Pasión por la música ciudadana

(0)
29 de agosto de 2004  

Si se habla de tango en la radio, Jorge Bocacci es una marca registrada. Este profesional oriundo de Lomas de Zamora -y que, por coquetería, no quiere confesar su edad-, tiene treinta y dos años de trayectoria frente al micrófono. Y desde junio, conduce de lunes a viernes, de 6 a 9, por Radio Cooperativa (AM 740), el título por él acuñado hace largos años: "Bocacci, a tango limpio".

Durante más de quince años, bastoneó este ciclo en emisoras líderes (Del Plata, Radio 10 y Mitre), en horarios de la madrugada, y ahora vive esta nueva experiencia con el mismo entusiasmo con el que encaraba sus labores nocturnas. Radio Cooperativa, una nueva emisora que surge en el dial de AM y que dirigen Adriana Amodio y Pablo Alonso, se escucha bien en Capital y Gran Buenos Aires; también posee buena llegada en el interior.

"Soy consciente de que estoy en el prime-time radial y de que enfrento a grandes conductores de fuertes ciclos periodísticos. Pero por esa razón creo que mi programa resulta una alternativa. De todas maneras, no permanezco ajeno a la actualidad. Leo los titulares de todos los diarios y hago hincapié en los temas sociales, de los que me ocupo especialmente. Reconozco que en esta nueva radio realizamos un trabajo artesanal. Me acompañan Gabriel Agugliero en la operación técnica y, en la edición artística, Pablo Favieri y Leonardo Zangari. En lo personal, me siento muy cómodo y si bien debo madrugar, me hace muy feliz, porque sé que el público diurno es más numeroso que el nocturno y me doy cuenta de que poco a poco estoy reconquistando a los oyentes que me seguían en otras emisoras. En esta oportunidad, tengo una variante más que curiosa: la radio tiene un perro y, durante el programa, se queda en el estudio. Los oyentes ya lo conocen por su nombre, Agustín, y celebran sus salidas: en más de una oportunidad ladra o aúlla como si aprobara o reprobara los comentarios, temas o intérpretes", dice Bocacci.

"Bocacci, a tango limpio" es un ciclo con muy buena música ciudadana y con secciones bien diferenciadas. Entre ellas, está "Homenajes", que reconoce a un cantante por día, y no sólo de tango. El abanico va de Julio Sosa a Javier Solís, Jairo, Nicola Di Bari, Armando Manzanero o Roberto Carlos. En otra, recuerda los cumpleaños y las efemérides de la gente del ámbito tanguero, como la realizada anteayer por los diez años de la muerte de Roberto Goyeneche y Beba Bidart.

La sección "Recital de cancionistas" agrupa generacionalmente a cantante como Tita Merello, Sofía Bozán y Azucena Maizani y, en otro sector, a María Graña y María Garay. "Concierto de Orquestas", por su parte, propone contrapuntos con los conjuntos de Osvaldo Pugliese, Osmar Maderna y Alberto Mancione, por un lado, y con Juan D´Arienzo, Ricardo Tanturi, Miguel Caló y Alfredo De Angelis, por el otro. "Mano a mano" ofrece un compilado con las mejores voces de los 70: Abel Córdoba, Reynaldo Martín, Néstor Rolán o Miguel Salerno. Por último, incorpora el matiz folklórico con temas de Los Chalchaleros, Los Fronterizos, José Larralde y Argentino Luna, entre otros.

Una importante colección

A esto hay que agregar las perlitas o curiosidades, como grabaciones especiales de Gardel, que forman parte de su valiosa colección. Su discoteca está integrada por 11.700 LP, 100 álbumes completos de discos de pasta, 10.000 CD, miles de casetes que incluyen más de una joyita, según sus propias palabras, y que se suman a un importante archivo que algún día piensa publicar o editar, y que incluye reportajes a figuras de la talla de Hugo del Carril, Angel D´Agostino, Alfredo De Angelis, Charlo, Mariano Mores, Roberto Rufino, Armando Laborde, Nelly Omar, Enrique Cadícamo, Julián Centeya, Cátulo Castillo, Sebastián Piana, Tita Merello, Sandro y José Basso, por citar algunos.

-¿Cómo definiría su estilo?

-Me parece que es el tono coloquial, tranquilo y familiar. Tengo una manera de referirme a los mayores; me encanta decir: "mire, abuelo", "escuche, abuela", porque sé que puedo ser el hijo o nieto de muchos de ellos. Y también por esa forma de ilustrar con música de tango e ir revelando su historia a través de datos, informaciones puntuales que resultan siempre entretenidas. Me considero un difusor y propulsor de la música ciudadana, que se sigue preguntando, ¿cómo puede ser que esta bella música, valorada y reconocida en el mundo entero, no tenga en nuestro país el lugar que se merece? Solamente en este género musical se da esa conjunción poética que logran el bandoneón y el violín, por ejemplo. Y una orquesta típica es una orquesta de cámara. Por eso me opongo a los fanatismos; el dilema no es Gardel o Julio Sosa, ni D´Arienzo v. Piazzolla, o cualquier otro enfrentamiento, porque esas situaciones censuran el disfrute de la mejor y más popular música del mundo.

Si bien su tono es pausado y hasta melancólico, denota emoción y lo muestra como un porteño de ley. Tanto es así que, además, desde hace años vive en pleno centro y frente al obelisco.

-¿Cómo elabora su programa?

-De una forma artesanal y personalizada. Durante el fin de semana, preparo la música, los comentarios y la información específica que lleva el ciclo. A eso, día a día, sumo la actualidad, y por supuesto los llamados de los oyentes, que son más de 200 diarios, con comentarios, preguntas y pedidos de determinados temas, que tratamos de complacer. Llego cada mañana a la radio, con el attaché cargado con mis discos y todos mis apuntes.

-¿Cuándo apareció su pasión tanguera?

-En la infancia. Todos los recuerdos que tengo de mi niñez tienen como música de fondo el tango, la música preferida de mis padres. En especial, "La Cumparsita", por Alfredo De Angelis, por eso la elegí como cortina. Después, ya en la facultad, conocí al cantante Miguel Salerno y, siguiendo sus presentaciones, me conecté con este ámbito de autores, compositores, intérpretes, directores de orquesta, y comprendí que ese mundo me apasionaba. La vida me dio rápidamente la posibilidad de volcar el conocimiento y la admiración por el tango, en diferentes espacios.

-¿Recuerda sus inicios en la profesión?

-Después de recibirme de Técnico Industrial, de haber cursado segundo año de Ingeniería, de recibirme de locutor en el Cosal y de licenciado en Ciencias de la Información en la Universidad de La Plata, comencé en 1972, en Radio Mitre, (que funcionaba en Maipú 555), gracias a la gestión de mi amigo Alfredo Tarsi, en el programa "Silbando tangos". A partir de ese momento, prácticamente se hizo una cadena laboral que me permitió pasar por casi todas las emisoras: Del Pueblo, Splendid, Argentina, Buenos Aires, hasta que llegó el momento más importante, la conducción del ciclo que impuso mi nombre en Radio del Plata, "Bocacci, a tango limpio", y que se prolongó desde 1986 hasta 1996, con grandes satisfacciones: tuvo 10 nominaciones al Martín Fierro y obtuvo cuatro estatuillas.

-¿Y cómo sigue la aventura radial?

-Desde 1997 y hasta 2000, continué en la trasnoche de Radio 10, luego trabajé dos años en radio Colonia y, desde 2000 hasta comienzos de 2004, en Radio Mitre, siempre en horario nocturno. Ahora, en la mañana, me siento más de acuerdo con lo que vive el resto de los habitantes de nuestro país.

-¿Tiene muchos amigos en el ámbito del tango?

-Amigos, no; tengo muy buena relación con la gran mayoría de ellos. De años anteriores, rescato mi amistad con Tito Alberti (el padre de Charly), que dirigía la orquesta de Jazz Casino y que actuó junto a D´Arienzo, Caló y otros grandes artistas y que, además, realizó una versión en ritmo tropical de "Rondando tu esquina". Hoy, vive en Zárate, lo visito y lo convoco telefónicamente, para recordar anécdotas.

-Una definición de la radio.

-Después de mi hogar, es el ámbito más preciado. He pasado muchas horas en diferentes estudios; noches enteras sintiéndome como en mi casa. Recuerdo que en las trasnoches de Mitre, cuando hacía mucho calor, me sacaba la camisa y me quedaba con el torso desnudo. Una madrugada, llegaba Magdalena Ruiz Guiñazú para preparar su programa y estoy seguro de que se debe de haber sorprendido al verme. La radio es mi segunda casa, me ha brindado gratas sorpresas. Cuando leí precisamente en esta sección de LA NACION que Andy Kusnetzoff me escuchaba siempre no lo podía creer. La radio me ha permitido tomar contacto con una audiencia a la que considero una gran amiga, porque todo el tiempo me da pruebas de su cariño y fidelidad.

Ayer, hoy y mañana

  • “Bocacci, a tango limpio” no sólo fue una significativa experiencia radial. Además, a través del ciclo, se concretaron varios encuentros bailables durante los años 90, 91 y 92, en Lanús y otros lugares de Capital Federal, como los salones Agusteo y La Argentina, todos con numerosa concurrencia.
  • Tiene en su haber dos CD: uno realizado en su homenaje, por el maestro Juan Antonio Morteo, que incluye el tema “Bocacci, a tango limpio”, interpretado por Hugo Marcel; la otra producción discográfica lleva el nombre del programa, con el subtítulo “De Gardel a Cacho Castaña”.
  • En forma paralela a la radio, Bocacci también se desempeñó en la pantalla chica. En Canal 9, fue conductor de “Noches espectaculares”, en 1974, y luego condujo “Lucha fuerte”, en ese mismo canal. Desde 1978 hasta 1991, fue el maestro de ceremonias del popular ciclo creado por Martín Karadajian “Titanes en el ring”, experiencia que se repitió en 2000 por América.
  • En la actualidad, Bocacci conduce por la señal de cable Argentinísima Satelital un programa denominado “Ventana a la fama” (los martes, de 20 a 21), con la presentación de figuras y conjuntos de música típica, melódica y folklórica.
  • Para un futuro cercano, trabaja en la preparación y puesta en el aire de un proyecto ofrecido por directivos de uno de los canales de aire marplatense, para conducir los fines de semana, por la noche, en vivo, un ciclo de dos horas, dedicado al tango.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios