de trabajo, desarrollados no sólo en el marco del festival, sino en los shows individuales que la empresa produjo para cada uno de ellos. En Jordan SA también aseguran que cuentan con el respaldo de "expertos en la materia", aunque guardan el nombre de sus socios bajo siete llaves.

De todos modos, el peso de cada contrincante quedará al descubierto en los próximos días, cuando ambas productoras den a conocer la programación del festival.

Una pelea bien reñida

En el rincón de Perro Records, pesará la experiencia acumulada en estos años (diez como organizadores de recitales de rock y cuatro en Cosquín), así como el hecho de jugar de locales, que les permite, entre otras cosas, tener una relación aceitada con la policía y conocer los vericuetos de los operativos de seguridad, que resulta fundamental en los eventos multitudinarios.

En el otro extremo, Guinzburg tendrá a su favor su condición de productor reconocido en Buenos Aires, asociado con "gente especializada en el negocio del rock", más su exitosa incursión en las sierras el verano último. Debutó en Carlos Paz con "La era del pingüino" y ahora promete regresar, "muy contento", con otras tres obras.

La disputa por el festival llegó incluso al seno del gobierno provincial, donde por ahora guardan un cauto silencio. Argumentando que la municipalidad tiene autonomía para este tipo de decisiones y que desde la provincia se apoyará cualquier emprendimiento que beneficie a Cosquín o a sus alrededores, los funcionarios de las áreas Cultura y Turismo verán cómo se desarrollan los acontecimientos antes de dar un respaldo explícito.

Polémicas al margen y más allá de la suerte que corran las respectivas productoras, lo deseable es que la competencia sea el motor para ofrecer un mejor espectáculo y que los fanáticos de todo el país, que harán lo suyo para llegar hasta aquí, tengan para elegir.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?